¿Quién ca­no­ni­zó al Al­mi­ran­te?

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Gui­ller­mo Pi­ña­con­tre­ras

Ca­da cier­to tiem­po, de ma­ne­ra re­cu­rren­te, se re­vi­ve la po­lé­mi­ca so­bre el lu­gar en don­de se en­cuen­tran los res­tos de Cris­tó­bal Co­lón. Y ca­da ma­ña­na, an­tes de las ocho y de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, una mu­jer apa­ren­te­men­te nor­mal se in­cli­na y lue­go se arro­di­lla fren­te a su es­ta­tua del cen­tro de la zo­na co­lo­nial de San­to Do­min­go. To­do el mun­do sa­bía en los al­re­de­do­res de la pla­za que lle­va el mis­mo nom­bre, que ella le re­za­ba al hoy re­co­no­ci­do des­cu­bri­dor del Nue­vo Mun­do, que le con­fun­de con un san­to. Hay quie­nes cuen­tan que ella se ha­bía pos­tra­do an­te otras es­ta­tuas de la ciu­dad co­lo­nial, pe­ro que sin ra­zón apa­ren­te ha vuel­to a re­zar­le, con la de­vo­ción que ame­ri­ta to­do san­to, al ilus­tre Al­mi­ran­te des­cu­bri­dor de un Con­ti­nen­te que no lle­va su nom­bre.

Cris­tó­bal Co­lón no es san­to. El Vaticano re­cha­zó a prin­ci­pios del pa­sa­do si­glo su ca­no­ni­za­ción. La ra­zón, se­gún cuen­ta Ale­jo Car­pen­tier en El Ar­pa y la som­bra, re­si­día en la li­bi­do —pro­pia de to­do ma­ri­ne­ro— del ilus­tre na­ve­gan­te. ¡Ha­bía te­ni­do un hi­jo sin ca­sar­se! A pe­sar de que te­nía mu­cho más a fa­vor que en con­tra, en el tri­bu­nal ecle­siás­ti­co que tra­ta­ba, no juz­ga­ba, el ca­so, sa­lie­ron a re­lu­cir to­dos los ar­gu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que no fue­ra ca­no­ni­za­do. Co­mo no ha­bía santos ma­ri­nos te­nía mu­chas po­si­bi­li­da­des, pe­ro lo del hi­jo adul­te­ri­no ha­bía echa­do por la bor­da —pa­ra se­guir en el vo­ca­bu­la­rio de la mar— toda es­pe­ran­za de que el aven­tu­re­ro ge­no­vés fue­ra as­cen­di­do al ran­go su­pra na­tu­ral de san­to.

Na­die, con ex­cep­ción de Car­pen­tier, ha vuel­to a men­cio­nar el he­cho de que Co­lón no ha­ya si­do ni si­quie­ra bea­ti­fi­ca­do. Na­die sa­có a re­lu­cir el pro­ble­ma du­ran­te los me­ses pre y post ce­le­bra­ción del V° Cen­te­na­rio. Si to­mo co­mo re­fe­ren­cia El Ar­pa y la som­bra es por­que esa no­ve­la tie­ne tan­ta va­li­dez his­tó­ri­ca co­mo la bio­gra­fía que es­cri­bió de su pa­dre don Her­nan­do Co­lón. El bas­tar­do que le pro­por­cio­nó co­no­ci­dos pro­ble­mas al Al­mi­ran­te no só­lo en es­te ba­jo mun­do, sino que le im­pi­dió tam­bién un pues­to de im­por­tan­cia en el otro, en aquel al que toda con­cien­cia as­pi­ra, aun­que sea de ma­ne­ra se­cre­ta.

Her­nan­do no era in­gra­to. Asu­mía su pa­pel de hi­jo na­tu­ral y se preo­cu­pa­ba por dar­le a su pa­dre una in­fan­cia y orí­ge­nes que no te­nía. Hoy se ha­bla de que era ju­dío, que no era ge­no­vés sino cor­so. Nun­ca se sa­brá de don­de pro­ce­día ese hom­bre que ha­bla­ba la len­gua del Me­di­te­rrá­neo —to­das y nin­gu­na— y que se ha­bía pa­sea­do por to­das las cor­tes eu­ro­peas pa­ra pro­po­ner sus ser­vi­cios e ideas cu­yas re­fe­ren­cias es­ta­ban más cer­ca de la aven­tu­ra que de lo ra­cio­nal. Lue­go de su fra­ca­so en Fran­cia, el jo­ven ma­ri­ne­ro se fue a Por­tu­gal. Allí tam­bién fue re­cha­za­do, a pe­sar de que se tra­ta­ba de un país de tra­di­ción ma­ri­ne­ra y don­de ha­bía go­ber­na­do En­ri­que el Na­ve­gan­te —quien nun­ca via­jó en bar­co por mar al­gu­na.

No se le re­za, pe­ro lle­vó la fe cris­tia­na de un la­do al otro de la mar océano. Ese ac­to no tie­ne im­por­tan­cia fren­te al na­ci­mien­to de un hi­jo adul­te­ri­no. En reali­dad, los pre­pa­ra­ti­vos de su ex­tra­or­di­na­rio via­je no le re­sul­ta­ron fá­ci­les, co­mo pre­ten­den al­gu­nos his­to­ria­do­res ge­ne­ro­sos. Tu­vo que gua­yar la yu­ca, via­jar por va­rias ca­pi­ta­les eu­ro­peas y ha­cer mu­cha an­te­sa­la. En una pa­la­bra, se man­tu­vo siem­pre en los lí­mi­tes de la hu­mi­lla­ción. Apro­ve­char to­das las puer­tas que se le abrían en la cor­te es­pa­ño­la era su le­ma. Tra­ba­jo ar­duo si se to­ma en cuen­ta que los re­yes se mu­da­ban de ciu­dad y has­ta de re­gión. Se mo­vían de Cas­ti­lla a Ara­gón, de Sevilla a Barcelona, y cuan­do se tie­ne con­cien­cia de los ki­ló­me­tros que te­nía que re­co­rrer el fu­tu­ro re­don­dea­dor de la tie­rra se le pue­de re­co­no­cer tam­bién cier­to mé­ri­to.

Car­pen­tier sos­tie­ne, y pa­ra ello se apo­ya en el tes­ta­men­to del Al­mi­ran­te, que los amo­res de Co­lón con la rei­na ace­le­ra­ron la en­tre­ga de las na­ves que sa­lie­ron del puer­to de Pa­los de Mo­guer el mis­mo día que se fir­ma­ba el de­cre­to de ex­pul­sión de los ju­díos de Es­pa­ña. Eso es más chis­me que his­to­ria. Lo im­por­tan­te es que des­cu­brió, sin dar­se cuen­ta, un con­ti­nen­te. Si no es san­to, a pe­sar de que su “de­vo­ta” del par­que Co­lón ig­no­ra al Vaticano, es por lo mis­mo que no se ha po­di­do de­ter­mi­nar dón­de es­tá en­te­rra­do, y que el ADN pron­to le fi­ja­rá su se­pul­tu­ra.

Mien­tras, el li­bo­ris­mo, la más im­por­tan­te re­li­gión ver­ná­cu­la de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, de es­pal­das a la de­ci­sión del tri­bu­nal ecle­siás­ti­co de El Vaticano, en La Ma­gua­na, un lu­gar per­di­do en el cen­tro de La His­pa­nio­la, la tie­rra que, se­gún di­cen, más amó Co­lón, el ilu­mi­na­do Oli­bo­rio Ma­teo, de­ci­dió in­te­grar al Al­mi­ran­te jun­to a los ca­ci­ques Cao­na­bo y Ana­cao­na a su pan­teón sa­gra­do. La de­vo­ta que le en­cien­de ve­las es una de los mi­les de adep­tos del san­to de La Ma­gua­na que, se­gún sus dis­cí­pu­los, “no ha muer­to na’ y es­tá en La Ma­gua­na co­mien­do va­ca sa­lá”. ●

No se le re­za, pe­ro lle­vó la fe cris­tia­na de un la­do al otro de la mar océano. Ese ac­to no tie­ne im­por­tan­cia fren­te al na­ci­mien­to de un hi­jo adul­te­ri­no. En reali­dad, los pre­pa­ra­ti­vos de su ex­tra­or­di­na­rio via­je no le re­sul­ta­ron fá­ci­les, co­mo pre­ten­den al­gu­nos his­to­ria­do­res ge­ne­ro­sos. Tu­vo que gua­yar la yu­ca, via­jar por va­rias ca­pi­ta­les eu­ro­peas y ha­cer mu­cha an­te­sa­la. En una pa­la­bra, se man­tu­vo siem­pre en los lí­mi­tes de la hu­mi­lla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.