Pan­de­mia afec­ta­rá se­ria­men­te a los paí­ses en desa­rro­llo

La per­ma­nen­cia de las pér­di­das cau­sa­das por la ex­ten­sión del vi­rus del CO­VID-19 de­pen­de del ta­ma­ño de las ci­ca­tri­ces

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Financial Times - Mar­tin Wolf Lea el aná­li­sis com­ple­to en dia­rio­li­bre.com/ eco­no­mia/fi­nan­cial-ti­mes

“Co­vid-19 re­pre­sen­ta el más ad­ver­so cho­que en tiem­po de paz pa­ra la eco­no­mía glo­bal en un si­glo”. Ade­más, es­ta re­ce­sión “es la pri­me­ra des­de 1870 que ha si­do des­en­ca­de­na­da ex­clu­si­va­men­te por una pan­de­mia”. Am­bas ob­ser­va­cio­nes pro­vie­nen del nue­vo in­for­me Pers­pec­ti­vas de la Eco­no­mía Mun­dial (WEO, por sus si­glas en in­glés) del Ban­co Mun­dial. Es­tas ob­ser­va­cio­nes ilus­tran la es­ca­la del da­ño. Nun­ca ha ha­bi­do una ma­yor ne­ce­si­dad de una res­pues­ta am­bi­cio­sa y coope­ra­ti­va. Des­gra­cia­da­men­te, no des­de ha­ce mu­cho tiem­po han es­ta­do es­tas cua­li­da­des tan au­sen­tes.

Una de las con­clu­sio­nes más des­ta­ca­das del in­for­me es la es­ca­la de in­cer­ti­dum­bre acer­ca de lo que de­pa­ra­rá el fu­tu­ro. Sa­be­mos que es­ta­mos en me­dio de una ex­tra­or­di­na­ria con­trac­ción eco­nó­mi­ca mun­dial. No sa­be­mos cuán pro­fun­da y per­sis­ten­te será, ni cuán­to tiem­po llegarán a du­rar sus efec­tos ad­ver­sos.

Des­pués de to­do, nos en­con­tra­mos en una eta­pa tem­pra­na en cuan­to al ma­ne­jo de la en­fer­me­dad. Eso es par­ti­cu­lar­men­te cier­to en el ca­so de los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo, don­de los ca­sos de Co­vid-19 to­da­vía es­tán au­men­tan­do. Las me­di­das pa­ra con­te­ner la en­fer­me­dad son par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les de im­ple­men­tar allí, da­da la de­pen­den­cia de mu­chos de sus ciu­da­da­nos en los tra­ba­jos en el sec­tor in­for­mal y las li­mi­ta­das ca­pa­ci­da­des sa­ni­ta­rias y fis­ca­les de los go­bier­nos. Su úni­ca ven­ta­ja es la re­la­ti­va ju­ven­tud de sus po­bla­cio­nes.

Sin em­bar­go, con­tro­lar la en­fer­me­dad es só­lo una par­te del re­to que ac­tual­men­te en­fren­tan los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo. Mu­chos de ellos son ex­tre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles a las cri­sis eco­nó­mi­cas mun­dia­les, y és­ta es de pro­por­cio­nes de­vas­ta­do­ras. Es­tos paí­ses han si­do gol­pea­dos, en di­ver­sos gra­dos, por un des­plo­me mun­dial; por mar­ca­das caí­das en los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas; por la hui­da del ries­go en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros; por una enor­me dis­mi­nu­ción en las re­me­sas y en los in­gre­sos por con­cep­to de tu­ris­mo; y por una sig­ni­fi­ca­ti­va dis­mi­nu­ción en el co­mer­cio mun­dial. Es po­si­ble que mu­chos paí­ses se vean obli­ga­dos a in­cum­plir. Ade­más, el im­pac­to so­bre sus eco­no­mías es po­co pro­ba­ble que sea bre­ve. Es pro­ba­ble que nu­me­ro­sas eco­no­mías y mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas sean afec­ta­das. És­te pu­die­ra ser el co­mien­zo de mu­chos años per­di­dos, o in­clu­so peor, pa­ra mul­ti­tu­des de per­so­nas.

Mu­cho de­pen­de de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas. El ban­co ha in­di­ca­do que el ran­go de po­si­bles re­sul­ta­dos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal es­te año (a ta­sas de cam­bio del mer­ca­do) cae en­tre me­nos 3.7 y me­nos 7.8 por cien­to. Pa­ra las eco­no­mías de mer­ca­dos emer­gen­tes y en desa­rro­llo, cae en­tre me­nos 0.5 y me­nos 5 por cien­to. El ban­co an­ti­ci­pa un re­torno al cre­ci­mien­to en 2021, de en­tre 1.3 y 5.6 por cien­to en el mun­do y de en­tre 2.7 y 6.4 por cien­to en las eco­no­mías emer­gen­tes y en desa­rro­llo. Es­to sig­ni­fi­ca que es bas­tan­te pro­ba­ble que la pro­duc­ción no se re­cu­pe­re a los ni­ve­les de 2019 an­tes de 2022 en los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo; no vol­ve­rá a los ni­ve­les im­pli­ca­dos por una con­ti­nua­ción del cre­ci­mien­to pre­pan­dé­mi­co has­ta mu­cho des­pués de eso, si es que al­gu­na vez su­ce­de.

La per­ma­nen­cia de las pér­di­das de­pen­de de la na­tu­ra­le­za de las ci­ca­tri­ces. Tal co­mo lo se­ña­la el in­for­me, “una re­ce­sión se­ve­ra ha si­do aso­cia­da con pér­di­das al­ta­men­te per­sis­ten­tes en la pro­duc­ción”. Los ba­jos ni­ve­les de uso de la ca­pa­ci­dad des­ani­man la in­ver­sión y de­jan un legado de ca­pa­ci­dad ob­so­le­ta. Las ex­pec­ta­ti­vas de un cre­ci­mien­to fu­tu­ro dé­bil des­alien­tan la in­ver­sión y así se vuel­ven una pre­dic­ción au­to­cum­pli­da. Los lar­gos pe­río­dos de des­em­pleo cau­san pér­di­da de ha­bi­li­da­des, y tal vez des­alien­ten per­ma­nen­te­men­te la bús­que­da de tra­ba­jo por par­te de los tra­ba­ja­do­res. In­nu­me­ra­bles com­pa­ñías des­apa­re­ce­rán pa­ra siem­pre.

Más allá de es­to, en los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo, la cri­sis ame­na­za con oca­sio­nar una sub­fi­nan­cia­ción se­ve­ra de im­por­tan­tes pro­gra­mas de sa­lud y de bie­nes­tar. La pér­di­da de sus­ten­to pa­ra mu­chos es pro­ba­ble que oca­sio­ne gra­ves da­ños a lar­go pla­zo en cues­tión de sa­lud y que aca­rree otras ma­lig­nas con­se­cuen­cias pa­ra los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lias. Mu­chos pue­den mo­rir de en­fer­me­da­des no re­la­cio­na­das con la pan­de­mia. Es po­si­ble que la edu­ca­ción de un sin­nú­me­ro de ni­ños su­fra da­ños per­ma­nen­tes.

Otras im­por­tan­tes ame­na­zas a lar­go pla­zo in­clu­yen las mio­pes reac­cio­nes re­la­cio­na­das con las po­lí­ti­cas. Pue­de que, co­mo en la dé­ca­da de 1930, ocu­rra un cam­bio per­ma­nen­te que se ale­je de la eco­no­mía de mer­ca­do y del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Las con­tra­pro­du­cen­tes po­lí­ti­cas de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, se­gui­das por di­ver­sos paí­ses en desa­rro­llo des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, tu­vie­ron sus raí­ces en las ca­la­mi­da­des de esa épo­ca. Hoy en día, es ca­si una creen­cia po­pu­lar que se de­ben con­de­nar la glo­ba­li­za­ción y la in­te­gra­ción in­ter­na­cio­nal de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro. Pe­ro, co­mo lo sub­ra­ya el in­for­me, am­bas han de­mos­tra­do ser po­ten­tes mo­to­res del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Hay que re­cor­dar que pre­sen­cia­mos una ex­tra­or­di­na­ria dis­mi­nu­ción en la pro­por­ción de per­so­nas en ex­tre­ma po­bre­za, del 43% en 1980 al 10% en 2015.

Evi­tar tan­to el da­ño du­ra­de­ro co­mo los erro­res per­ma­nen­tes es cru­cial. Pe­ro tam­bién lo es pro­por­cio­nar asis­ten­cia ade­cua­da en es­te mo­men­to. Una re­cien­te pe­ti­ción de al­to ni­vel al Gru­po de los 20 paí­ses lí­de­res se­ña­ló que la cri­sis pue­de su­mir a 420 mi­llo­nes de per­so­nas en una po­bre­za ex­tre­ma. Ade­más, agre­gó, el 80 por cien­to de los ni­ños han es­ta­do fue­ra de la es­cue­la. Es una cues­tión de enor­me ur­gen­cia mo­ral y prác­ti­ca, da­da la in­ter­de­pen­den­cia en­tre paí­ses, con­te­ner ta­les re­sul­ta­dos, con to­das las con­se­cuen­cias ne­fas­tas que de­ben aca­rrear.

Se ne­ce­si­ta más ayu­da. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) ha ar­gu­men­ta­do que los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo ne­ce­si­tan US$2.5 bi­llo­nes, mu­cho más de lo que ac­tual­men­te es­tá dis­po­ni­ble. ●

La pan­de­mia ha traí­do más po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.