El um­bral y la puer­ta

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Revista - Ma­ría Jo­sé Rin­cón @Le­tra_­ze­ta En­víe sus pre­gun­tas y/o co­men­ta­rios a la Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na de la Len­gua con­sul­tas@aca­de­mia.org.do

Es­cri­bía Inés Aiz­pún la se­ma­na pa­sa­da que la lec­tu­ra es la puer­ta. De que nues­tros ni­ños se­pan abrir­la de­pen­de su desa­rro­llo, el nues­tro y el de los que ven­drán. De esa puer­ta de­pen­de nues­tro fu­tu­ro. Y nues­tros ni­ños no sa­ben leer. To­dos he­mos pues­to nues­tro gra­no­te de are­na pa­ra que el um­bral de esa puer­ta se ha­ya con­ver­ti­do en una ba­rre­ra in­sal­va­ble más que en un pun­to de par­ti­da.

Si nues­tros ni­ños no nos ven leer, no sen­ti­rán cu­rio­si­dad por la lec­tu­ra. Mí­ren­lo con los ojos de un ni­ño. Un adul­to abre un ob­je­to, un ob­je­to que no ne­ce­si­ta ba­te­ría, ni es­tá co­nec­ta­do, ni tie­ne te­clas ni lu­ces. Lo mi­ra en si­len­cio, fi­ja­men­te, y, po­co a po­co, pa­sa sus ho­jas. Pa­re­ce ha­ber­se tras­la­da­do a otro uni­ver­so. Pa­re­ce di­ver­tir­se. ¿No les ape­te­ce­ría in­ten­tar­lo?

A los ni­ños les des­pier­ta el gu­sa­ni­llo de la lec­tu­ra con­vi­vir con los li­bros, con gen­te que lee, con gen­te que va­lo­ra las pa­la­bras. Pe­ro eso no bas­ta, es so­lo el pri­mer pa­so. La al­fa­be­ti­za­ción los po­ne en contacto con la pa­la­bra es­cri­ta. Los en­se­ña­mos a in­ter­pre­tar gra­fías que se van su­man­do pa­ra com­po­ner pa­la­bras. Un pa­so más. Te­ne­mos que ha­cer­les des­cu­brir que las pa­la­bras es­cri­tas son al­go más que una su­ma de le­tras; que las pa­la­bras es­cri­tas nos di­cen lo mis­mo que las pa­la­bras ha­bla­das. Otro pa­so más. Te­ne­mos que ayu­dar­les a in­tuir que las pa­la­bras no de­be­rían es­tar so­las; cuan­tas más pa­la­bras po­da­mos con­vo­car, más po­drán con­tar­nos y más po­dre­mos con­tar no­so­tros. Otro pa­so. Te­ne­mos que guiar­los a tra­vés de las re­la­cio­nes que las pa­la­bras es­ta­ble­cen entre sí, esas que nos po­nen a pen­sar, a reír, a llo­rar, a soñar. Y so­lo en­ton­ces es­ta­rán le­yen­do.

Na­die di­jo que fue­ra fá­cil. Al­fa­be­ti­za­ción, vo­ca­bu­la­rio, gra­má­ti­ca, or­to­gra­fía. To­dos im­pres­cin­di­bles pa­ra la lec­tu­ra, pe­ro no su­fi­cien­tes. Sin cu­rio­si­dad, sin pa­sión, sin pla­cer no hay lec­tu­ra. Mez­clen es­tos in­gre­dien­tes co­mo si de una pó­ci­ma mágica se tra­ta­se y el um­bral se con­ver­ti­rá en el co­mien­zo de un ex­tra­or­di­na­rio ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.