En­tre Omar y Or­lan­do: la es­pe­ran­za

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión Noticias Revista Deportes - San­tia­go Ro­drí­guez Te­ja­da

En el pe­rí­me­tro del sec­tor don­de vi­vo, en El Ver­gel, soy cons­tan­te­men­te ase­dia­do por dos va­llas que pro­mo­cio­nan a dos jó­ve­nes can­di­da­tos a dipu­tado, uno por el par­ti­do Fuer­za del Pue­blo y alia­dos, Omar Fernández, y otro por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno (PRM) y alia­dos, Or­lan­do Jor­ge Vi­lle­gas. Am­bos com­par­ten la do­ble con­di­ción de as­pi­rar por pri­me­ra vez y de ser can­di­da­tos jó­ve­nes, con­di­cio­nes és­tas que me mo­ti­va­ron a re­fle­xio­nar so­bre qué po­dría es­pe­rar el elec­to­ra­do de dos can­di­da­tos de es­tas con­di­cio­nes, es­to sin de­jar de re­co­no­cer que la edad no cons­ti­tu­ye un mé­ri­to por si so­lo; aho­ra bien lo que sí ga­ran­ti­za la edad es que su prác­ti­ca po­lí­ti­ca no es­té to­da­vía ma­lea­da por las in­ve­te­ra­das prác­ti­cas de los vie­jos po­lí­ti­cos, los cua­les fue­ron de­fi­ni­dos por Max We­ber en una en­jun­dio­sa con­fe­ren­cia dic­ta­da en Mu­nich el 28 de enero de 1919 ti­tu­la­da: “La Po­lí­ti­ca co­mo Pro­fe­sión”, co­mo po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, con­cep­to que fue re­to­ma­do por Fe­de­ri­co C. Ál­va­rez en una ma­gis­tral con­fe­ren­cia dic­ta­da en el año de 1929, en el Ate­neo Aman­tes de la Luz de la ciu­dad de San­tia­go ti­tu­la­da: “Ideo­lo­gía po­lí­ti­ca del Pue­blo Do­mi­ni­cano”.

Lo pri­me­ro que de­be­mos ad­ver­tir­le a es­tos no­ve­les po­lí­ti­cos, es que de­ben en­ten­der que, co­mo ex­pli­ca­ra Max We­ber en su ce­le­bra­da con­fe­ren­cia, la po­lí­ti­ca tie­ne la com­ple­ji­dad de que los me­dios de los que prin­ci­pal­men­te se va­le son el po­der y la vio­len­cia, de ahí que en una es­tre­me­ce­do­ra ci­ta he­cha por el del so­ció­lo­go ale­mán so­bre la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, se pue­da leer lo si­guien­te: “...Quien se me­te en po­lí­ti­ca, es de­cir, quien se me­te con el po­der y la vio­len­cia co­mo me­dios, fir­ma un pac­to con los po­de­res dia­bó­li­cos y que pa­ra sus ac­cio­nes no es ver­dad que del bien só­lo sal­ga el bien y del mal só­lo el mal, sino que con fre­cuen­cia ocu­rre to­do lo con­tra­rio. Quien no vea es­to es, en reali­dad, un ni­ño des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co.” (Max We­ber: “La po­lí­ti­ca co­mo pro­fe­sión”, pág. 140)

Es­tan­do la po­lí­ti­ca plan­tea­da en es­tos tér­mi­nos, va a re­que­rir de los po­lí­ti­cos, prin­ci­pal­men­te de los jó­ve­nes, que asu­man una ac­ti­tud vi­gi­lan­te fren­te a un enemi­go de­fi­ni­do por We­ber co­mo muy ha­bi­tual y de­ma­sia­do hu­mano: se tra­ta de la va­ni­dad. En efec­to en el ci­ta­do tex­to vol­ve­mos a leer lo si­guien­te: “La va­ni­dad, que es muy co­mún y que es la enemi­ga mor­tal de la en­tre­ga a una cau­sa y del dis­tan­cia­mien­to, del dis­tan­cia­mien­to res­pec­to a sí mis­mo, en es­te ca­so... La va­ni­dad es una ca­rac­te­rís­ti­ca muy ex­ten­di­da, y tal vez na­die es­té li­bre de ella... En el po­lí­ti­co tie­ne otras con­se­cuen­cias to­tal­men­te dis­tin­tas. El po­lí­ti­co ope­ra con la am­bi­ción de po­der co­mo un me­dio inevi­ta­ble. “El ins­tin­to de po­der”, co­mo sue­le lla­mar­se, per­te­ne­ce de he­cho a sus cua­li­da­des nor­ma­les .... La va­ni­dad, esa ne­ce­si­dad de po­ner­se a sí mis­mo en el pri­mer plano lo más vi­si­ble­men­te po­si­ble... Pues, aun­que el po­der sea el me­dio in­elu­di­ble de la po­lí­ti­ca, o más bien, pre­ci­sa­men­te por­que el po­der es el me­dio in­elu­di­ble de la po­lí­ti­ca y por­que la am­bi­ción de po­der es, por ello, una de las fuer­zas que im­pul­san toda po­lí­ti­ca no exis­te de­for­ma­ción más per­ni­cio­sa de la ener­gía po­lí­ti­ca que la fan­fa­rro­ne­ría con el po­der pro­pia de un ad­ve­ne­di­zo y la va­ni­do­sa com­pla­cen­cia en el sen­ti­mien­to de po­der, es de­cir, la ado­ra­ción del po­der co­mo tal. El me­ro ‘po­lí­ti­co de po­der’, tal co­mo se le in­ten­ta glo­ri­fi­car tam­bién en­tre no­so­tros con un fer­vo­ro­so cul­to, pue­de apa­ren­tar fuer­za, pe­ro ac­túa en reali­dad en el va­cío y sin sen­ti­do.” (Op. Cit., págs. 126 y 127)

Tie­nen que cui­dar­se de no con­ver­tir­se en el tí­pi­co po­lí­ti­co pro­fe­sio­nal que vi­ve no pa­ra la po­lí­ti­ca, sino de la po­lí­ti­ca, el pu­ro pre­ben­da­do que co­mo di­ce We­ber, re­ci­be sus in­gre­sos de ta­sas y de­re­chos por los ser­vi­cios que pres­ta, sien­do las pro­pi­nas y los cohe­chos só­lo una va­rian­te irre­gu­lar y for­mal­men­te ile­gal de es­te ti­po de in­gre­so. Re­nun­ciar a la tan per­ni­cio­sa prác­ti­ca del clien­te­lis­mo po­lí­ti­co so­bre to­do en la ver­sión ca­rac­te­ri­za­da por Mi­chael Hardt y An­to­nio Negri, en su li­bro: “La Asam­blea”, co­mo: “Una adu­la­ción ver­bal del po­der del pue­blo pe­ro, en úl­ti­ma ins­tan­cia, un con­trol y una to­ma de de­ci­sio­nes por una pe­que­ña ca­ma­ri­lla de po­lí­ti­cos.” (Pág. 49)

Con­cen­trar to­do su es­fuer­zo en de­te­ner el ac­tual pro­ce­so de des­cré­di­to de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, el cual ha lle­ga­do al pun­to de que la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, en lu­gar de ser un pleo­nas­mo co­mo plan­tea­ra en su mo­men­to Jac­ques Ran­cié­re, en nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co no ha de­ja­do de ser un oxí­mo­ron.

De­ben es­tar cons­cien­te Omar y Or­lan­do y en ellos la generación de po­lí­ti­cos que com­par­ten su do­ble con­di­ción, que co­mo afir­ma el so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Hei­del­berg: “La po­lí­ti­ca sig­ni­fi­ca ho­ra­dar len­ta y pro­fun­da­men­te unas ta­blas du­ras con pa­sión y con dis­tan­cia­mien­to al mis­mo tiem­po. Es com­ple­ta­men­te cier­to, y toda la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca lo con­fir­ma, que no se con­se­gui­ría lo po­si­ble si en el mun­do no se hu­bie­ra re­cu­rri­do a lo im­po­si­ble una y otra vez. Pe­ro pa­ra po­der ha­cer es­to ha­brá que ser un líder; y no só­lo es­to sino un hé­roe, en un sen­ti­do muy sobrio de la pa­la­bra. Y quie­nes no sean am­bas co­sas tam­bién de­be­rán ar­mar­se con esa fir­me­za de co­ra­zón que per­mi­te ha­cer fren­te al fra­ca­so de to­das las es­pe­ran­zas, y de­ben ha­cer­lo ya, pues si no, no es­ta­rán en con­di­ción de rea­li­zar si­quie­ra lo que hoy es po­si­ble. Só­lo quien es­té se­gu­ro de no de­rrum­bar­se si el mun­do es, des­de su pro­pio pun­to de vis­ta, de­ma­sia­do es­tú­pi­do o bru­to pa­ra lo que él quie­re ofre­cer­le; só­lo quien es­té se­gu­ro de po­der de­cir an­te to­do es­to “den­noch” (no obs­tan­te, a pe­sar de to­do), só­lo es­te tie­ne Be­ruf (vo­ca­ción) pa­ra la po­lí­ti­ca.” (Op. Cit., 152)

Te­ne­mos ab­so­lu­ta con­fian­za que si Omar y Or­lan­do y los de su generación ob­ser­va­sen las re­glas mí­ni­mas an­tes se­ña­la­das, en la po­lí­ti­ca do­mi­ni­ca­na es­ta­re­mos asis­tien­do al cie­rre de un ci­clo y es­cri­bien­do una his­to­ria nue­va y me­jor. ●

Lo pri­me­ro que de­be­mos ad­ver­tir­les a es­tos no­ve­les po­lí­ti­cos, es que de­ben en­ten­der que, co­mo ex­pli­ca­ra Max We­ber en su ce­le­bra­da con­fe­ren­cia, la po­lí­ti­ca tie­ne la com­ple­ji­dad de que los me­dios de los que prin­ci­pal­men­te se va­le son el po­der y la vio­len­cia...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.