Pe­li­gro­sa gue­rra en con­tra de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro

El pro­tec­cio­nis­mo du­ran­te una cri­sis só­lo con­cen­tra el ries­go a ni­vel na­cio­nal y dis­mi­nu­ye las eco­no­mías de es­ca­la

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias Financial Times - Mar­tin Wolf

“Una de las co­sas que es­ta cri­sis nos ha en­se­ña­do, se­ñor, es que de­pen­de­mos pe­li­gro­sa­men­te de una ca­de­na de su­mi­nis­tro glo­bal pa­ra nues­tros me­di­ca­men­tos, co­mo la pe­ni­ci­li­na; pa­ra nues­tros su­mi­nis­tros mé­di­cos, co­mo las mas­ca­ri­llas; y pa­ra nues­tro equi­po mé­di­co, co­mo los ventilador­es me­cá­ni­cos”. Fue así co­mo Pe­ter Na­va­rro, un in­flu­yen­te ase­sor del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, ex­tra­jo lec­cio­nes de la cri­sis de COVID-19 apli­ca­bles a la po­lí­ti­ca co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se.

Es­te pun­to de vis­ta es se­duc­tor pa­ra los pro­tec­cio­nis­tas. Pe­ro es­tá equi­vo­ca­do. La lec­ción de la cri­sis es es­tar me­jor pre­pa­ra­do. La au­to­su­fi­cien­cia en ma­te­ria de “pro­duc­tos esen­cia­les” no se­ría una bue­na ma­ne­ra de lo­grar­lo. Por el con­tra­rio, se­ría un cos­to­so error.

Los ata­ques a las ca­de­nas de su­mi­nis­tro trans­fron­te­ri­zas no de­ben ver­se de for­ma ais­la­da. Las más re­cien­tes pre­vi­sio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) su­gie­ren que el co­lap­so del co­mer­cio aho­ra pu­die­ra ser mu­cho ma­yor que lo que fue en res­pues­ta a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008. Se­ría ex­tre­ma­da­men­te per­ju­di­cial si los le­gis­la­do­res res­pon­die­ran a la drás­ti­ca re­duc­ción en las ex­por­ta­cio­nes de sus paí­ses fre­nan­do las im­por­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, eso es lo que sig­ni­fi­ca la “re­pa­tria­ción de la pro­duc­ción” (co­no­ci­da en in­glés co­mo “res­ho­ring”) for­za­da de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro. Es­to re­pre­sen­ta­ría otro asal­to al co­mer­cio li­be­ral.

COVID-19 más bien pro­vo­có una ola de res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción. Los pro­duc­tos cu­bier­tos por es­tas prohi­bi­cio­nes y res­tric­cio­nes va­rían. Pe­ro la ma­yo­ría de ellas se cen­tra­ron en su­mi­nis­tros mé­di­cos (mas­ca­ri­llas y pro­tec­to­res fa­cia­les, por ejem­plo) y en pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos y equi­pos mé­di­cos (ventilador­es me­cá­ni­cos, por ejem­plo).

Es­tas res­tric­cio­nes son le­ga­les. Pe­ro eso no ha­ce que sean sen­sa­tas. En una co­lec­ción de en­sa­yos so­bre Covid-19 y la po­lí­ti­ca co­mer­cial, Ri­chard Bald­win, del Ins­ti­tu­to de Pos­gra­do en Gi­ne­bra, y Si­mon Eve­nett, de la Uni­ver­si­dad de St. Ga­llen, pre­gun­ta­ron: “¿De­be­rían reac­cio­nar los go­bier­nos an­te las cri­sis sa­ni­ta­ria, eco­nó­mi­ca y co­mer­cial gi­ran­do ha­cia aden­tro?”. La res­pues­ta es: No. “Gi­rar ha­cia aden­tro no ayu­da­rá en la lu­cha ac­tual en con­tra de COVID-19. El co­mer­cio no es el pro­ble­ma; es par­te de la so­lu­ción”.

Hay que re­cor­dar que el pro­ble­ma no te­nía que ver con el co­mer­cio, sino con la fal­ta de su­mi­nis­tros. Las res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción sim­ple­men­te reasig­nan las es­ca­se­ces, tras­la­dán­do­las a paí­ses con la me­nor ca­pa­ci­dad. Una res­pues­ta na­tu­ral a es­ta ex­pe­rien­cia es que ca­da país in­ten­te ser au­to­su­fi­cien­te en cuan­to a to­do pro­duc­to que pue­da re­sul­tar ser re­le­van­te. Eso es lo que el Sr. Na­va­rro ha su­ge­ri­do que EEUU de­be­ría ha­cer.

Sin em­bar­go, las em­pre­sas per­de­rían eco­no­mías de es­ca­la con­for­me los mer­ca­dos mun­dia­les se frag­men­ta­ran. Su ca­pa­ci­dad pa­ra in­ver­tir en in­no­va­ción se re­du­ci­ría. Só­lo las eco­no­mías más gran­des y más avan­za­das po­drían po­si­ble­men­te bus­car la au­to­su­fi­cien­cia en tan am­plia ga­ma de tec­no­lo­gías. Pa­ra to­dos los de­más paí­ses, es­to se­ría un ca­lle­jón sin sa­li­da.

Más re­le­van­te aún es que la au­to­su­fi­cien­cia no re­pre­sen­ta, en lo ab­so­lu­to, una ga­ran­tía de ma­yor se­gu­ri­dad. En su ca­pí­tu­lo en el li­bro edi­ta­do por los pro­fe­so­res Bald­win y Eve­nett, Sé­bas­tien Mi­rou­dot, de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), útil­men­te pre­sen­tó la di­fe­ren­cia en­tre “re­si­lien­cia” y “ro­bus­tez”. La pri­me­ra se re­fie­re a la ca­pa­ci­dad de vol­ver a las ope­ra­cio­nes nor­ma­les des­pués de una dis­rup­ción; la se­gun­da se re­fie­re a la ca­pa­ci­dad de man­te­ner las ope­ra­cio­nes en mar­cha du­ran­te una cri­sis.

Du­ran­te una pan­de­mia, la se­gun­da es pro­ba­ble­men­te la más re­le­van­te. Es ne­ce­sa­rio te­ner ac­ce­so a su­mi­nis­tros esen­cia­les en una pan­de­mia, aun­que tam­bién es ne­ce­sa­rio po­der res­ta­ble­cer la pro­duc­ción rá­pi­da­men­te si par­te de ella se ve dis­rum­pi­da.

La for­ma ob­via de lo­grar ro­bus­tez es di­ver­si­fi­car los pro­vee­do­res a tra­vés de múl­ti­ples ubi­ca­cio­nes. Pro­du­cir en el pro­pio país no es ga­ran­tía de ro­bus­tez. Cual­quier ubi­ca­ción da­da puede ver­se afec­ta­da por una pan­de­mia, un hu­ra­cán, un te­rre­mo­to, una inun­da­ción, una huel­ga, un dis­tur­bio ci­vil o in­clu­so una gue­rra. Con­cen­trar la pro­duc­ción en un mis­mo lu­gar, in­clu­so en el país pro­pio, es arries­ga­do.

La ro­bus­tez en el su­mi­nis­tro se puede lo­grar a tra­vés de una mez­cla de una mul­ti­pli­ci­dad de pro­vee­do­res con exis­ten­cias de pro­duc­tos esen­cia­les. La po­si­bi­li­dad de im­por­tar au­men­ta el nú­me­ro po­ten­cial de pro­vee­do­res y, po­si­ble­men­te, tam­bién el ac­ce­so a su­pe­rá­vits de exis­ten­cias. Sin em­bar­go, la pro­tec­ción con­cen­tra el ries­go do­més­ti­ca­men­te; re­du­ce la di­ver­si­dad de pro­vee­do­res po­ten­cia­les; y dis­mi­nu­ye la pre­sión de la com­pe­ten­cia y de las eco­no­mías de es­ca­la.

Has­ta aho­ra, las ca­de­nas de su­mi­nis­tro mun­dia­les de pro­duc­tos de sa­lud han re­sul­ta­do ser ro­bus­tas. El Sr. Mi­rou­dot se­ña­ló la ca­pa­ci­dad de Co­rea del Sur pa­ra su­mi­nis­trar kits de prue­ba pa­ra COVID-19 a ni­vel mun­dial. Él ha ar­gu­men­ta­do que la ca­pa­ci­dad del país de ex­pan­dir el su­mi­nis­tro rá­pi­da­men­te “re­quie­re redes in­ter­na­cio­na­les, ca­li­fi­ca­dos ge­ren­tes en la ca­de­na de su­mi­nis­tro, reac­ti­vi­dad y agi­li­dad. Es­te ti­po de ex­pe­rien­cia sen­ci­lla­men­te no pro­vie­ne de la pro­duc­ción lo­cal y de las ac­ti­vi­da­des pro­te­gi­das de la com­pe­ten­cia”, él ex­pli­có.

En­ton­ces, ¿có­mo se­ría una po­lí­ti­ca sen­sa­ta? Una en la que hu­bie­ra es­fuer­zos na­cio­na­les y glo­ba­les pa­ra iden­ti­fi­car los pro­duc­tos esen­cia­les ne­ce­sa­rios en ca­so de va­rias emer­gen­cias. Lue­go se rea­li­za­ría un se­gui­mien­to de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro y de los in­ven­ta­rios re­le­van­tes, tan­to na­cio­na­les co­mo mun­dia­les.

Pa­ra lo­grar es­to, se ne­ce­si­ta­rían or­ga­nis­mos na­cio­na­les y glo­ba­les res­pe­ta­dos y bien fi­nan­cia­dos tra­ba­jan­do junto con la industria pri­va­da. Es­to de­be­ría con­si­de­rar­se co­mo una preocupaci­ón fun­da­men­tal de se­gu­ri­dad. Des­pués de to­do, la pan­de­mia ha plan­tea­do una ame­na­za a la se­gu­ri­dad mu­cho ma­yor que las ame­na­zas mi­li­ta­res que los go­bier­nos han es­ta­do gas­tan­do bi­llo­nes de dó­la­res en con­te­ner.

up

Lea el aná­li­sis com­ple­to en dia­rio­li­bre.com/eco­no­mia/fi­nan­cial-ti­mes

Su­mi­nis­tro, esen­cial en pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.