Ramón Cá­ce­res Tron­co­so, Pa­trio­ta

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión Noticias Revista Deportes - Wen­ces­lao Ve­ga Boy­rie

Fa­lle­ció re­cien­te­men­te en es­ta ca­pi­tal, a los 89 años de edad, Ramón Cá­ce­res Tron­co­so. En ar­tícu­los pu­bli­ca­dos so­bre su fa­lle­ci­mien­to, se han des­ta­ca­do sus cua­li­da­des co­mo abo­ga­do, em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co. En es­te úl­ti­mo ca­so, se men­cio­na ha­ber si­do uno de los triun­vi­ros que go­ber­nó al país tras el de­rro­ca­mien­to de Bosch en sep­tiem­bre de 1963. Ese triun­vi­ra­to lo pre­si­día Do­nald Reid Ca­bral y se man­tu­vo en el po­der has­ta que la re­vo­lu­ción de abril de 1965 lo de­rro­có. Sien­do un go­bierno ile­gí­ti­mo, fue muy im­po­pu­lar.

Pe­ro ade­más de ha­ber si­do abo­ga­do, em­pre­sa­rio exi­to­so y po­lí­ti­co, Ramón Cá­ce­res Tron­co­so tu­vo otra ac­ti­vi­dad que no se ha men­cio­na­do y fue la pa­trió­ti­ca, que ex­pli­co aho­ra.

Sien­do hi­jo, nie­to y so­brino de im­por­tan­tes co­la­bo­ra­do­res de Tru­ji­llo, Ramón no com­par­tía esa fi­de­li­dad al ré­gi­men. Yo, sien­do es­tu­dian­te de de­re­cho en­tré al Bu­fe­te Tron­co­so co­mo apren­diz y así na­ció una es­tre­cha amis­tad con Ramón, a tal pun­to que in­ti­ma­mos en el re­cha­zo al ré­gi­men y con fre­cuen­cia lo cri­ti­cá­ba­mos. A es­con­di­das, es­cu­chá­ba­mos las no­ti­cias que ve­nían des­de el ex­tran­je­ro, es­pe­cial­men­te tras la lle­ga­da al po­der de Fi­del Cas­tro en Cu­ba. Nos ho­rro­ri­za­ron los ve­já­me­nes y ase­si­na­tos que el ré­gi­men de Tru­ji­llo so­me­tió a los in­va­so­res de ju­nio de 1959.

El he­cho es que cuan­do a Ramón se le acer­ca­ron ami­gos ín­ti­mos a re­clu­tar­lo pa­ra el re­cién for­ma­do Mo­vi­mien­to Clan­des­tino 14 de Ju­nio, se unió sin du­dar­lo y él me re­clu­tó po­co des­pués.

Es bien co­no­ci­do en la his­to­ria do­mi­ni­ca­na, el de­ve­la­mien­to del mo­vi­mien­to en enero de 1960, el apre­sa­mien­to, en­car­ce­la­mien­to, tor­tu­ras y ve­já­me­nes en las cár­ce­les de La Cua­ren­ta y La Victoria, los pro­ce­sos ju­di­cia­les y fi­nal­men­te la pues­ta en li­ber­tad de va­rias do­ce­nas de los com­plo­ta­dos, in­clu­yen­do a Ramón y a mí.

Lue­go que nos li­be­ra­ron, la pru­den­cia acon­se­ja­ba ale­jar­se del país, pues se nos man­te­nía vi­gi­la­dos y por tan­to, Ramón op­tó por ir­se a Nue­va York en oc­tu­bre de 1960, rea­li­zan­do mu­chas ac­ti­vi­da­des jun­to a otros exi­lia­dos. Yo me uní pron­to a él. Me cons­ta que vi­si­tó va­rias ve­ces la ca­pi­tal de ese país, Washington, en­tre­vis­tán­do­se con fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos y otros.

Sos­tu­vo reunio­nes clan­des­ti­nas con va­rios com­pa­ñe­ros del exi­lio, co­mo Fi­de­lio Des­pra­del y Ma­rio Read Vi­ti­ni. Re­cuer­do que lo acom­pa­ñé a vi­si­tar a un ami­go co­mún, Ma­rio Ro­drí­guez Mans­field, a es­con­di­das, pues és­te era en­ton­ces di­plo­má­ti­co do­mi­ni­cano en nues­tra em­ba­ja­da en Washington.

En Nue­va York, no en­con­tra­mos tra­ba­jo y se es­ta­ban ago­tan­do los es­ca­sos fon­dos que ha­bía­mos lle­va­do, así que de­ci­di­mos ir­nos a Puer­to Ri­co, don­de es­pe­rá­ba­mos me­jo­res po­si­bi­li­da­des de em­pleo. Allí, un her­mano de Ramón, Ma­rino Emi­lio, ca­sa­do con una pri­ma mía, Ta­nia Boy­rie, vi­vía con su fa­mi­lia en San Juan y con un em­pleo es­ta­ble. A po­cas se­ma­nas de lle­gar, am­bos en­con­tra­mos tra­ba­jo.

Des­de Puer­to Ri­co, Ramón no ce­jó en sus ac­ti­vi­da­des con­tra el ré­gi­men de Tru­ji­llo. Man­tu­vo im­por­tan­tes con­tac­tos con an­ti­guos exi­lia­dos, co­mo el Dr. Mai­nar­di, Gua­roa Ve­lás­quez y Juan Isi­dro Jiménez Gru­llón, pe­ro, su más im­por­tan­te mi­sión fue ser­vir de en­la­ce con el Gru­po Al­ta­gra­cia, que en Nue­va York tra­ba­ja­ba pa­ra po­ner fin a la ti­ra­nía. Sus con­tac­tos fue­ron fre­cuen­tes con los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de ese gru­po, Juan Vi­ci­ni, Do­nald Reid Ca­bral, Al­fre­do Le­brón y otros.

No sé có­mo, pe­ro Ramón es­ta­ba en­te­ra­do del com­plot pa­ra eli­mi­nar fí­si­ca­men­te al ti­rano y, por tan­to, el 30 de ma­yo de 1960 no le to­mó de sor­pre­sa, co­mo a to­dos los cien­tos de exi­lia­dos que vi­vía­mos en el ex­tran­je­ro, an­sian­do po­der vol­ver a un país li­bre.

A po­cas se­ma­nas del ti­ra­ni­ci­dio y aún es­tan­do el país en gra­ve cri­sis y go­ber­nan­do los Tru­ji­llo to­da­vía, Ramón re­gre­só en ju­lio de 1961, in­te­grán­do­se a la Unión Cí­vi­ca Na­cio­nal.

De ahí en ade­lan­te, su par­ti­ci­pa­ción en la po­lí­ti­ca do­mi­ni­ca­na ha si­do ya co­men­ta­da, pe­ro creo que tam­bién de­be co­no­cer­se y ad­mi­rar­se al Ramón Cá­ce­res Tron­co­so, Pa­trio­ta. ●

Pe­ro ade­más de ha­ber si­do abo­ga­do, em­pre­sa­rio exi­to­so y po­lí­ti­co, Ramón Cá­ce­res Tron­co­so tu­vo otra ac­ti­vi­dad que no se ha men­cio­na­do y fue la pa­trió­ti­ca...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.