Cal­cu­la­do­ra de pro­me­sas

Con­ven­dría es­tar re­cor­dan­do a mu­chos as­pi­ran­tes a car­gos elec­ti­vos el cos­to que con­lle­va­ría cum­plir sus pro­me­sas elec­to­ra­les

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - Gus­ta­vo Vol­mar gvol­mar@dia­rio­li­bre.com

En cier­tas épo­cas de la his­to­ria, a al­gu­nos em­pe­ra­do­res y mo­nar­cas se les re­cor­da­ba que el po­der que os­ten­ta­ban era tem­po­ral, a fin de mo­de­rar ex­ce­sos y de­ci­sio­nes im­pru­den­tes. De for­ma pa­re­ci­da, y ya en nues­tros días, con­ven­dría es­tar re­cor­dan­do a mu­chos as­pi­ran­tes a car­gos elec­ti­vos el cos­to que con­lle­va­ría cum­plir sus pro­me­sas elec­to­ra­les.

Una cal­cu­la­do­ra pue­de usar­se con ese fin, siem­pre que ten­ga su­fi­cien­tes dí­gi­tos en su ca­pa­ci­dad de me­mo­ria. Al­guien, por ini­cia­ti­va pro­pia o por man­da­to del can­di­da­to o sus opo­nen­tes, acom­pa­ña­ría al as­pi­ran­te en sus re­co­rri­dos de cam­pa­ña. Ca­da vez que és­te se pre­sen­te en al­gún pro­gra­ma de ra­dio o televisión, pro­nun­cie un dis­cur­so, con­ce­da en­tre­vis­tas, sos­ten­ga reunio­nes con sec­to­res eco­nó­mi­cos, par­ti­ci­pe en en­cuen­tros con gru­pos so­cia­les, o vi­si­te ca­sas, barrios y cen­tros co­mu­ni­ta­rios, la per­so­na con la cal­cu­la­do­ra ten­dría la mi­sión de su­mar los cos­tos de to­das sus pro­me­sas.

Se­ría, por su­pues­to, un tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to, da­do lo apre­ta­das que sue­len ser las agen­das po­lí­ti­cas, y no se­ría una la­bor fá­cil. Esa per­so­na ten­dría, en los nu­me­ro­sos ca­sos en que las pro­me­sas son im­pre­ci­sas, que es­ti­mar los cos­tos de ha­cer­las reali­dad. De­be­ría tam­bién evi­tar du­pli­ca­cio­nes, con­so­li­dar pro­pues­tas re­la­cio­na­das, e in­cluir ero­ga­cio­nes co­la­te­ra­les y exen­cio­nes. Es pro­ba­ble que re­qui­rie­se, por lo tan­to, de un per­so­nal au­xi­liar que le ayu­de en to­dos esos me­nes­te­res.

Pa­ra ser jus­to, ten­dría que to­mar en cuen­ta ade­más los se­ña­la­mien­tos del can­di­da­to en cuan­to a las fuen­tes de los fon­dos con los que cu­bri­rá los cos­tos. Es­to así, pues in­tere­sa sa­ber cuá­les son ma­yo­res. Una bue­na apues­ta es que se­rán los gas­tos.

Su­ce­de así aquí y en otros paí­ses. En los EE.UU., por ejem­plo, las pro­me­sas de Ber­nie San­ders cuan­do era can­di­da­to, im­pli­ca­ban 40.0 mi­llo­nes de mi­llo­nes de dó­la­res en gas­tos du­ran­te los pró­xi­mos diez años. Los nue­vos in­gre­sos fis­ca­les que men­cio­nó ape­nas lle­ga­ban a los 17.5 mi­llo­nes de mi­llo­nes. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.