Las elec­cio­nes ha­bla­rán por sí mis­mas

Las en­cues­tas so­lo son he­rra­mien­tas...

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Deportes Noticias Opinión Revista -

El tran­ce a to­das lu­ces di­fí­cil, im­po­si­ble de com­pa­gi­nar, y con tan­to sus­pen­so que la tra­ma da­ría pa­ra una se­rie de Ne­flix.

La cam­pa­ña (¡vál­ga­me Dios!) se sien­te for­za­da, la em­pu­jan y em­pu­jan tan­to que de­be­rá en­fren­tar a la Jun­ta, la Cons­ti­tu­ción, las le­yes y la de­mo­cra­cia.

To­dos quie­ren ir­se por las ra­mas. La Opo­si­ción, con en­cues­tas en las ma­nos, di­ce que no acep­ta re­sul­ta­dos que sean di­fe­ren­tes o con­tra­rios a los que re­gis­tran de­ter­mi­na­das me­di­cio­nes.

El Go­bierno, con el es­cep­ti­cis­mo en la ta­ri­ma, so­lo con­fía en el vo­to de­fen­di­do en la me­sa, pues los son­deos crean un pa­no­ra­ma que no le fa­vo­re­ce.

Mien­tras sea agua­je en la ca­lle, lo que di­gan se­rán pa­la­bras que de­be­rá lle­var­se el vien­to, pues la ins­ti­tu­cio­na­li­dad es un va­lla­dar. Im­po­ne re­glas y de­be­rán cum­plir­se, sean re­so­lu­cio­nes del or­ga­nis­mo de elec­cio­nes, o Car­ta Mag­na, o le­yes ad­je­ti­vas o el sis­te­ma, que tam­bién tie­ne sus lí­mi­tes.

Esos son los bue­yes con que ha­brá que arar, y la­men­ta­ble­men­te se pa­re­cen en lo ma­lo y pro­cu­ran lo peor. Las elec­cio­nes no tie­nen que so­me­ter­se a las en­cues­tas, ni las en­cues­tas ase­me­jar­se a las elec­cio­nes.

Ca­da co­sa en su mo­men­to y lu­gar. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.