Agen­cia li­bre y re­ser­va, dos con­cep­tos di­fe­ren­tes

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Deportes -

SAN­TO DO­MIN­GO. La dis­cri­mi­na­ción ra­cial y la cláu­su­la de re­ser­va son las dos man­chas más ne­gras que ha su­fri­do el béis­bol y que los ju­ga­do­res han te­ni­do que so­por­tar en car­ne pro­pia.

Dos afro­ame­ri­ca­nos son los pa­la­di­nes de la li­ber­tad y la li­be­ra­ción del ju­ga­dor de béis­bol: Jac­kie Ro­bin­son le co­lo­có la cruz a la dis­cri­mi­na­ción ra­cial y Curt Flood el EPD a la cláu­su­la de re­ser­va.

Un ne­go­cian­te lla­ma­do Wi­llian Hul­bert, fun­da­dor de la Li­ga Na­cio­nal jun­to a otros em­pre­sa­rios, fue quien or­ga­ni­zó lo que has­ta 1879 era una su­ce­sión de equi­vo­ca­cio­nes e in­dis­ci­pli­nas. Una de las me­di­das que im­ple­men­tó fue la de evi­tar el con­ti­nuo sal­to de un equi­po a otro.

Ca­da equi­po tie­ne el de­re­cho de con­ce­bir sus pro­pios con­tra­tos y dis­ci­pli­nar y cas­ti­gar a sus pe­lo­te­ros.

Nin­gún equi­po de­be­rá em­plear co­mo ju­ga­dor o ma­ne­ja­dor a nin­gu­na per­so­na que ha­ya si­do des­pe­di­da por cual­quier otro equi­po per­te­ne­cien­te a la Li­ga. Es­tas dos cláu­su­las fue­ron las que sem­bra­ron las se­mi­llas de la cláu­su­la de re­ser­va, lo cual de­fi­ni­ría las prác­ti­cas de tra­ba­jo del béis­bol por ca­si cien años.

En la dic­ta­du­ra pa­tro­nal de la cláu­su­la de re­ser­va el pe­lo­te­ro era pro­pie­dad del equi­po sin nin­gún de­re­cho.

La cláu­su­la de re­ser­va y la agen­cia li­bre son dos con­cep­tos di­fe­ren­tes en su esen­cia. Es la vía nor­mal co­mo un equi­po pier­de y ga­na ju­ga­do­res ca­da año.

El con­cep­to fue in­cor­po­ra­do en el con­ve­nio de 1976 lue­go de una ar­dua lu­cha del Sin­di­ca­to de Pe­lo­te­ros y de la de­ci­sión del ár­bi­tro Pe­ter Seitz en el ca­so de Andy Mes­sers­mith y Da­ve Mc­nally en 1975.

La re­gla XX.B di­ce que to­do pe­lo­te­ro con seis años de ser­vi­cios sin con­tra­to pa­ra la tem­po­ra­da si­guien­te se pue­de de­cla­rar li­bre.

En­tre los lo­gros que be­ne­fi­cian al ju­ga­dor es­tá el ar­bi­tra­je sa­la­rial, una fi­gu­ra que el club le ofre­ce al pe­lo­te­ro en la cual hay una fe­cha lí­mi­te pa­ra acep­tar­la y en la que un juez es­pe­cia­li­za­do en béis­bol ana­li­za las es­ta­dís­ti­cas del ju­ga­dor y po­ne una can­ti­dad de di­ne­ro que es ofre­ci­do por el club co­mo con­tra­to. ●

Curt Flood

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.