In­ter­pol RD di­ce fue di­fí­cil atra­par in­te­gran­tes ma­fia ita­lia­na.

Al­gu­nos de ellos en­tra­ron por Hai­tí. In­ter­pol di­ce no fue fá­cil ubi­car­los

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Am -

SANTO DO­MIN­GO. Pa­ra la In­ter­pol do­mi­ni­ca­na y or­ga­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción ita­lia­nos no fue ta­rea fá­cil dar­les se­gui­mien­to y apre­sar a los ocho miem­bros de la ma­fia ita­lia­na, al­gu­nos ins­ta­la­dos en el país des­de ha­ce tre­ce años, don­de se de­di­ca­ban a di­fe­ren­tes ti­pos de negocios.

De acuer­do con in­for­ma­ción re­ve­la­da por el di­rec­tor de la In­ter­pol en el país, Den­nis Díaz, la ope­ra­ción Mun­do Abier­to co­men­zó en sep­tiem­bre del 2019 cuan­do fue­ron aler­ta­dos por alia­dos ita­lia­nos de que es­te gru­po de su­je­tos es­ta­ba re­si­dien­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res de la is­la.

Di­jo que durante es­te tiem­po, al­gu­nos de los per­se­gui­dos cam­bia­ban de lu­gar cons­tan­te­men­te pa­ra evi­tar ser ubi­ca­dos. Por ejem­plo, el di­rec­tor de la In­ter­pol en el país ase­gu­ró que a Sal­va­to­re Vit­to­rio, de 55 años, le dio “mu­cha bre­ga en­con­trar­lo”.

Sal­va­to­re fue apre­sa­do en San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros, pe­ro an­tes es­tu­vo re­si­dien­do en Puer­to Pla­ta, So­súa y ha­bía vi­vi­do en San­tia­go. És­te no du­ra­ba mu­chos me­ses es­ta­ble­ci­do en una ubi­ca­ción fi­ja.

Otro que te­nía un com­por­ta­mien­to pa­re­ci­do era Ales­san­dro Le­vi, de 63 años. De acuer­po con la In­ter­pol do­mi­ni­ca­na, te­nían más de nue­ve me­ses de­trás de él “por­que cam­bia­ba cons­tan­te­men­te de di­rec­ción, tan­to así que lle­gó a vi­vir en Pa­raí­so de Ba­raho­na, Santo Do­min­go, Punta Ca­na y Bá­va­ro”. Fue de­te­ni­do en Las Te­rre­nas.

En­tra­rón por Hai­tí

Pe­ro no so­lo te­nían ca­pa­ci­dad de mo­ver­se li­bre­men­te en el país, sino que al­gu­nos ha­bían lo­gra­do bur­lar los con­tro­les mi­gra­to­rios con iden­ti­da­des fal­sas pa­ra en­trar. Es el ca­so de Lu­ca Fi­noc­chia­ro, de 43 años, due­ño del res­tau­ran­te La Pes­ca de Oro, se­ña­la­do por la In­te­rol co­mo un su­je­to “su­ma­men­te pe­li­gro­so”.

Se­gún las in­for­ma­cio­nes, una vez ha­bía si­do de­por­ta­do des­de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na a su país, lue­go de es­to ha­bía in­ten­ta­do en­trar otras ve­ces por ae­ro­puer­to, lo de­vol­vía Mi­gra­ción y bus­có otra for­ma de en­trar y lo lo­gró.

“Cuan­do lo cap­tu­ra­mos, no­so­tros le pre­gun­ta­mos có­mo ha­bía en­tra­do, nos re­ve­ló que ha­bía en­tra­do con otros do­cu­men­tos, pe­ro por Hai­tí, con otro nom­bre”, ase­gu­ró Den­nis Díaz.

De­por­ta­dos

Es­tos tres, jun­to con Lui­gi Ca­pret­to, de 50 años; Ser­gio Ce­rio­ni de 64 años; Oli­vie­ro Zi­lio, de 67 años; Lui­gi Ca­pret­to, de 50 años; Sal­va­to­re Ga­lluc­cio, de 52 y Te­re­sa Aman­te fue­ron de­por­ta­dos a su país el pa­sa­do 2 de ju­nio pa­ra cum­plir las con­de­nas que te­nían pen­dien­te.

Sin em­bar­go, las pe­nas a las que es­tas per­so­nas es­tán con­de­na­das en Italia no so­bre­pa­san los 14 años y con el arrai­go que mu­chos te­nían en el país, no se des­car­ta que pue­dan vol­ver a usar el frau­de pa­ra re­gre­sar a es­ta is­la.

FUEN­TE EX­TER­NA

Los ita­lia­nos vi­vían tran­qui­los en te­rri­to­rio de RD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.