El “cam­bio” va, pe­ro…

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Jo­sé Luis Ta­ve­ras

La pan­de­mia nos re­ga­ló la cua­ren­te­na y, con ella, ca­si cin­co me­ses de en­cie­rro. Nos fal­tó ima­gi­na­ción pa­ra ha­cer co­sas. El ocio es­tre­nó an­to­jos y des­per­di­gó tiem­po. Con unas elec­cio­nes re­pues­tas y otras apla­za­das, so­por­ta­mos la es­pe­ra más lar­ga pa­ra me­di­tar el vo­to. Em­pe­za­mos con 33 as­pi­ran­tes y que­da­ron sie­te can­di­da­tos.

En teo­ría es­te se­ría el su­fra­gio más re­fle­xi­vo de to­dos los tiem­pos. A es­ta al­tu­ra de­be­ría­mos sa­ber de me­mo­ria los pla­nes de ca­da can­di­da­to, pe­ro in­só­li­ta­men­te la ma­yo­ría se ha es­con­di­do has­ta de sus som­bras. En eva­sio­nes al­gu­nos se han he­cho acró­ba­tas. La pan­de­mia les dio mo­ti­vos pa­ra huir­le al es­cru­ti­nio elec­to­ral y de pa­so les pres­tó fa­chas pa­ra ocu­par­se de una aten­ción que le co­rres­pon­de al Es­ta­do.

Se re­cuer­dan po­cas cam­pa­ñas con tan­tos des­plan­tes a de­ba­tes pú­bli­cos y más aun do­mi­na­das por la au­to­cen­su­ra o la glo­so­fo­bia. Eso di­ce mu­cho de lo in­se­gu­ros que se sien­ten la ma­yo­ría de los can­di­da­tos; de los mie­dos a ser co­no­ci­dos (¿o des­cu­bier­tos?). Han te­ni­do me­jo­res desem­pe­ños ocul­tan­do ca­ren­cias que de­mos­tran­do ca­pa­ci­da­des. So­lo el di­ne­ro ha ha­bla­do en tono al­to, ca­llan­do to­da ra­zón con apa­rien­cias em­bus­te­ras. Las ex­po­si­cio­nes sin li­bre­tos ni fil­tros han si­do ve­da­das. Un per­for­man­ce de ma­ke up, to­mas fa­cia­les, ta­mi­ces di­gi­ta­les y ar­tes grá­fi­cas.

Lo más hu­mano han si­do las do­na­cio­nes por la pan­de­mia: pu­ra fi­lan­tro­pía de mi­cro­on­das que pro­cla­ma a vi­va voz sus fa­cho­sas obras. Cuan­do a al­gu­nos de ellos les ha to­ca­do ha­blar en fo­ros de tra­di­ción, si no lo ha­cen a puer­tas ce­rra­das, en­ton­ces abu­rren con diag­nós­ti­cos con­sa­bi­dos y un cre­do de in­ten­cio­nes abs­trac­tas que mu­chas ve­ces ni ellos mis­mos en­tien­den. Y es que son teó­ri­cos de lo ob­vio, ex­per­tos en cli­chés y eru­di­tos en na­de­rías.

¿Quién co­no­ce las ba­ses de sus pro­pues­tas? Eso no cuen­ta. De­be­mos con­fiar en el “dé­ja­me­lo a mí”, en las “man­gas cor­tas” o en “el cam­bio” (¿a qué?). Fren­te a ese cua­dro de in­si­pien­cias nos ace­cha el ojo de una pan­de­mia re­bro­ta­da pa­ra re­ci­bir en se­ma­nas el tras­pa­so de man­do con una eco­no­mía en ru­ta re­ce­si­va, pre­sio­nes es­pe­cu­la­ti­vas a la ta­sa de cam­bio, mi­les de em­pre­sas ce­rra­das, gen­te en la ca­lle sin di­ne­ro ni em­pleo, un de­cre­ci­mien­to de los in­gre­sos, los bie­nes, los ser­vi­cios y las in­ver­sio­nes.

¿Dón­de es­tán los pla­nes de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca de ca­da can­di­da­to pa­ra la cri­sis sa­ni­ta­ria que vi­vi­mos? ¿Cuá­les son sus po­lí­ti­cas, es­tí­mu­los, con­tro­les y ba­ses pre­su­pues­ta­rias? El país no aca­ba ni co­mien­za con las elec­cio­nes: al día si­guien­te se­re­mos los mis­mos do­mi­ni­ca­nos, con más ex­pec­ta­ti­vas que hoy, con­di­ción que le agre­ga pre­sión a quien en es­tas cir­cuns­tan­cias re­sul­te ga­na­dor y le to­que sor­tear una de las cri­sis más dra­má­ti­cas de lo que va de si­glo.

En par­te, el elec­to­ra­do ha con­sen­ti­do las omi­sio­nes de los can­di­da­tos por el har­taz­go de un Go­bierno de ocho años, pe­ro a quien ga­ne le co­bra­rá con al­tos ré­di­tos la des­aten­ción a deu­das pen­dien­tes, co­mo la im­pu­ni­dad. Eso es lo que re­ve­la la re­cien­te en­cues­ta Greenberg-dia­rio Li­bre pu­bli­ca­da en el día de ayer, en la que un 68 % apo­ya que se so­me­ta a la Jus­ti­cia a los co­rrup­tos del PLD. En esa de­man­da no ha­brá va­ci­la­cio­nes. Es­toy per­sua­di­do de que el Go­bierno que re­sul­te de es­tas elec­cio­nes con­fron­ta­rá tem­pra­na­men­te una cri­sis de es­ta­bi­li­dad si se aven­tu­ra a ac­tua­cio­nes blan­das, per­mi­si­vas o des­tem­pla­das por arre­glos po­lí­ti­cos o ata­du­ras em­pre­sa­ria­les.

Es­ta so­cie­dad ha mos­tra­do los múscu­los de su de­ter­mi­na­ción pa­ra no dis­pen­sar una nue­va es­ta­fa. Lo reite­ro: pe­na del pre­si­den­te que ven­ga con pa­li­de­ces en el tra­to de una exi­gen­cia que ha mo­vi­do a una bue­na par­te del elec­to­ra­do al cam­bio, co­mo lo re­ve­la la alu­di­da en­cues­ta Greenberg-dia­rio Li­bre cuan­do in­di­ca que la ma­yo­ría de los en­cues­ta­dos opi­nan que el de­seo de cam­bio es la ma­yor mo­ti­va­ción pa­ra acu­dir a las ur­nas y que la sa­lud, el des­em­pleo y la co­rrup­ción son los te­mas de ma­yor preocupaci­ón.

El men­sa­je es inequí­vo­co y con­tun­den­te, co­mo pa­ra que lue­go no ha­ya asom­bros ni ex­cu­sas: el elec­to­ra­do ma­yo­ri­ta­rio apo­ya un “cam­bio”, pe­ro “a cam­bio” de ac­cio­nes con­clu­yen­tes en con­tra de la co­rrup­ción. No hay es­pa­cio pa­ra el bo­rrón y cuen­ta nue­va. Se tra­ta de una ex­pec­ta­ti­va so­cial prio­ri­ta­ria en las me­di­cio­nes de los úl­ti­mos quin­ce años. De ma­ne­ra que el cam­bio se­rá va­lo­ra­do por los lo­gros en una ma­te­ria re­pro­ba­da in­ten­cio­nal­men­te por to­dos los go­bier­nos an­te­rio­res. Si hay un te­ma que con­vo­ca in­dig­na­ción es la im­pu­ni­dad, mo­ti­vo de to­das las con­cen­tra­cio­nes y pro­tes­tas que Da­ni­lo Me­di­na tu­vo que to­le­rar du­ran­te sus go­bier­nos y la ra­zón pa­ra que el pre­si­den­te pro­cu­ra­ra a tra­vés de la re­lec­ción una sa­li­da in­dem­ne. Y no nos re­fe­ri­mos al mon­ta­je de car­pas cir­cen­ses con ex­pe­dien­tes es­pec­ta­cu­la­res pa­ra ex­ci­tar el mor­bo pú­bli­co, ni si­quie­ra a nom­brar co­mo pro­cu­ra­do­ra a una per­so­na in­de­pen­dien­te o de bue­na ima­gen mo­ral; se tra­ta de un abor­da­je es­truc­tu­ral que im­pli­que re­for­mas ope­ra­ti­vas, nor­ma­ti­vas e ins­ti­tu­cio­na­les su­je­tas a pre­su­pues­tos. Si el pre­si­den­te ele­gi­do no re­ve­la ese com­pro­mi­so con una agen­da de pe­so y cum­pli­mien­to en los pri­me­ros cien días de su go­bierno, se aho­ga­rá en la des­apro­ba­ción en me­dio de las enor­mes pre­sio­nes so­cia­les que desata­rá la re­ce­sión cau­sa­da por una pan­de­mia sin va­cu­na has­ta fi­na­les del año 2021. De ma­ne­ra que se quie­re el cam­bio, pe­ro pa­ra ha­cer el cam­bio… Es­ta­re­mos vi­gi­lan­tes.

El men­sa­je es inequí­vo­co y con­tun­den­te, co­mo pa­ra que lue­go no ha­ya asom­bros ni ex­cu­sas: el elec­to­ra­do ma­yo­ri­ta­rio apo­ya un “cam­bio”, pe­ro “a cam­bio” de ac­cio­nes con­clu­yen­tes en con­tra de la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.