To­do el mun­do en­la­zan­do ca­ba­llos...

Hi­pó­li­to apo­ya a Luis y a su gen­te...

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Deportes -

La campaña jue­ga, re­to­za y en­tre­tie­ne, pe­ro so­lo has­ta un pun­to. Lle­ga­do el mo­men­to los mu­cha­chos se echan a un la­do y en­tran los hom­bres. Eso ex­pli­ca­ría, en­tre otras ra­zo­nes, la pre­sen­cia más fre­cuen­te e in­ten­sa de Hi­pó­li­to en la campaña de Luis. No es que es­tu­vie­ra le­jos, sino que aho­ra más cer­ca.

Co­mo hom­bre Marl­bo­ro ini­cia la fae­na tem­prano, des­pués del ca­fé, y ca­bal­ga a cam­po tra­vie­sa ata­jan­do y en­la­zan­do ca­ba­llos (pro­pios, des­ca­rria­dos, aje­nos), y tra­yén­do­los a la ma­na­da.

No fue que se lo pi­dió el can­di­da­to, aun cuan­do man­tie­nen bue­nas re­la­cio­nes, sino que de­be cu­brir­se del que di­rán, y al mis­mo tiem­po, cui­dar de los su­yos que se pos­tu­lan en bo­le­tas lo­ca­les.

An­da en­cues­ta en mano, pe­ro no olvida que los son­deos son ca­pri­cho­sos y que lo que no se ama­rra bien, se suel­ta y si no se re­cu­pe­ra po­dría que­dar­se co­mien­do yer­ba en el so­lar ve­cino.

A ca­ba­llo da­do no se le mi­ra el col­mi­llo de la ta­sa de re­cha­zo, re­ser­va en prin­ci­pio y la campaña, con­ce­bi­da en ex­tre­mo, no cree que de­ba guar­dar­se ha­ri­na pa­ra ma­yo, sino to­do el pan de­be hor­near­se en ju­lio.

Pro­ver­bial oír­lo: “Aquí ha­cién­do­nos mue­cas en­tre to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.