In­for­me de Edu­ca­ción

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Pe­dro Mendoza

Ese gra­ví­si­mo y de­plo­ra­ble re­sul­ta­do en la eva­lua­ción de los ni­ños de 3er gra­do, co­men­za­rá a co­rre­gir­se, lo he di­cho otras ve­ces al co­men­tar si­mi­la­res eva­lua­cio­nes de in­fan­tes de pri­ma­ria, cuan­do por lo me­nos el 90% de los edu­ca­do­res se unan “quí­mi­ca­men­te” al sen­ti­do de or­gu­llo de ser lla­ma­dos edu­ca­do­res. Ma­ría Cu­rie, la fa­mo­sa fran­ce­sa que ga­nó dos Pre­mios No­bel (ha­za­ña lo­gra­da úni­ca­men­te por 4 per­so­nas en el mun­do), di­jo a su pe­que­ña hi­ja Irene, quien en­tris­te­ció pro­fun­da­men­te an­te la muer­te de su pa­dre Pe­dro Cu­rie en 1906: “No te de­jes de­rro­tar por per­so­nas ni por even­tos”.

Irene de­jó atrás aquel even­to fa­tal so­bre la muer­te de su pa­dre y en 1935 la Aca­de­mia sue­ca le otor­gó jun­to a su ma­ri­do Ju­liot, el Premio No­bel de Quí­mi­ca. Tal fe­nó­meno ocu­rrió por­que tan­to Ma­ría co­mo su hi­ja Irene, se unie­ron “quí­mi­ca­men­te” al de­seo, a la pro­ba­bi­li­dad de al­can­zar el or­gu­llo pro­por­cio­na­do por la ha­za­ña de que una ma­dre y su hi­ja fue­ran ga­lar­do­na­das con un Premio No­bel, tal co­mo su­ce­dió. La edu­ca­ción do­mi­ni­ca­na me­jo­ra­rá no­ta­ble­men­te cuan­do los maes­tros do­mi­ni­ca­nos in­tu­yan que son ellos y na­die más los que de­ben unir­se “quí­mi­ca­men­te” a la res­pon­sa­bi­li­dad de que los ni­ños do­mi­ni­ca­nos apren­dan a leer an­tes de los 8 años y así evi­tar que nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo sea de­rro­ta­do por el even­to de un eva­lua­ción so­bre lec­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.