El res­pe­to a la mu­jer es tam­bién la paz Por Aní­bal de Cas­tro

A DE­CIR CO­SAS

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Tiempo Libre -

NA­DIA MURAD BASEE TAHA, la co­ga­na­do­ra del Pre­mio No­bel de la Paz en su ver­sión 2018, tie­ne no­vio. Pa­re­ce­ría un de­ta­lle tri­vial, mas en su ca­so no lo es. Mar­ca un es­ca­lón im­por­tan­te en su re­cu­pe­ra­ción des­pués del su­fri­mien­to y la afren­ta que le di­na­mi­ta­ron su exis­ten­cia apa­ci­ble cuan­do las tro­pas del Ejér­ci­to Is­lá­mi­co (EI) ex­ter­mi­na­ron a los hom­bres de la al­dea don­de vi­vía en el nor­te de Irak, y a ella la con­vir­tie­ron en es­cla­va se­xual jun­to a mi­les de mu­je­res de la et­nia aze­rí a la que per­te­ne­ce.

Han que­da­do apar­ca­dos los pre­jui­cios y vie­jas creen­cias que se in­cu­ban en las sec­tas afi­nes y en el mo­no­teís­mo mu­sul­mán. A la vio­len­cia se­xual si­gue el pa­re­dón mo­ral. Si vio­la­da, a la mu­jer di­fí­cil­men­te se le re­co­no­ce co­mo víc­ti­ma. La pre­sun­ción de inocen­cia tie­ne se­llo de gé­ne­ro. So­bre ella caen la con­de­na del es­car­nio pú­bli­co y el os­tra­cis­mo so­cial, tan crue­les co­mo el cri­men que da­ñó su cuer­po y men­te.

Na­dia tie­ne no­vio por­que su pue­blo, en par­te por la in­ten­sa cam­pa­ña que es­ta jo­ven ad­mi­ra­ble ha des­ple­ga­do por to­do el mun­do, ha li­be­ra­do de las má­cu­las im­pos­to­ras y aco­gi­do sin re­ser­vas a las an­ti­guas es­cla­vas se­xua­les. Tres mil de sus mu­je­res y ni­ñas fue­ron vio­la­das, ate­rro­ri­za­das y ven­di­das una y otra vez co­mo mer­can­cía que en ca­da cam­bio de mano per­día va­lor. Mu­chas de ellas aún con­ti­núan ba­jo el yu­go de los re­ma­nen­tes del EI en Si­ria y en Irak.

Sin que los hu­mos se le subie­sen a la ca­be­za y con una hu­mil­dad que con­tras­ta con la for­ta­le­za de sus con­vic­cio­nes y de­di­ca­ción a la cau­sa de la mu­jer opri­mi­da, la jo­ven de 25 años de­cla­ra­ba a los me­dios ho­ras des­pués del anun­cio de la Aca­de­mia de Cien­cias de Sue­cia: “Mi­les de mu­je­res si­guen re­clui­das en ma­nos de mer­ce­na­rios del EI. Mi su­per­vi­ven­cia se ba­sa en de­fen­der los de­re­chos de las co­mu­ni­da­des per­se­gui­das y a las víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual. Un so­lo pre­mio y una so­la per­so­na no pue­den lo­grar­lo. Ne­ce­si­ta­mos una res­pues­ta in­ter­na­cio­nal”.

Y de­cía el co­mi­té sue­co en sus con­si­de­ra­cio­nes pa­ra es­co­ger a es­ta lu­cha­do­ra por los de­re­chos de la mu­jer: “Na­dia Murad es ella mis­ma una víc­ti­ma de crí­me­nes de gue­rra. Rehu­só acep­tar los có­di­gos so­cia­les que re­quie­ren a las mu­je­res que ca­llen y se aver­güen­cen por los abu­sos a que han si­do so­me­ti­das. Ella ha mos­tra­do un co­ra­je po­co co­mún al co­mu­ni­car sus pro­pios su­fri­mien­tos y ha­blar por otras víc­ti­mas”.

Es­te año, el Pre­mio No­bel de la Paz es una cla­ri­na­da con­tra una for­ma de vio­len­cia que cau­sa tan­to o más da­ño que las ba­las. Ob­je­ti­vo: do­ble­gar la dig­ni­dad de los com­ba­tien­tes, hu­mi­llar­los con un gol­pe de­vas­ta­dor al or­gu­llo me­dian­te la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de las mu­je­res, sin im­por­tar que sean ni­ñas o ado­les­cen­tes. Ocu­rrió du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en los san­grienl­tos con­flic­tos anejos a la frag­men­ta­ción de los Bal­ca­nes, en Si­ria e Irak y, con una asi­dui­dad des­con­cer­tan­te en el Áfri­ca de es­tos días. De ese con­ti­nen­te pro­vie­nen las no­ti­cias de los se­cues­tros ma­si­vos de ni­ñas, sa­ca­das a la fuer­za de las au­las es­co­la­res pa­ra lue­go ser vio­la­das a ve­ces en ca­de­na y re­te­ni­das con­tra su vo­lun­tad mien­tras se las des­po­ja de su hu­ma­ni­dad. Es la po­bla­ción a la que el doc­tor De­nis Muk­we­ge, el otro ga­lar­do­na­do, un gi­ne­có­lo­go con­go­lés, ha de­di­ca­do su vi­da. Cui­dar de la sa­lud de las mu­je­res vio­la­das en las gue­rras afri­ca­nas le ha va­li­do ame­na­zas y aten­ta­dos con­tra su vi­da. Las du­das son aje­nas a su mi­nis­te­rio.

A De­nis Muk­we­ge se le ha re­co­no­ci­do co­mo “el prin­ci­pal y sím­bo­lo más uni­fi­ca­dor, tan­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, de la lucha pa­ra ter­mi­nar con la vio­len­cia se­xual en la gue­rra y con­flic­tos ar­ma­dos. Su prin­ci­pio bá­si­co se ba­sa en que “la jus­ti­cia es ta­rea de to­dos”. Hom­bres y mu­je­res, ofi­cia­les y sol­da­dos, y au­to­ri­da­des lo­ca­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, com­par­ten to­dos la res­pon­sa­bi­li­dad de re­por­tar y com­ba­tir es­te ti­po de cri­men de gue­rra. En ese cam­po, la im­por­tan­cia de los es­fuer­zos cons­tan­tes, de­di­ca­dos y de­sin­te­re­sa­dos del Dr. Muk­we­ge no pue­den ser pa­sa­dos por al­to”.

Es­cu­ché los por­me­no­res trá­gi­cos de Na­dia Murad Basee Taha de sus pro­pios la­bios, cuan­do com­pa­re­ció ha­ce dos años en las Naciones Uni­das y con­mo­vió al au­di­to­rio por su valentía y en­te­re­za. La re­cuer­do vi­va­men­te. So­bre ella es­cri­bí y aho­ra re­pro­duz­co en par­te mis im­pre­sio­nes de ese en­ton­ces. Era la ex­pre­sión vi­va de una et­nia de la que so­lo ha­bía leí­do pá­rra­fos per­di­dos en el to­rren­te no­ti­cio­so de los ho­rro­res del EI. En el mar­co de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU y en pre­sen­cia de Ban Ki-moon y una cons­te­la­ción mun­dial de fi­gu­ras po­lí­ti­cas, es­ta jo­ven aze­rí de ape­nas una vein­te­na de años na­rró su es­ca­lo­frian­te his­to­ria per­so­nal que com­pren­de el pa­pel de es­cla­va se­xual del EI.

Diez y nue­ve años, 2014, en una al­dea de ape­nas 1700 ha­bi­tan­tes en el nor­te ira­quí. Lle­ga­ron las tro­pas del EI, se­pa­ra­ron a mu­je­res y hom­bres, ma­ta­ron a seis de sus do­ce her­ma­nos, a su ma­dre y 80 mu­je­res más por­que eran ya de­ma­sia­do vie­jas pa­ra ser­vir de con­cu­bi­nas for­zo­sas. Fue subas­ta­da, vio­la­da, gol­pea­da, ve­ja­da, tor­tu­ra­da. Es­ca­pó y, re­cap­tu­ra­da, con­de­na­da a la vio­la­ción co­lec­ti­va has­ta des­fa­lle­cer. Hu­yó nue­va­men­te y en­con­tró al­ber­gue jun­to a mi­llón y me­dio de des­pla­za­dos más en un cam­po de re­fu­gia­dos en Kur­dis­tán. Lue­go, la ru­ta bal­cá­ni­ca y fi­nal­men­te Ale­ma­nia y tra­ta­mien­to si­co­ló­gi­co. Hoy es la voz aze­rí que cla­ma en el de­sier­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra que in­ter­ven­ga y pon­ga fin al ge­no­ci­dio con­tra su pue­blo, per­se­gui­do sin tre­gua por el fa­na­tis­mo is­lá­mi­co ba­jo la acu­sa­ción de “ado­ra­do­res del dia­blo”. La mi­no­ría de ori­gen kur­do, con­ti­nua­do­ra de tra­di­cio­nes re­li­gio­sas per­sas que an­te­ce­den al is­lam, su­ma ape­nas unos cuan­tos mi­lla­res. En cam­bio, sus mu­je­res pue­blan ma­yo­ri­ta­ria­men­te los lis­ta­dos de es­cla­vas se­xua­les en el te­rri­to­rio del EI.

Ha­bló en per­sa y de­bí con­for­mar­me con la in­ter­pre­ta­ción si­mul­tá­nea, con­ven­ci­do de que per­día la emo­ción del ver­bo, el ma­tiz vi­go­ro­so de la pa­la­bra de­nun­cia, el ca­lor hu­mano de la voz ator­men­ta­da. To­das esas sen­sa­cio­nes me lle­ga­ron de gol­pe cuan­do vi que Murad, arro­pa­da su del­ga­da fi­gu­ra por un ves­ti­do ne­gro lu­to y el pe­lo aza­ba­che re­co­rrién­do­la por el fren­te has­ta la cin­tu­ra, ape­nas lo­gra­ba re­pri­mir las lá­gri­mas, que aquel ros­tro jo­ven en­du­re­ci­do por el su­fri­mien­to des­ve­la­ba una vez más el dra­ma de la fa­mi­lia perdida, las tra­di­cio­nes mi­le­na­rias de su pue­blo aplas­ta­das, el fu­tu­ro pa­ra siem­pre mal­tre­cho por un pa­sa­do irre­me­dia­ble­men­te tor­men­to­so. Le ha­bían ro­ba­do la li­ber­tad, tam­bién los sue­ños.

La Asam­blea Ge­ne­ral es­cu­chó en si­len­cio cuan­do Murad di­jo que no vi­vía allí el mo­men­to más fe­liz de su vi­da, pe­se a que es­ta­ba di­ri­gién­do­se a con­no­ta­dos je­fes de Es­ta­do en el re­cin­to so­lem­ne don­de se de­ba­ten los gran­des pro­ble­mas mun­dia­les. Sus mo­men­tos de ma­yor fe­li­ci­dad fue­ron el cul­ti­vo de la tie­rra fa­mi­liar jun­to a la ma­dre y los píc­nics ba­ti­dos por el ai­re fres­co de las mon­ta­ñas cer­ca­nas a la al­dea de la ju­ven­tud arre­ba­ta­da. Fe­li­ci­dad im­po­si­ble de re­pro­du­cir, y he ahí el re­su­men del ava­tar de Murad y de los su­yos. Y de los mi­les de re­fu­gia­dos cu­yos ros­tros ja­más re­co­ge­rán las cá­ma­ras de los fo­to­rre­por­te­ros.

La jo­ven aze­rí reha­ce su vi­da o lo que que­da de ella, en Ale­ma­nia. Su hu­ma­ni­dad ro­ta es un po­de­ro­so men­sa­je en un mun­do con ca­llos en el al­ma. Te­mo que la ins­tru­men­ta­li­cen. Al día si­guien­te, vol­vía yo a mi ho­tel des­de la ONU y Geor­ge Cloo­ney y su mu­jer, ac­ti­vis­ta in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos, ca­mi­na­ban cer­ca. Amal Cloo­ney se unía po­co des­pués a Murad en otra ac­ti­vi­dad en las Naciones Uni­das.

Es­te año, el Pre­mio No­bel de la Paz es una cla­ri­na­da con­tra una for­ma de vio­len­cia que cau­sa tan­to o más da­ño que las ba­las. Ob­je­ti­vo: do­ble­gar la dig­ni­dad de los com­ba­tien­tes, hu­mi­llar­los con un gol­pe de­vas­ta­dor al or­gu­llo me­dian­te la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de las mu­je­res, sin im­por­tar que sean ni­ñas o ado­les­cen­tes. Ocu­rrió du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en los san­grien­tos con­flic­tos anejos a la frag­men­ta­ción de los Bal­ca­nes, en Si­ria e Irak y, con una asi­dui­dad des­con­cer­tan­te en el Áfri­ca de es­tos días.

RAMÓN L. SAN­DO­VAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.