Un fe­nó­meno li­te­ra­rio lla­ma­do Car­los Ruiz Zafón

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Revista Noticias Opinión Deportes - Por Jo­sé Ra­fael Lan­ti­gua

EL ES­CRI­TOR BAR­CE­LO­NÉS Car­los Ruiz Zafón es un fe­nó­meno ex­tra­ño en la li­te­ra­tu­ra de cor­te his­pá­ni­co. Muy jo­ven, se de­di­có al la­bo­reo pu­bli­ci­ta­rio, has­ta que de­ci­dió ir­se de Es­pa­ña y es­ta­ble­cer­se pa­ra siem­pre en Es­ta­dos Uni­dos. An­tes de emi­grar, se ini­ció en la es­cri­tu­ra pro­du­cien­do li­bros in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les, ca­si to­dos con es­ca­sa di­vul­ga­ción y, co­mo él mis­mo in­for­ma­ra al­gu­na vez, de edi­ción de­fi­cien­te. Su as­pi­ra­ción, to­man­do en cuen­ta la can­ti­dad de li­bros que dio a co­no­cer di­ri­gi­do a ese ti­po de pú­bli­co, era con­ver­tir­se en un es­cri­tor pa­ra jó­ve­nes.

Me­nos de un año an­tes de par­tir a Los Án­ge­les, con el pro­pó­si­to de con­ver­tir­se en guio­nis­ta, sa­lió del ano­ni­ma­to de sus pri­me­ros li­bros, edi­ta­dos en im­pren­tas ba­ra­tas y con edi­to­res de ba­jo mon­to, y dio a co­no­cer su pri­mer tra­ba­jo de gran alien­to, la no­ve­la “El prín­ci­pe de la nie­bla”, una es­pe­cie de th­ri­ller que lo­gró ga­nar la pri­me­ra edi­ción del pre­mio de la edi­to­rial Ede­bé de li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil. Te­nía 29 años de edad. Con los 30 mil eu­ros del lau­ro hi­zo ma­le­tas y sa­lió a per­se­guir su sue­ño de ser guio­nis­ta en Holly­wood. No lo con­si­guió. Fun­dó dos em­pre­sas y al­go hi­zo en Be­verly Hills, pe­ro al fin, ése no fue el cam­po de sus éxi­tos. Lo que sí su­ce­dió en Los Án­ge­les es que lo­gró afian­zar su ejer­ci­cio li­te­ra­rio. Aun­que se dio con Ma­ría Zam­brano, Goy­ti­so­lo y Juan Ra­món Ji­mé­nez, en­tre otros ca­sos, des­de Puer­to Ri­co, Cu­ba o Ma­rrue­cos, el exi­lio –económico, sen­ti­men­tal o po­lí­ti­co- fue el es­ce­na­rio de es­cri­to­res que, igual­men­te, en otras la­ti­tu­des (Juan Bosch y Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña en el ca­so do­mi­ni­cano), es­cri­bie­ron sus li­bros de ma­yor ran­go fue­ra de su lu­gar de ori­gen. Ruiz Zafón no avi­zo­ró, en lo in­me­dia­to, que de­bía sa­lir­se del gé­ne­ro ju­ve­nil y si­guió pro­du­cien­do pa­ra los jó­ve­nes, lue­go del triun­fo de su pri­me­ra no­ve­la di­ri­gi­da a ese sec­tor. Se es­cri­be un ca­pí­tu­lo den­tro del fe­nó­meno: las no­ve­las ju­ve­ni­les del au­tor co­mien­zan a ser con­su­mi­das por los adul­tos. Re­edi­ta sus li­bros pri­me­ros que no tu­vie­ron gran al­can­ce y re­ini­cia su propuesta li­te­ra­ria con nue­vo én­fa­sis, fra­ca­sa­do el in­ten­to de ser guio­nis­ta, tal vez so­ñan­do con uno que otro Ós­car.

A tiem­po qui­zás, se dio cuen­ta que po­día co­no­cer el éxi­to que ya se le mos­tra­ba an­te sus ojos con “El prín­ci­pe de la nie­bla”, y co­men­zó a pro­du­cir en es­ca­la: “El pa­la­cio de la me­dia­no­che”, “Las lu­ces de sep­tiem­bre”, “Ma­ri­na”, prác­ti­ca­men­te a ra­zón de un tí­tu­lo por año, sal­vo con “Ma­ri­na”, una no­ve­li­ta sen­ci­lla, plá­ci­da, bre­ve, que pro­du­ci­rá cua­tro años des­pués de “Las lu­ces de sep­tiem­bre”. Pe­ro, los pri­me­ros tres li­bros sa­len a uno por año, de 1993 a 1995. No ha aban­do­na­do al pú­bli­co ju­ve­nil. Si­gue en sus tre­ce, o me­jor en­tre sus 7 a 15, que es la edad de su blan­co de pú­bli­co. El pu­bli­cis­ta sa­be por dón­de se di­ri­ge.

En­ton­ces, lle­gó el sal­to. Cin­co años des­pués de su úl­ti­ma no­ve­la ju­ve­nil, en el 2000, que­da fi­na­lis­ta del pre­mio Fernando de La­ra con su pri­me­ra no­ve­la “adul­ta”, La

som­bra del vien­to. La ga­na­do­ra ha si­do la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra con cin­co no­ve­las a cues­tas ya, Án­ge­les Ca­so con “Un lar­go si­len­cio”, una no­ve­la co­mo cien­tos en Es­pa­ña don­de to­do sa­le de la gue­rra ci­vil. La de Ruiz Zafón iba por otro la­do: li­bros, des­me­mo­rias, vie­jos odios, más li­bros, lec­tu­ras, li­te­ra­tu­ra, ven­gan­zas, y sí, la gue­rra de tras­fon­do, que el te­ma no pue­de ser aban­do­na­do ja­más. La no­ve­la de Án­ge­les Ca­so es­tá bien, se di­gie­re sin re­gur­gi­tar. Ha si­do pre­mia­da y han de­ja­do a Ruiz Zafón de fi­na­lis­ta. Hay un da­to: no lo co­no­cen co­mo no­ve­lis­ta, uno de los ju­ra­dos ha di­cho in­clu­so que su­po­nen es la pri­me­ra no­ve­la de un es­cri­tor jo­ven. Zafón sí, es jo­ven, tie­ne 36 años. Pe­ro, ya car­ga en su al­for­ja cua­tro no­ve­las, só­lo que han si­do pa­ra el con­su­mo de los de 7 a 15. Re­sul­ta sim­pá­ti­co es­cu­char de­cir que es “la pri­me­ra no­ve­la de un es­cri­tor que pre­su­mi­mos jo­ven”. Tal vez le ha sa­li­do al­go de su es­cri­tu­ra pa­ra ado­les­cen­tes en es­ta obra de adul­tez. De he­cho, es­te ele­men­to sal­drá en to­das. Ig­no­ran los ju­ra­dos que, en po­co tiem­po, la no­ve­la arra­sa­rá con to­dos los pa­rá­me­tros, se­rá leí­da a ra­biar, y to­das las no­ve­las ju­ve­ni­les an­te­rio­res de Zafón ten­drán que ser re­edi­ta­das –aho­ra muy be­lla­men­te, con ta­pa du­ra- y que ter­mi­na­rán sien­do ad­qui­ri­das por adul­tos, que aplau­di­rán en sus si­llo­nes de lec­to­res a es­te nue­vo –y des­co­no­ci­do- no­ve­lis­ta. La de­man­da de la no­ve­la adul­ta obli­ga a leer lo que ha pu­bli­ca­do an­tes, y lo que ha pu­bli­ca­do an­tes es pu­ra no­ve­la pa­ra jó­ve­nes. No im­por­ta. Na­die lo­gra za­far­se de Zafón. Se cons­ti­tu­ye en un ex­tra­ño fe­nó­meno de lec­tu­ra y, de­be su­po­ner­se, de ven­tas.

Cer­van­tes tu­vo a los li­bros de ca­ba­lle­rías co­mo in­fluen­cia pa­ra su Qui­jo­te: el Ama­dís de Gau­la, el Ama­dís de Gre­cia, el Li­suar­te de Gre­cia, Ser­gas de Es­plan­dián… bueno, eran tan­tos y era el mis­mo Ama­dís en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, que por eso de­cía Alon­so Qui­jano que eran “una mes­ma co­sa”. Al­guno cree in­clu­so que, en lo que res­pec­ta a las “No­ve­las ejem­pla­res”, Cer­van­tes tu­vo en Bo­cac­cio un re­fe­ren­te. Gar­cía Már­quez ya sa­be­mos que sus in­fluen­cias fue­ron Faulk­ner y He­ming­way, más el úl­ti­mo que el pri­me­ro co­mo el mis­mo Ga­bo con­fir­ma­ra. Ruiz Zafón di­ría lue­go –cuan­do lle­gan las ho­ras de los flas­hes y el rui­do de la fa­ma- que sus in­fluen­cers ha­bían si­do Tols­toi, Dic­kens y Dos­toievs­ki. Y to­do es­to pa­ra de­cir lo si­guien­te: a po­co tiem­po de sa­lir “La som­bra del vien­to”, los crí­ti­cos de dia­rios co­men­za­ron a dar­se cuen­ta que la no­ve­la era un por­ten­to. Y, se­gu­ra­men­te, des­pués de una bue­na ven­ta en la fe­ria de Fránc­fort, la obra co­men­zó a ser pu­bli­ca­da en di­ver­sos idio­mas, no sin an­tes ha­ber lo­gra­do re­edi­cio­nes cons­tan­tes en Es­pa­ña. En tiem­pos re­cien­tes, un gru­po de crí­ti­cos la in­clu­yó en­tre los cien li­bros más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años. Pe­ro, otros lle­ga­ron más le­jos, se le com­pa­ró –en ven­tas y tras­cen­den­cia- al Qui­jo­te y a “Cien años de so­le­dad”. En­tre es­tos dos gi­gan­tes, Zafón lle­ga­ba ter­ce­ro. Otro gi­gan­te. Y la ra­zón, a más de la ca­li­dad de la obra, era el mi­llón de co­pias ven­di­das a los po­cos años de sa­li­da de la no­ve­la só­lo en Es­pa­ña, y la tra­duc­ción en más de 30 len­guas en 40 paí­ses. Eu­ro­pa, con Alemania y Fran­cia a la ca­be­za, y Es­ta­dos Uni­dos, es­ta­ban arro­ba­dos con el es­cri­tor bar­ce­lo­nés emi­gra­do a Ca­li­for­nia.

Ruiz Zafón si­guió es­cri­bien­do des­de Los Án­ge­les y en­vian­do a Es­pa­ña sus ori­gi­na­les pa­ra edi­ción. A “La som­bra del vien­to” le se­gui­rían otras tres no­ve­las (las cua­tro con­for­man su sa­ga de “El ce­men­te­rio de los li­bros ol­vi­da­dos”). La pri­me­ra de las tres úl­ti­mas, “El jue­go del án­gel”, tu­vo una ti­ra­da ini­cial de un mi­llón de ejem­pla­res, al­go que nun­ca ha­bía su­ce­di­do en el mun­do edi­to­rial es­pa­ñol. En un día, con la gen­te ha­cien­do co­la, se ven­die­ron 250 mil ejem­pla­res. Re­sul­ta ca­si im­po­si­ble de asi­mi­lar. Au­to­res de la es­ta­tu­ra de An­to­nio Mu­ñoz Mo­li­na (“El ji­ne­te po­la­co” fue una sen­sa­ción in­ter­na­cio­nal cuan­do sa­lió en 1991), Luis Ma­teo Díez, Juan Ma­nuel de Pra­da, Juan Jo­sé Mi­llás, Ar­tu­ro Pé­rez Re­ver­te y mis dos fa­vo­ri­tos Ju­lián Ma­rías y Javier Cer­cas, no han al­can­za­do nun­ca la lec­to­ría y las ven­tas de Ruiz Zafón. Cuan­do pu­bli­có su úl­ti­mo li­bro, de los do­ce que dio a co­no­cer, en 2016, ya no es­cri­bió más. A pe­sar de su amor por el ci­ne, nun­ca per­mi­tió que sus his­to­rias fue­ran lle­va­das a la pan­ta­lla. El au­tor in­fan­til ha­bía que­da­do atrás. Se que­dó en el la­be­rin­to de los adul­tos que ter­mi­na­ron con­ta­gia­dos por su pro­sa y sus his­to­rias, y al­ma­ce­na­ron sus cui­tas de ma­yo­res pa­ra ba­jar al pe­des­tal de los in­fan­tes y sa­ciar­se por igual de sus tra­mas. El fi­na­lis­ta de­bió ser el pri­me­ro, pe­ro los ju­ra­dos –que a co­me­ten con fre­cuen­cia bar­ba­ri­dad eses­co­gie­ron a una no­ve­la que– va­ya, no ha­ce as­cos, ja­más- se se­pul­tó tem­prano en el olvido. Con el agre­ga­do de que por los más de 15 mi­llo­nes ven­di­dos de “La som­bra del vien­to” se le pue­de equi­pa­rar a las obras de Cer­van­tes y a la del co­lom­biano de Ma­con­do. Mu­cho de­cir.

Car­los Ruiz Zafón mu­rió el pa­sa­do vier­nes 19 de ju­nio de un cán­cer de co­lon en la ciu­dad de Los Án­ge­les. Iba a cum­plir en sep­tiem­bre pró­xi­mo 56 años de edad. Ha­ce jus­ta­men­te 20 años de la apa­ri­ción de “La som­bra del vien­to”.

www.jr­lan­ti­gua.com

“No co­no­cía el pla­cer de leer, de ex­plo­rar puer­tas que se te abren en el al­ma, de aban­do­nar­se a la ima­gi­na­ción, a la be­lle­za y al mis­te­rio de la fic­ción y del len­gua­je”. (“La som­bra del vien­to”)

El es­cri­tor bar­ce­lo­nés Car­los Ruiz Zafón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.