Aje­drez y pa­la­bras

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Revista - @Le­tra_­ze­ta En­víe sus pre­gun­tas y/o co­men­ta­rios a la Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na de la Len­gua con­sul­tas@aca­de­mia.org.do

Ma­ría Jo­sé Rin­cón

Os­ten­to en­tre mis lec­to­res a al­gún que otro aje­dre­cis­ta. No sé si lo da­rá el jue­go del aje­drez, pe­ro sue­len ha­cer gala de pro­pie­dad en el ha­blar. Más de una vez me han re­pli­ca­do que no se di­ce fi­cha sino pie­za. Les de­mos­tra­ré de lo que ha­blo. Si nos ate­ne­mos a lo que di­ce el Dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la, la fi­cha es ‘ge­ne­ral­men­te pla­na y del­ga­da’ mien­tras que la pie­za es una ‘fi­gu­ra’. Si la pro­pie­dad en el ha­blar bus­ca uti­li­zar ca­da pa­la­bra con su sen­ti­do pe­cu­liar y exac­to, bien va­le el ejem­plo. El pa­seo por el dic­cio­na­rio me re­ser­va­ba, co­mo siem­pre, al­gu­na que otra sor­pre­sa, co­mo la de des­cu­brir que las pie­zas del aje­drez pue­den lla­mar­se tam­bién tre­be­jos, co­mo cual­quier hu­mil­de he­rra­mien­ta.

Al lé­xi­co par­ti­cu­lar de es­te jue­go le de­be­mos un pu­ña­do de pa­la­bras her­mo­sas. La su­per­fi­cie del da­me­ro o ta­ble­ro es­tá com­pues­ta por se­sen­ta y cua­tro ca­si­llas que al­ter­nan el blan­co y el ne­gro. Ca­da una se de­no­mi­na es­ca­que, pa­la­bra que lle­gó al es­pa­ñol a tra­vés del ára­be y a es­te a tra­vés del pel­vi, un dia­lec­to per­sa.

En­tre las pie­zas, las más nu­me­ro­sas son los peo­nes, pa­la­bra que en la­tín vul­gar sig­ni­fi­ca­ba ‘sol­da­do de a pie’. Ocho peo­nes ne­gros y ocho blan­cos hay so­bre un ta­ble­ro. En­tre las gran­des es­tá la to­rre, que siem­pre ca­mi­na en lí­nea rec­ta y bien ape­ga­da al ta­ble­ro, co­mo le co­rres­pon­de por su na­tu­ra­le­za; pue­de de­no­mi­nar­se tam­bién con la pa­la­bra ro­que, prés­ta­mo que si­guió la mis­ma ru­ta lin­güís­ti­ca des­de el per­sa, don­de sig­ni­fi­ca­ba ‘ca­rro de gue­rra’. Mi pre­fe­ri­da siem­pre se­rá la so­no­ra al­fil, li­ge­ra y sutil con su pa­so dia­go­nal, pe­ro po­de­ro­sa, no en vano en pel­vi, su len­gua de ori­gen, de­no­mi­na­ba al ele­fan­te. Otras pa­la­bras del aje­drez han sal­ta­do del ta­ble­ro a la vi­da co­ti­dia­na. Les pro­pon­go co­no­cer­las la pró­xi­ma se­ma­na.

SHUTTERSTO­CK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.