Lec­tu­ras en cua­ren­te­na: el pla­ne­ta in­hós­pi­to

RA­CIO­NES DE LE­TRAS

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Revista Noticias Opinión Deportes - Por José Ra­fael Lan­ti­gua Es­te li­bro no es fic­ción. Ape­nas he­mos he­cho un re­su­mé de su es­pe­luz­nan­te con­te­ni­do. Es ne­ce­sa­rio que lo lean. www.jr­lan­ti­gua.com

EL MUN­DO ES­TA­BA EXAC­TA­MEN­TE así, an­tes de la pan­de­mia. Las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por llu­vias di­lu­via­nas es­ta­ban anegan­do pue­ble­ci­tos de Es­ta­dos Uni­dos, una y otra vez, de­jan­do prác­ti­ca­men­te en rui­nas a sus po­bla­do­res. De­ce­nas de lu­ga­res en dis­tin­tas par­tes del mun­do es­ta­ban su­frien­do olas de ca­lor ex­tre­mo, al­can­zan­do en el día tem­pe­ra­tu­ras so­bre los 49 gra­dos y en la no­che so­bre los 42. De Den­ver a Ota­wa, de In­gla­te­rra a Ir­lan­da, de Ar­me­nia a Ru­sia, de Omán a Que­bec, de­ce­nas de per­so­nas mo­rían a cau­sa del ca­lor. El oes­te de Es­ta­dos Uni­dos aca­ba­ba de sen­tir el pa­vor de cien in­cen­dios fo­res­ta­les, lo su­fi­cien­te­men­te gran­des pa­ra de­cir que uno, en Ca­li­for­nia, cal­ci­nó más de 1.600 hec­tá­reas en un día, y otro, en Co­lo­ra­do, pro­vo­có una erup­ción de lla­mas que creó un nue­vo tér­mino: tsu­na­mi de fue­go, en­gu­llen­do to­da una zo­na re­si­den­cial. Mien­tras tan­to, las llu­vias bí­bli­cas arra­sa­ban tam­bién en Ja­pón, don­de más de un mi­llón de per­so­nas de­bió ser eva­cua­da de sus ho­ga­res. En Chi­na, un ti­fón obli­ga­ba a 2.45 mi­llo­nes de per­so­nas a ser tras­la­da­das a otros lu­ga­res. El hu­ra­cán Flo­ren­ce ha­cía ape­nas un par de años que ha­bía gol­pea­do a Ca­ro­li­na del Nor­te, trans­for­man­do la ciu­dad por­tua­ria de Wil­ming­ton en una is­la, y gran­des ex­ten­sio­nes de es­te es­ta­do nor­te­ame­ri­cano que­da­ron cu­bier­tas de es­tiér­col y ce­ni­za. Ca­si al mis­mo tiem­po, esa mis­ma re­gión y otras ale­da­ñas vie­ron sur­gir de­ce­nas de tor­na­dos con el con­si­guien­te desas­tre aña­di­do. In­dia, por en­ton­ces, su­fría las peo­res inun­da­cio­nes en cien años, al tiem­po que un hu­ra­cán en el Pa­cí­fi­co bo­rra­ba del ma­pa por com­ple­to la is­la del Es­te, en Ha­wái. Ha­cía ape­nas unos po­cos me­ses que Ca­li­for­nia vol­vía a ser arra­sa­da por un in­cen­dio que se con­si­de­ró en­ton­ces co­mo el más mor­tí­fe­ro de su his­to­ria, el in­cen­dio Camp, que se lle­vó de fa­ro a de­ce­nas de per­so­nas y mu­chas más se con­si­de­ra­ron des­apa­re­ci­das. Muy cer­ca, ocu­rría el in­cen­dio Wool­sey, en las pro­xi­mi­da­des de Los Án­ge­les, que obli­gó a la sa­li­da de sus ho­ga­res a unas 170 mil per­so­nas.

El mun­do es­tá exac­ta­men­te así en me­dio de la pan­de­mia. Al­gu­nos re­gis­tros vi­sua­les en las re­des so­cia­les nos pre­sen­tan el her­mo­so pa­no­ra­ma de los ca­na­les ve­ne­cia­nos lim­pios y po­bla­dos de pe­ces, o al­gu­nos ma­res don­de han vuel­to a ver­se del­fi­nes y ba­lle­nas que te­nían de­ce­nas de años sin ser ob­ser­va­das, o ciu­da­des muy po­bla­das que vol­vían a dis­fru­tar de ai­re lim­pio y fres­co, sin el smog que los ha arro­pa­do por dé­ca­das. Ape­nas es un signo po­si­ti­vo de lo que po­dría me­jo­rar el pla­ne­ta si de­ci­di­mos com­ba­tir jun­tos la cau­sa del cam­bio cli­má­ti­co. Em­pe­ro, la reali­dad es otra. Mu­chos pre­go­nan una “nue­va nor­ma­li­dad” cuan­do se cie­rren las vál­vu­las del con­ta­gio por el co­ro­na vi­rus, pa­re­cien­do ig­no­rar que es­ta­mos vi­vien­do una “nue­va nor­ma­li­dad” des­de ha­ce ra­to a cau­sa de los ga­ses de in­ver­na­de­ro, el ca­len­ta­mien­to glo­bal, los in­cen­dios fo­res­ta­les, la fre­cuen­cia ca­da vez ma­yor de hu­ra­ca­nes des­truc­ti­vos, la vo­ra­ci­dad de los tor­na­dos y los efec­tos eco­nó­mi­cos del cam­bio cli­má­ti­co. “Co­mo un pro­ge­ni­tor, el sis­te­ma cli­má­ti­co que nos crio, y en el que se crio tam­bién to­do lo que co­no­ce­mos co­mo cul­tu­ra y civilizaci­ón hu­ma­nas, ya ha muer­to”, me lo re­cuer­da Da­vid Wa­lla­ce-wells. He­mos des­com­pues­to el mun­do na­tu­ral y aho­ra ese sis­te­ma se vuel­ve con­tra no­so­tros. Wa­lla­ce Smith Broec­ker, el ocea­nó­gra­fo que creó el tér­mino “ca­len­ta­mien­to glo­bal”, di­jo que el pla­ne­ta es “una bes­tia ai­ra­da”. Hay mu­chas com­pro­ba­cio­nes. Pron­to, el oto­ño de­ja­rá de mos­trar sus her­mo­sos to­nos na­ran­ja y ro­jo que ins­pi­ró a tan­tos ar­tis­tas, por­que los ár­bo­les se vol­ve­rán par­dos. Las plan­tas de ca­fé en La­ti­noa­mé­ri­ca de­ja­rán de dar sus fru­tos. Las ca­sas de pla­ya se ten­drán que cons­truir en pro­mon­to­rios ca­da vez más al­tos y aún así no de­ja­rán de ser al­can­za­dos por las aguas. En los úl­ti­mos cua­ren­ta años han muer­to más de la mi­tad de los ani­ma­les ver­te­bra­dos. En vein­ti­cin­co años han des­apa­re­ci­do las tres cuar­tas par­tes de la po­bla­ción de in­sec­tos vo­la­do­res. La po­li­ni­za­ción de las flo­res ha si­do al­te­ra­da. Las rutas de mi­gra­ción de pes­ca­dos co­mo el ba­ca­lao se han des­pla­za­do a nue­vos lu­ga­res, lo que ha afec­ta­do la economía de las co­mu­ni­da­des de pes­ca­do­res que han vi­vi­do de ese sus­ten­to du­ran­te si­glos. Los osos ya no cumplen sus há­bi­tos de hi­ber­na­ción y per­ma­ne­cen des­pier­tos du­ran­te to­do el in­vierno. Es­tá ocu­rrien­do otro fe­nó­meno ex­tra­ño: es­pe­cies que por si­glos se re­pro­du­je­ron ale­ja­das de otras, aho­ra pro­crean en­tre ellas crean­do nue­vas es­pe­cies, co­mo el oso gro­lar y el co­yo­lo­bo. Mia­mi y Puer­to Ri­co fi­gu­ran en to­dos los estudios cien­tí­fi­cos co­mo ciu­da­des que des­apa­re­ce­rán den­tro de trein­ta o cin­cuen­ta años, a cau­sa del cre­ci­mien­to de las aguas de los ma­res y las inun­da­cio­nes, lo cual po­dría afec­tar tam­bién a is­las co­mo Cu­ba, don­de son co­no­ci­das y nor­ma­les las inun­da­cio­nes habaneras, y la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Se pre­vé que las is­las grie­gas que­den cu­bier­tas pa­ra siem­pre por el pol­vo del Sáha­ra. Las pan­de­mias se du­pli­ca­rán y se­gui­rán apa­re­cien­do nue­vas en­fer­me­da­des, co­mo se ha de­mos­tra­do en las tres úl­ti­mas dé­ca­das. La ma­la­ria y el den­gue, por ejem­plo, con­si­de­ra­das co­mo en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les, no tar­da­rán de fas­ti­diar las vi­das de la gen­te de Co­pen­ha­gue y Chica­go. Ya es­tán ocu­rrien­do, y se agu­di­za­rán, los ho­lo­caus­tos cli­má­ti­cos. En un mun­do con 2 gra­dos más ca­lien­te, la con­ta­mi­na­ción del ai­re ma­ta­rá 150 mi­llo­nes de per­so­nas. O sea mu­cho más que los ga­sea­dos o in­ci­ne­ra­dos por Hitler y las víc­ti­mas del Gran Sal­to Ade­lan­te de Sta­lin. Es­te mis­mo año, mo­ri­rán 7 mi­llo­nes de per­so­nas por la con­ta­mi­na­ción del ai­re, ci­fra que es­ta­mos ca­si se­gu­ros no al­can­za­rá la pan­de­mia del CO­VID-19 ni de lejos. El mun­do se de­gra­da y el ho­ri­zon­te de las po­si­bi­li­da­des hu­ma­nas es­tá drás­ti­ca­men­te re­du­ci­do.

Los ele­men­tos del caos jus­to en es­te mo­men­to son: las muer­tes por ca­lor (ha­brá zo­nas que que­da­rán in­ha­bi­li­ta­das pa­ra vi­vir, Phoe­nix por ejem­plo); he­mos de­ja­do atrás pa­ra siem­pre los ran­gos de tem­pe­ra­tu­ras ha­bi­ta­bles que co­no­ció el pla­ne­ta por si­glos. Las plan­tas eléc­tri­cas a car­bón se han du­pli­ca­do des­de el año 2000, lle­van­do Chi­na la van­guar­dia en es­te pro­ce­so. Si ese ejem­plo se pu­sie­se en prác­ti­ca en to­do el mun­do, el ca­len­ta­mien­to al­can­za­ría los 5 gra­dos en 2100. Ya sa­ben to­dos lo que sig­ni­fi­ca só­lo 2 gra­dos. El es­trés tér­mi­co, jun­to a la in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria, que en Es­ta­dos Uni­dos ha de­mos­tra­do que es de­fi­cien­te, las olas de ca­lor pro­vo­ca­rán mi­les de muer­tos. Ham­bru­na. Ca­da gra­do de ca­len­ta­mien­to dis­mi­nu­ye en un 10% el ren­di­mien­to de las co­se­chas. Si con­for­me Na­cio­nes Uni­das de aquí a cin­cuen­ta años ne­ce­si­ta­re­mos el do­ble de ali­men­tos pa­ra sa­tis­fa­cer el con­su­mo de la po­bla­ción mun­dial, la po­si­bi­li­dad de ham­bru­nas no lu­ce im­po­si­ble. Las emi­sio­nes glo­ba­les de car­bono, el in­cre­men­to de in­sec­tos, hon­gos y en­fer­me­da­des con los que ten­drán que lu­char los agri­cul­to­res con sus cul­ti­vos, ha­ce im­pre­de­ci­ble el fu­tu­ro. Ano­te­mos es­tos da­tos: a pe­sar del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial, el ham­bre no ha si­do po­si­ble ex­tir­par­la del glo­bo. Hay 800 mi­llo­nes de per­so­nas malnu­tri­das y de es­ta can­ti­dad 100 mi­llo­nes pa­san ham­bre a cau­sa de los desas­tres cli­má­ti­cos. Si agre­ga­mos a es­ta reali­dad lo que se co­no­ce co­mo “ham­bre ocul­ta”, por la de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas es­tán ya afec­ta­das por la pan­de­mia del ham­bre. Aho­ga­mien­to. Los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran des­de ha­ce ra­to que el mar se vol­ve­rá mor­tí­fe­ro. En los me­nos de 80 años que que­dan de es­te si­glo –pa­ra que se ten­ga una idea- des­apa­re­ce­rán to­das las pla­yas co­no­ci­das, el Cen­tro Es­pa­cial Ken­nedy, la ma­yor ba­se na­val de Es­ta­dos Uni­dos, la se­de de Fa­ce­book, las is­las Mars­hall, to­das las Mal­di­vas, la ma­yor par­te de Ban­gla­dés, bue­na par­te de Flo­ri­da, Ve­ne­cia, pue­blos com­ple­tos de Los Án­ge­les, la Ca­sa Blan­ca, Mar-a-la­go, la re­si­den­cia de des­can­so del pre­si­den­te Trump (que ya la ha­brán he­re­da­do sus hi­jos o es­ta­rá ven­di­da a otro mag­na­te), Ca­yo Hue­so, y de­ja­mos de con­tar. La tie­rra se re­du­ci­rá y mu­chas ciu­da­des que­da­rán ba­jo las aguas, en Europa, Asia, Orien­te. In­cen­dios, de­fo­res­ta­ción (co­mo la que eje­cu­ta Bol­so­na­ro en la Ama­zo­nía bra­si­le­ña), con las con­si­guien­tes li­be­ra­cio­nes de gi­ga­to­ne­la­das de car­bono; los desas­tres no-na­tu­ra­les, la cri­sis de agua, que ape­nas en 10 años re­que­ri­rá de un 40% más en la de­man­da; la muer­te de los la­gos, los océa­nos mo­ri­bun­dos que ca­da año ven re­du­ci­dos sus cau­da­les a cau­sa de las re­duc­cio­nes brus­cas de oxí­geno; el ai­re irres­pi­ra­ble, co­mo con­se­cuen­cia de un ai­re más ca­lien­te, su­cio y car­ga­do (agre­gue­mos la pre­sen­cia del plás­ti­co); las pan­de­mias del ca­len­ta­mien­to, anun­cia­das des­de ha­ce años sin que na­die hi­cie­ra ca­so y que ya se ha vis­to cla­ra­men­te có­mo fun­cio­nan; los mos­qui­tos se glo­ba­li­za­rán, no ha­brá en­fer­me­dad que no re­co­rra el pla­ne­ta, los vi­rus se con­ta­rán por mi­llo­nes; los co­lap­sos eco­nó­mi­cos y los conflictos cli­má­ti­cos que po­cos co­no­cen (el ca­lor en ex­ce­so y la fal­ta de ai­re ori­gi­na vio­len­cia y gue­rras, sui­ci­dios y ma­tan­zas). Y las mi­gra­cio­nes ma­si­vas, no tan só­lo fron­te­ri­zas, que se­pa­ra­rán a de­ce­nas de mi­llo­nes de sus tie­rras an­ces­tra­les, pa­ra siem­pre. Es lo que se de­no­mi­na cam­bio cli­má­ti­co an­tro­po­gé­ni­co.

Es­tos breves da­tos per­mi­ten con­si­de­rar que es­ta­mos en la cuen­ta re­gre­si­va ha­cia el apo­ca­lip­sis. Es pu­ra reali­dad. Pe­ro, hay tiem­po pa­ra im­pe­dir­lo. Hay po­si­bi­li­da­des pa­ra la es­pe­ran­za. Ne­ce­si­ta­rá de vo­lun­tad po­lí­ti­ca, pe­ro tam­bién de edu­ca­ción ciu­da­da­na y de com­por­ta­mien­tos co­lec­ti­vos. Es ta­rea in­men­sa, pe­ro via­ble. La ma­yor par­te del desas­tre no lo vi­vi­re­mos, pe­ro sí nues­tros hi­jos, nie­tos y biz­nie­tos. ¿Le de­ja­re­mos es­te pla­ne­ta in­hós­pi­to a ellos, en plan zom­bie? “Na­die quie­re ver ve­nir el desas­tre, pe­ro quie­nes mi­ran lo ven”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.