Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez. El co­ra­je de cam­biar

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Vir­gi­nia Ber­gés Rib

Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez se au­to­de­fi­ne co­mo una de­mó­cra­ta-so­cia­lis­ta. En el am­bien­te po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano se vis­lum­bra la po­si­bi­li­dad de que lle­gue a ser la más jo­ven con­gre­sis­ta en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos. Su dis­cur­so ba­jo el le­ma “El co­ra­je de cam­biar” mar­ca una ten­den­cia de in­te­rés pa­ra los más jó­ve­nes. En­tre otros te­mas, Ale­xan­dria con­quis­tó a sus vo­tan­tes re­fi­rién­do­se al cos­to de la edu­ca­ción y a la ne­ce­si­dad de au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo y los pro­gra­mas de cui­da­do de ni­ños y guar­de­rías, así co­mo la bús­que­da de una so­lu­ción hu­ma­na al pro­ble­ma mi­gra­to­rio.

Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez es una fi­gu­ra inusual que le­van­ta con­tro­ver­sias. En las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre, se de­fi­ni­rá su fu­tu­ro con­gre­sio­nal. Su con­trin­can­te es el pro­fe­sor Ant­hony Pap­pas, candidato re­pu­bli­cano, hi­jo de in­mi­gran­tes grie­gos y de só­li­da repu­tación aca­dé­mi­ca .

Su­pe­ran­do las des­ven­ta­jas de gé­ne­ro, et­nia e ideo­lo­gía

A pe­sar de ser mu­jer, la­ti­na y de orientación so­cia­lis­ta, el triun­fo de Oca­sio-cor­tez en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas en el 14 ° Dis­tri­to Con­gre­sio­nal de Nue­va York fue des­ta­ca­do por me­dios de co­mu­ni­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­nos en con­tra­po­si­ción a la fa­ma de su opo­nen­te, el con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Joe Crow­ley, “quien tie­ne 20 años de ex­pe­rien­cia le­gis­la­ti­va y es el cuar­to de­mó­cra­ta de más al­to ran­go en la Cá­ma­ra”.

Ale­xan­dria era una po­lí­ti­ca prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da que ob­tu­vo su victoria em­plean­do un mé­to­do de co­mu­ni­ca­ción que fas­ci­na a los mi­llen­nials, las re­des so­cia­les. Sus fon­dos de cam­pa­ña, con un va­lor de ape­nas 300 mil dó­la­res fue­ron ob­te­ni­dos gra­cias a do­na­cio­nes; bien em­plea­das, las pe­que­ñas do­na­cio­nes de no más de 200 dó­la­res, fue­ron más efec­ti­vas que los más de 3 mi­llo­nes de dó­la­res ma­ne­ja­dos por Crow­ley.

Es­ta jo­ven de 28 años, hi­ja de pa­dres puer­to­rri­que­ños tra­ba­ja­do­res, gra­dua­da en eco­no­mía y re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, y con ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo co­mo or­ga­ni­za­do­ra co­mu­ni­ta­ria y en la sec­ción de mi­gra­ción de la ofi­ci­na del Se­na­dor Ted Ken­nedy, di­ri­gió su men­sa­je a un gru­po hu­mano que co­no­ce muy bien: “a la gen­te jo­ven, a per­so­nas de co­lor que ha­blan in­glés co­mo se­gun­da len­gua, a per­so­nas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a per­so­nas con dos tra­ba­jos quie­nes usual­men­te es­tán de­ma­sia­do ocu­pa­das pa­ra vo­tar” .

Los re­cep­to­res de su men­sa­je, a jui­cio de los li­be­ra­les de­mó­cra­tas, de­man­dan un dis­cur­so re­no­va­dor y cen­tra­do en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, un “cam­bio pro­gre­sis­ta” y dig­ni­fi­can­te en la vi­da de las per­so­nas con ma­yo­res ne­ce­si­da­des en los Es­ta­dos Uni­dos.

Los ejes de un dis­cur­so po­lí­ti­co di­ver­gen­te

Los prin­ci­pa­les opo­nen­tes de Ale­xan­dria con­si­de­ran su dis­cur­so po­lí­ti­co una ame­na­za que lle­va a que la iden­ti­fi­quen co­mo una Ni­co­lás Ma­du­ro en cier­nes. Es ta­cha­da de in­ma­du­ra y ra­di­cal, y ha si­do cri­ti­ca­da en unos tér­mi­nos po­co ele­gan­tes. Con cor­du­ra, Oca­sio-cor­tez no de­vuel­ve la pe­lo­ta, se li­mi­ta a di­fun­dir un men­sa­je que ha man­te­ni­do cohe­ren­te, fi­jo en lo que pa­ra ella son los gran­des te­mas, sin ha­cer re­fe­ren­cia a even­tos cir­cuns­tan­cia­les que la pue­den ale­jar de su ob­je­ti­vo.

En su dis­cur­so “de­mó­cra­ta-so­cia­lis­ta” Ale­xan­dria de­man­da que: Nin­gu­na per­so­na en Es­ta­dos Uni­dos sea tan po­bre que no pue­da vi­vir. Que la sa­lud pú­bli­ca sea vis­ta co­mo un de­re­cho hu­mano. Que ca­da ni­ño, in­de­pen­dien­te­men­te de don­de vi­va, ten­ga ac­ce­so a edu­ca­ción su­pe­rior bá­si­ca (co­lle­ge) o a un en­tre­na­mien­to téc­ni­co. Que nin­gu­na per­so­na ca­rez­ca de un lu­gar pa­ra vi­vir dig­na­men­te.

Ade­más, defiende de­re­chos de la mu­jer, el apo­yo a los an­cia­nos, pro­gra­mas jus­tos pa­ra los in­mi­gran­tes, y con­trol de ar­mas en Es­ta­dos Uni­dos.

En el as­pec­to glo­bal me­dioam­bien­tal, apo­ya me­di­das pa­ra re­du­cir el cam­bio cli­má­ti­co.

Lo que se di­ce y có­mo se di­ce pue­de mar­car di­fe­ren­cias

Ale­xan­dria pro­cla­ma sus ideas en un mar­co de res­pe­to por sus opo­nen­tes, reite­ran­do sus pun­tos de vis­ta y ejem­pli­fi­cán­do­los con sus pro­pias ex­pe­rien­cias de vi­da. En lu­gar de ocul­tar el mo­des­to pa­sa­do de sus pa­dres, de­mues­tra ser co­no­ce­do­ra de pri­me­ra mano de las di­fi­cul­ta­des de la mu­jer tra­ba­ja­do­ra que se ga­na la vi­da lim­pian­do ca­sas (co­mo su ma­dre) o del obre­ro que na­ve­ga un sis­te­ma de sa­lud inequi­ta­ti­vo (su pa­dre fa­lle­ció de cán­cer y eso obli­gó a la fa­mi­lia a pa­sar pe­nu­rias); en sus tra­ba­jos co­mo or­ga­ni­za­do­ra co­mu­ni­ta­ria y co­mo em­plea­da de una taquería y bar­ten­der, co­no­ció los afa­nes de los in­mi­gran­tes, de los obre­ros, las inequi­da­des del sis­te­ma, y la ne­ce­si­dad de que los jó­ve­nes ten­gan ma­yo­res opor­tu­ni­da­des ac­ce­dien­do a pro­gra­mas edu­ca­ti­vos gra­tui­tos.

Ale­xan­dria hi­zo su cam­pa­ña pa­ra­da en las es­qui­nas del Bronx y Queens y en las pla­ta­for­mas de los tre­nes, asis­tien­do a reunio­nes co­mu­ni­ta­rias e igle­sias, cap­tan­do se­gui­do­res en fren­te de las bo­de­gas. Ha­bi­tual­men­te so­la o con co­mu­ni­ta­rios. Ata­via­da con un sen­ci­llo ves­ti­di­to ne­gro y sin ma­qui­llar. Uti­li­zan­do un es­pa­ñol que co­mo ella mis­ma di­ce apren­dió en las ca­lles, pa­ra co­mu­ni­car un men­sa­je di­rec­to.

En sus úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas opi­na que el in­cre­men­to en las ta­sas de em­pleo se de­be a que la gen­te se ve obli­ga­da a te­ner más de un tra­ba­jo pa­ra po­der cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas.

Un men­sa­je su­yo que pa­re­ce di­ri­gi­do a la con­cien­cia de los po­lí­ti­cos es que los pre­su­pues­tos sean con­si­de­ra­dos co­mo “con­tra­tos mo­ra­les”, sig­ni­fi­can­do así la im­por­tan­cia de que exis­ta la vi­sión de hon­rar lo pla­ni­fi­ca­do tan­to en el cum­pli­mien­to de pro­pó­si­tos co­mo en el ma­ne­jo de los fon­dos pú­bli­cos.

Co­mo si ha­bla­ra a los po­lí­ti­cos nues­tros, en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en https://www.youtu­be.com/watch?v=cs5f­mec5­qiy , Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez di­ce: “No es que las per­so­nas no vo­ten por­que no tie­nen edu­ca­ción, o por­que no es­tén in­for­ma­dos, o por­que no en­tien­dan. Las per­so­nas no vo­tan por­que na­die les es­tá ha­blan­do.” En otras pa­la­bras, que más allá de la edu­ca­ción, la in­for­ma­ción o la com­pren­sión que ten­ga, la gen­te ne­ce­si­ta del po­lí­ti­co au­ten­ti­ci­dad y com­pro­mi­so, una ver­da­de­ra co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en el en­ten­di­mien­to de la reali­dad de los vo­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.