¿Cuán­to va­le tu vo­to?

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión Noticias Revista Deportes - Pe­dro Pa­di­lla To­nos

Es­ta­mos ple­na­men­te con­ven­ci­dos de que una gran ma­yo­ría del pue­blo do­mi­ni­cano es­pe­ra con an­sias el pró­xi­mo 5 de ju­lio, día en que, en un am­bien­te ex­cep­cio­nal, es­tá pro­gra­ma­da la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y con­gre­sua­les, en las que, más que la es­co­gen­cia del presidente y el vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y los miem­bros del Con­gre­so Na­cio­nal, lo que es­tá real­men­te en jue­go es la pre­ser­va­ción y con­so­li­da­ción de nues­tra frá­gil de­mo­cra­cia y lo que ella sig­ni­fi­ca pa­ra la li­ber­tad, la tran­qui­li­dad y el bie­nes­tar del pue­blo do­mi­ni­cano. Por ello es­pe­ra­mos, que nin­gún ciu­da­dano, ro­dea­do de las de­bi­das pre­cau­cio­nes a que obli­ga la pan­de­mia que azo­ta al mun­do y a nues­tro país, se abs­ten­drá de to­mar par­te en ese even­to de­ci­si­vo pa­ra el fu­tu­ro de nues­tra Na­ción.

Es­te acon­te­ci­mien­to re­afir­ma nues­tra preo­cu­pa­ción , com­par­ti­da por la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na, so­bre la di­fí­cil si­tua­ción por la que en to­dos los ór­de­nes atra­vie­sa nues­tro país y nos ha­ce re­fle­xio­nar so­bre las ad­ver­si­da­des de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za que ha te­ni­do que en­fren­tar nues­tro pue­blo y la to­le­ran­cia que he­mos te­ni­do los do­mi­ni­ca­nos, de so­por­tar es­toi­ca­men­te las tan­tas de­sigual­da­des e iniqui­da­des que nos afec­tan, sin has­ta aho­ra re­cla­mar ni pro­tes­tar, de una ma­ne­ra con­ti­nua, jus­ta, pa­cí­fi­ca y con­cer­ta­da, con el mis­mo co­ra­je y de­ci­sión co­mo han he­cho a tra­vés de mo­vi­mien­tos so­cia­les va­rios pue­blos del mun­do, en­tre ellos ve­ci­nos y her­ma­nos de nues­tra re­gión, sal­vo ma­ni­fes­ta­cio­nes re­cien­tes co­mo las de la Mar­cha Ver­de y la Pla­za de la Ban­de­ra.

Esa preo­cu­pa­ción y esas re­fle­xio­nes nos lle­van tam­bién al con­ven­ci­mien­to de que so­mos una so­cie­dad po­lí­ti­ca­men­te se­cues­tra­da y de que las pró­xi­mas elec­cio­nes ad­quie­ren un es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do, aho­ra más que nun­ca, pa­ra tra­tar de co­men­zar a rom­per esas ca­de­nas, des­pués de ha­ber vi­vi­do tan­tas ex­pe­rien­cias y su­fri­do tan­tas de­cep­cio­nes de di­fe­ren­tes go­bier­nos que no han sa­tis­fe­cho las ne­ce­si­da­des bá­si­cas del pue­blo do­mi­ni­cano,.

Esa preo­cu­pa­ción y esas re­fle­xio­nes de­ben ser­vir­nos de guía a la ho­ra sa­gra­da de de­po­si­tar li­bre­men­te y en se­cre­to nues­tro vo­to, sin de­jar­nos in­fluen­ciar por la ago­bian­te pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca que en ma­yor me­di­da, por los re­cur­sos de que dis­po­nen, uti­li­zan los de­ten­ta­do­res del po­der; ni do­ble­gar­nos; ni mer­ca­dear nues­tro vo­to jun­to a nues­tra dig­ni­dad y nues­tra con­cien­cia a cam­bio de dá­di­vas y li­mos­nas; ni clau­di­car an­te los te­mo­res y las ame­na­zas; ni an­te las in­jus­ti­cias; ni an­te los atro­pe­llos; ni an­te el so­borno; ni an­te pro­me­sas que no se cum­plen; ni an­te po­lí­ti­cos ines­cru­pu­lo­sos y des­ho­nes­tos que bus­quen me­drar y en­ri­que­cer­se a la som­bra del po­der sin im­por­tar­les el bien co­mún y los in­tere­ses de la Na­ción.

Cuan­do nos en­con­tre­mos en la so­le­dad de la ur­na, con la so­la com­pa­ñía de nues­tra con­cien­cia, de­be­mos usar nues­tro vo­to pa­ra op­tar por la al­ter­na­bi­li­dad en el po­der y re­cha­zar la elec­ción de po­lí­ti­cos y go­ber­nan­tes que pre­ten­dan per­ma­ne­cer y per­pe­tuar­se en el po­der, aún a cos­ta de vul­ne­rar los lí­mi­tes cons­ti­tu­cio­na­les de su man­da­to. Ese con­ti­nuis­mo po­lí­ti­co no es sa­lu­da­ble pa­ra la de­mo­cra­cia, so­bre to­do si no sig­ni­fi­ca un cam­bio en la for­ma de go­ber­nar y se en­cuen­tra re­pre­sen­ta­do por la mis­ma gen­te con los mis­mos vi­cios. Ahí se ori­gi­na el irres­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes, la vio­la­ción de la Cons­ti­tu­ción y las le­yes, la co­rrup­ción, el uso abu­si­vo de los re­cur­sos del Es­ta­do, el ne­po­tis­mo, el clien­te­lis­mo, el cul­to a la per­so­na­li­dad y otras ac­ti­tu­des que pros­ti­tu­yen la de­mo­cra­cia, crean­do de­sigual­da­des, iniqui­da­des e in­jus­ti­cias que la­ce­ran la dig­ni­dad y el bie­nes­tar del pue­blo.

De­be­mos op­tar por po­lí­ti­cas , po­lí­ti­cos y go­ber­nan­tes que re­pre­sen­ten el cam­bio, que en­tien­dan y se com­pro­me­tan a com­par­tir una agen­da con el pue­blo y a man­te­ner un con­tac­to di­rec­to y per­ma­nen­te pa­ra co­no­cer sus ne­ce­si­da­des, ur­gen­cias y prio­ri­da­des y pro­cu­rar re­sol­ver sus pro­ble­mas, de TO­DO EL PUE­BLO, no so­lo de una par­ce­la po­lí­ti­ca, o peor aún, de un gru­po de fun­cio­na­rios que pre­ten­dan en­ri­que­cer­se en el po­der.

Pa­ra ello, de­be­mos usar el po­der y el va­lor de nues­tro vo­to. ¿Sa­bes cuán­to va­le tu vo­to?. Tie­ne el mis­mo va­lor que el de cual­quier otro ciu­da­dano, aun­que és­te sea uno de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les o el pro­pio presidente de la Re­pú­bli­ca. Y lo más im­por­tan­te aún, su va­lor es el mis­mo que el de tu con­cien­cia y tu dig­ni­dad co­mo ser hu­mano.

Me­jor que no­so­tros, nues­tra preo­cu­pa­ción y re­fle­xio­nes, las ex­pre­sa ma­gis­tral­men­te el ilus­tre edu­ca­dor y so­ció­lo­go don Eu­ge­nio Ma­ría de Hos­tos, de la si­guien­te ma­ne­ra: “De­re­cho no ejer­ci­ta­do no es de­re­cho. Ejer­ci­tar­lo es cum­plir con el de­ber de ha­cer­lo ac­ti­vo, po­si­ti­vo y vi­vo. El que aban­do­na en un mo­men­to de de­sidia su de­re­cho; el que no sien­te las­ti­ma­do el su­yo cuan­do las­ti­man el de otro; el que sor­da­men­te se pro­me­te co­brar por me­dio de la fuer­za la jus­ti­cia que se re­sis­te pe­dir al tri­bu­nal; el que ve sin so­bre­sal­to la vio­la­ción de la ley; el que con­tem­pla in­di­fe­ren­te la sus­ti­tu­ción de las ins­ti­tu­cio­nes con la au­to­ri­dad de una per­so­na; el que no gri­ta, ni gi­me ni bra­ma, ni pro­tes­ta, cuan­do sa­be de otros hom­bres que han caí­do ven­ci­dos por la ar­bi­tra­rie­dad y la in­jus­ti­cia: ese es cóm­pli­ce, o au­tor, o eje­cu­tor de los crí­me­nes que con­tra el de­re­cho se co­me­ten de con­ti­nuo por fal­ta de cum­pli­mien­to de los de­be­res que lo afir­man”. ●

Por ello es­pe­ra­mos que nin­gún ciu­da­dano, ro­dea­do de las de­bi­das pre­cau­cio­nes a que obli­ga la pan­de­mia que azo­ta al mun­do y a nues­tro país, se abs­ten­drá de to­mar par­te en ese even­to de­ci­si­vo pa­ra el fu­tu­ro de nues­tra Na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.