Le­ga­do de Mercy Já­quez vi­ve en sus alum­nos.

● Creó la pri­me­ra es­cue­la de mo­da del país ● Su ins­ti­tu­to ha for­ma­do a mi­les de di­se­ña­do­res des­de sus ini­cios en los años 80

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Am - Ro­cío Fi­gue­roa Lea la en­tre­vis­ta com­ple­ta en dia­rio­li­bre.com

SAN­TO DO­MIN­GO. Co­mo una mu­jer ele­gan­te y que sa­bía trans­mi­tir su buen gus­to a sus alum­nos, así re­cuer­dan a la des­ta­ca­da di­se­ña­do­ra do­mi­ni­ca­na Mercy Jác­quez, una mu­jer de tra­to afa­ble que su­po ges­tio­nar con amor y fir­me­za el com­pli­ca­do mun­do de la en­se­ñan­za.

Gra­cias a su de­di­ca­ción y em­pe­ño mu­chas mu­je­res y hom­bres do­mi­ni­ca­nos pa­sa­ron de sa­ber co­ser a con­ver­tir­se en au­tén­ti­cos di­se­ña­do­res. Su vi­da no fue un le­cho de ro­sas, pe­ro su­po apro­ve­char las ad­ver­si­da­des a su fa­vor y vi­vir con pa­sión el ofi­cio que ama­ba.

Hoy su le­ga­do que­da en ma­nos de sus alum­nos y com­pa­ñe­ros, quie­nes guar­dan her­mo­sos re­cuer­dos de su pa­so por la tie­rra.

Uno de ellos es el di­se­ña­dor Leo­nel Li­rio, quien la des­pi­de con her­mo­sas pa­la­bras. “Fun­da­do­ra de la es­cue­la de di­se­ño que lle­va su nom­bre y de la pri­me­ra Aso­cia­ción de Di­se­ña­do­res Do­mi­ni­ca­nos, nos de­ja en su le­ga­do inspiració­n pa­ra ha­cer en puntadas los sue­ños, que pa­re­cían im­po­si­bles, po­si­bles. Sa­lió de Bo­nao,

muy jo­ven, emi­gran­do a los EE.UU. y allí se for­mó co­mo di­se­ña­do­ra, re­gre­san­do a su país con una trans­for­ma­ción ins­pi­ra­do­ra en la mo­da. Due­ña de un es­ti­lo pro­pio y ex­ce­len­te ter­mi­na­ción, en es­pe­cial sus man­gas, que siem­pre dis­tin­guie­ron su se­llo ori­gi­nal. Per­te­ne­ció a un gru­po de maes­tras, una es­tir­pe de gran­des di­se­ña­do­ras que sen­ta­ron sus hue­llas en la al­ta cos­tu­ra. De Do­ña Mercy, siem­pre re­cor­da­re­mos su tra­to y el res­pe­to al ta­len­to, afec­tuo­sa y or­gu­llo­sa ma­dre es­pi­ri­tual de sus des­ta­ca­dos alum­nos co­mo Mar­cio Pe­ña, Gian­ni­na Azar y en es­pe­cial Ma­ri­sol Hen­rí­quez”.

El des­ta­ca­do di­se­ña­dor Sully Bo­nelly tam­bién la re­cuer­da con ca­ri­ño gra­cias a la amis­tad que man­tu­vie­ron por más de 40 años. “Ella fue la crea­do­ra de una es­cue­la pa­ra la in­dus­tria de la mo­da que no exis­tía an­tes y que to­da­vía fun­cio­na. Pien­so que se­gui­rán im­par­tien­do los co­no­ci­mien­tos que apren­die­ron con Mercy y re­cor­dán­do­la co­mo una ex­ce­len­te maes­tra, yo sé que mu­chos de ellos la lla­ma­ban ma­dre”, di­jo.

Así pre­ci­sa­men­te la re­cuer­da Mer­kis Díaz, ac­tual pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Di­se­ña­do­res de Mo­da. “Ella era la ma­dre de to­dos no­so­tros, no creo que ha­ya un di­se­ña­dor do­mi­ni­cano que no ha­ya te­ni­do al­go que ver con do­ña Mercy, fue la pio­ne­ra, ella de­jó un le­ga­do im­pre­sio­nan­te. Lo que yo soy se lo de­bo a ella por­que ella fue mi inspiració­n. Te­nía 17 años cuan­do en­tré al ins­ti­tu­to y ella siem­pre es­tu­vo al fren­te, el ins­ti­tu­to era su vi­da. Pa­ra mí su le­ga­do más gran­de fue ins­ti­tuir la mo­da, por­que en el país en los años 80 ser di­se­ña­dor no era una ca­rre­ra. Es­tu­diar en Mercy Jác­quez era un lu­jo, por­que era la pri­me­ra es­cue­la de mo­da que tu­vo el país. De ver­dad que su le­ga­do son to­dos su hi­jos di­se­ña­do­res y son mu­chos”, di­jo.

Su es­ti­lo

Lo de­fi­nen co­mo ele­gan­te, su per­fil siem­pre fue muy glam, de ac­ce­so­rios lla­ma­ti­vos. Ella siem­pre man­tu­vo una ima­gen im­pe­ca­ble, con sus di­se­ños muy lim­pios y en­fo­ca­dos en la ele­gan­cia. Ella usa­ba mu­chos co­lo­res vi­vos y el ro­jo era su co­lor fa­vo­ri­to.

Un pi­lar

La di­se­ña­do­ra Ma­ri­sol Hen­rí­quez la re­cuer­da co­mo una ma­dre y ami­ga sin­ce­ra. “La mo­da es­tá de lu­to, pe­ro su par­ti­da de­ja gran­des en­se­ñan­zas. De­be­mos emu­lar su gran ejem­plo y re­co­no­cer­la co­mo lo que fue: un icono pa­ra las pre­sen­tes y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de di­se­ña­do­res, pues su nom­bre y en­se­ñan­zas que­da­rán gra­ba­dos no so­lo en las pá­gi­nas de la his­to­ria de la mo­da do­mi­ni­ca­na, sino tam­bién, co­mo un le­ga­do pa­ra nues­tra vi­da”, ex­pre­só.

El mun­do de la mo­da lo­cal ha te­ni­do dos gol­pes muy do­lo­ro­sos es­te año, pri­me­ro con la par­ti­da a des­tiem­po de Jenny Po­lan­co y aho­ra con el fa­lle­ci­mien­to de la maes­tra Mercy a sus ca­si 86 años. Sin em­bar­go, aque­llos cu­yo le­ga­do tras­cien­de el pa­so del tiemp, se in­mor­ta­li­zan, y es­te se­gu­ro se­rá el ca­so de es­tas dos glo­rias de la mo­da. ●

“Ella me di­jo: Ca­da vez que yo veo a uno de us­te­des lo­grar sus sue­ños es co­mo si yo mis­ma lo hu­bie­se lo­gra­do” Mel­kis Díaz

Di­se­ña­do­ra y pre­si­den­ta de la ADD

FUEN­TE EX­TER­NA

↑ Mercy Jác­quez con­si­de­ra­ba a los di­se­ña­do­res sa­li­dos de sus au­las co­mo sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.