La in­dus­tria del li­bro en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Gui­ller­mo Pi­ña­con­tre­ras

En­sa­yos poé­ti­cos de Ja­vier Angulo Gu­ri­di, edi­ta­do en Cu­ba en 1843 es, se­gún Max Hen­rí­quez Ure­ña, el pri­mer li­bro pu­bli­ca­do por un do­mi­ni­cano. La pri­me­ra no­ve­la, Los amo­res de los in­dios de Ale­jan­dro Angulo Gu­ri­di, her­mano del an­te­rior, da­ta tam­bién de la mis­ma épo­ca y lu­gar. Pe­ro la pri­me­ra no­ve­la de lar­go alien­to y ca­li­dad es En­ri­qui­llo de Ma­nuel de Jesús Gal­ván, pu­bli­ca­da en­tre 1879 y 1882.

Es­tos da­tos no son úni­ca­men­te cu­rio­si­da­des li­te­ra­rias sino tam­bién una mues­tra de lo que era la pro­duc­ción edi­to­rial de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. La bi­blio­gra­fía do­mi­ni­ca­na de los ini­cios de la Re­pú­bli­ca es muy re­du­ci­da. Los es­cri­to­res de en­ton­ces tie­nen el mé­ri­to de ha­ber creí­do en su obra. Tie­nen el va­lor de ha­ber he­cho es­fuer­zos su­pra li­te­ra­rios pa­ra pu­bli­car sus opúscu­los y pla­que­tas. Sin em­bar­go, la cre­cien­te bi­blio­gra­fía de au­to­res do­mi­ni­ca­nos des­de el si­glo XIX, no quie­re de­cir que hu­bie­ra aquí una in­dus­tria del li­bro, es de­cir una ver­da­de­ra in­dus­tria edi­to­rial.

Las di­fe­ren­tes edi­cio­nes del En­ri­qui­llo de Gal­ván fue­ron, co­mo se di­ce en tér­mi­nos editoriale­s, por cuen­ta de au­tor. La pri­me­ra par­te fue pu­bli­ca­da por la im­pren­ta re­li­gio­sa San Luis Gon­za­ga, y la se­gun­da por la de los her­ma­nos Gar­cía. Des­de en­ton­ces, la prác­ti­ca con­sis­tía en que el au­tor, con sus li­bros al ras­tro ven­día a sus ami­gos y co­no­ci­dos el pro­duc­to de su ima­gi­na­ción has­ta re­cu­pe­rar la in­ver­sión y, en al­gu­nos ca­sos, ob­te­ner al­gu­nos be­ne­fi­cios.

En esas con­di­cio­nes na­die, por más ta­len­to que tu­vie­ra, po­día vi­vir de su pro­duc­ción li­te­ra­ria. Pe­ro tam­po­co, por más lec­to­res y com­pra­do­res de li­bros que hu­bie­ra en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX; tam­po­co po­día pen­sar­se en una em­pre­sa edi­to­rial que per­mi­tie­ra a los po­cos au­to­res que ha­bía en­ton­ces vi­vir de su plu­ma. Tan­to los pro­pie­ta­rios de im­pren­ta co­mo los poe­tas, no­ve­lis­tas y en­sa­yis­tas es­ta­ban de acuer­do en es­te pun­to. No ha­bía po­si­bi­li­da­des de crear ver­da­de­ras ca­sas editoriale­s en San­to Do­min­go y mu­cho me­nos en Santiago de los Ca­ba­lle­ros.

Du­ran­te los pri­me­ros años y has­ta bien en­tra­do el si­glo XX la cos­tum­bre se­guía sien­do la mis­ma, con al­gu­nas va­rian­tes. Por ejem­plo, un gru­po de ami­go con­si­de­ra­ba que la obra de tal o cual poe­ta va­lía la pe­na pu­bli­car­la, en­ton­ces reunían el di­ne­ro y pa­ga­ban la im­pre­sión. En otros ca­sos, el go­bierno, co­mo se hi­zo mu­cho du­ran­te la Era de Tru­ji­llo, com­pra­ba la ca­si to­ta­li­dad de la obra de un es­cri­tor siem­pre y cuan­do és­te fue­ra del agra­do del ré­gi­men. Esa era la ma­ne­ra que se ase­me­ja­ba más a una edi­to­rial, aun­que to­do el mun­do sa­bía a cam­bio de qué.

Es­to no quie­re de­cir que en otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na no se prac­ti­ca­ra el “por cuen­ta de au­tor” ni que los ami­gos co­ti­za­ran pa­ra “ayu­dar” a un es­cri­tor. Tam­bién se ha­cía lo mis­mo en otros paí­ses, pe­ro en Ar­gen­ti­na y México, por ejem­plo, exis­tían ver­da­de­ras ca­sas editoriale­s ca­si con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que las que exis­tían en Es­ta­dos Uni­dos y Europa. A fi­na­les del si­glo XIX ha­bía es­cri­to­res ale­ma­nes y fran­ce­ses que vi­vían de su plu­ma. Guy de Mau­pas­sant, por ejem­plo, lle­va­ba una vi­da de es­cri­tor de éxi­to a fi­na­les del si­glo XIX; Ste­fan Zweig era, a prin­ci­pios del XX, el es­cri­tor me­jor pa­ga­do del mun­do.

Sin em­bar­go, en Europa tam­bién se prac­ti­ca­ba y prac­ti­ca aún la pu­bli­ca­ción por cuen­ta de au­tor. Es­ta ma­ne­ra de pu­bli­car ha exis­ti­do siem­pre de ma­ne­ra pa­ra­le­la a la de las edi­to­ras. Exis­te el ca­so de gran­des ca­sas editoriale­s que ven­den su pie de im­pren­ta pa­ra di­si­mu­lar que la obra fue pu­bli­ca­da por cuen­ta de au­tor. Pe­ro esas son prác­ti­cas des­ho­nes­tas que no vie­nen al ca­so.

To­do cuan­to pre­ce­de es pa­ra de­cir que hoy día exis­ten las con­di­cio­nes pa­ra crear ver­da­de­ras ca­sas editoriale­s, por­que el mer­ca­do del li­bro exis­te en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. A prin­ci­pios del si­glo XXI, las editoriale­s do­mi­ni­ca­nas man­tie­nen una ac­ti­tud am­bi­gua en­tre la economía edi­to­rial y el por cuen­ta de au­tor. En am­bos ca­sos las obras lle­van el pie de im­pren­ta de la edi­to­ra sin que se pue­da es­ta­ble­cer la di­fe­ren­cia.

La di­fe­ren­cia con­sis­te en que la obra por cuen­ta de au­tor, en mu­chos ca­sos, no ha pa­sa­do por un con­se­jo de lec­to­res. No ha pa­sa­do por un fil­tro que le va­lo­re y apre­cie. Y, en úl­ti­mo ca­so, la obra pa­ga­da por su au­tor no le im­por­ta a la edi­to­ra que la im­pri­me, por­que no la di­fun­de co­mo una in­ver­sión he­cha por la em­pre­sa edi­to­rial. Si una obra no se di­fun­de ni se dis­tri­bu­ye co­mo se de­be, no se ven­de ni se lee. De ma­ne­ra que mien­tras las ca­sas editoriale­s do­mi­ni­ca­nas no pon­gan en prác­ti­ca una po­lí­ti­ca de dis­tri­bu­ción efi­caz di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la in­ver­sión que han he­cho en un au­tor, no ten­dre­mos una ver­da­de­ra pro­duc­ción edi­to­rial en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

La in­dus­tria del li­bro exis­te en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra que una ver­da­de­ra pro­duc­ción edi­to­rial ha­ga su apa­ri­ción en el mer­ca­do del li­bro do­mi­ni­cano. Ca­sas editoriale­s que no sue­ñen con las sub­ven­cio­nes, pues la his­to­ria ha de­mos­tra­do que los li­bros sub­ven­cio­na­dos pa­de­cen de fal­ta de di­fu­sión, por­que no de­jan pér­di­das al edi­tor y el au­tor no tie­ne los me­dios pa­ra dis­tri­buir­los. ●

La in­dus­tria del li­bro exis­te en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra que una ver­da­de­ra pro­duc­ción edi­to­rial ha­ga su apa­ri­ción en el mer­ca­do del li­bro do­mi­ni­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.