Una so­cie­dad sin ros­tro

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Vir­gi­lio Ma­la­gón Ál­va­rez

Los pue­blos en su trán­si­to de hor­das tras­hu­man­tes a con­glo­me­ra­dos com­pac­ta­dos por el sen­ti­do de su­per­vi­ven­cia, siem­pre han con­ser­va­do una sin­gu­la­ri­dad in­de­le­ble: el ros­tro hu­mano.

La hu­ma­ni­dad, con esa ur­gen­cia bio­ló­gi­ca y afec­ti­va de que­rer co­mu­ni­car­se, siem­pre ha pro­yec­ta­do es­ta ne­ce­si­dad a tra­vés de ges­tos y ric­tus de su faz ex­pre­si­va e in­dul­gen­te.

El ros­tro hu­mano, por en­de, ha evo­lu­cio­na­do co­mo el vincu­lo más po­de­ro­so en­tre los ho­mí­ni­dos prehis­tó­ri­cos-an­tro­po­mor­fos y el evo­lu­cio­na­do ho­mo sa­piens.

Es es­te vincu­lo cua­si-di­vino el res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­ca­ción pri­ma­ria que lue­go fue re­for­za­da con la ar­ti­cu­la­ción de fo­ne­mas que evo­lu­cio­na­ron en ger­ma­nías, ono­ma­to­pe­yas, pa­la­bras, fra­ses lé­xi­co y lue­go len­guas.

Sin el ros­tro, el hu­mano ja­más po­dría acen­tuar sus pa­re­ce­res, de­ci­res y di­re­tes. En otras pa­la­bras, su evo­lu­ción se ha­bría trun­ca­do y per­ma­ne­ci­do en un lim­bo his­tó­ri­co in­tras­cen­den­te.

Una son­ri­sa de­rri­ba ba­rre­ras, abre puer­tas, ins­pi­ra con­fian­za, re­fle­ja pi­car­día y da un há­li­to de es­pe­ran­za; una mue­ca, to­do lo con­tra­rio.

Un ce­ño frun­ci­do de­mues­tra una ad­ver­ten­cia in­ne­go­cia­ble don­de es­ta en jue­go el li­de­raz­go y la au­to­ri­dad.

Una mi­ra­da se lle­va por de­lan­te to­do re­ca­to y pu­dor exis­ten­te; una mi­ra­da desor­bi­ta­da com­pi­te con un ce­ño frun­ci­do.

Un sus­pi­ro a tiem­po evi­ta una pos­te­rior de­silu­sión.

Un asom­bro, se puede con­ver­tir en la su­ma­to­ria de to­das las pre­ce­den­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Con lo an­te­rior, he que­ri­do re­sal­tar la im­por­tan­cia del ros­tro hu­mano, el cual hoy día es­tá cu­bier­to.

Una so­cie­dad sin ros­tro, amor­da­za­da por una vul­gar mas­ca­ri­lla, no puede ex­pre­sar­se a sus an­chas co­mo tam­po­co puede trans­mi­tir la tan ne­ce­sa­ria sim­bo­lo­gía de la su­per­vi­ven­cia emo­cio­nal y aními­ca.

Nos es­ta­mos con­vir­tien­do en se­res ono­ma­to­pé­yi­cos cu­yo úni­co re­cur­so son las se­ñas y ges­tos cru­dos y muy ela­bo­ra­dos; es­tas, au­pa­das por el uso del te­lé­fono “in­te­li­gen­te”; ya ni los sel­fies cum­plen su fun­ción so­cial de­bi­do a la des­apa­ri­ción del ros­tro hu­mano.

La ha­li­to­sis se ha con­ver­ti­do en una pa­to­lo­gía en­dé­mi­ca peor que el con­ta­gio pan­dé­mi­co que hoy nos ocu­pa.

Con el uso con­ti­nuo de es­te ade­fe­sio de mor­fo­lo­gía va­rio­pin­ta, nues­tra so­cie­dad no po­drá real­men­te ex­pre­sar sus emo­cio­nes de ma­ne­ra diá­fa­na y ex­pre­si­va. To­do se con­cep­tua­li­za­rá de­trás de la cor­ti­na de mem­bra­na la­mi­nar de ma­ne­ra trunca y fa­laz.

¡Dios nos am­pa­re en su san­ta mas­ca­ra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.