El Día del Maes­tro en con­tex­to elec­to­ral

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Di­no­rah Gar­cía Ro­me­ro

Ju­nio es un mes de­di­ca­do a re­cor­dar y a ce­le­brar la ac­ción y el com­pro­mi­so de las maes­tras y de los maes­tros do­mi­ni­ca­nos que día a día se des­gas­tan en las au­las y en los cen­tros edu­ca­ti­vos pa­ra ofre­cer lo me­jor de su per­so­na y de sus sa­be­res y ex­pe­rien­cias. Anual­men­te, se desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des que des­ta­can y di­fun­den los apor­tes de mu­chos do­cen­tes que han cam­bia­do la his­to­ria y la vi­da de co­mu­ni­da­des, de gru­pos y de ins­ti­tu­cio­nes. Con­ta­mos con una can­ti­dad im­por­tan­te de maes­tros y maes­tras que desa­rro­llan un tra­ba­jo ex­ce­len­te sin nin­gu­na es­tri­den­cia y sin de­seos de pro­ta­go­nis­mos. Les im­por­ta el apren­di­za­je de los y las es­tu­dian­tes.

A pe­sar de que, en las úl­ti­mas dé­ca­das, pa­ra di­ver­sos sec­to­res gu­ber­na­men­ta­les y de la so­cie­dad, el úni­co res­pon­sa­ble de los ma­les de la edu­ca­ción en lo que con­cier­ne a ca­li­dad de los apren­di­za­jes es el do­cen­te, es ne­ce­sa­rio ce­le­brar es­ta fies­ta y ha­cer­lo con dig­ni­dad y res­pon­sa­bi­li­dad.

Hay va­rias ra­zo­nes que jus­ti­fi­can es­ta po­si­ción. En­tre las más im­por­tan­tes es­tá que los y las do­cen­tes con­ti­núan rea­li­zan­do un tra­ba­jo pro­pio de sú­per mu­je­res y de sú­per hom­bres, por te­ner que tra­ba­jar his­tó­ri­ca­men­te en con­di­cio­nes de­fi­ci­ta­rias de asis­ten­cia y de acom­pa­ña­mien­to téc­ni­co; de pre­sio­nes e in­se­gu­ri­dad po­lí­ti­ca, por no for­mar par­te del par­ti­do go­ber­nan­te; y, ade­más, por la ca­ren­cia de es­pa­cios pa­ra la re­fle­xión e in­ves­ti­ga­ción, si­tua­ción que pro­vo­ca un va­cío con­cep­tual y un desa­rro­llo in­te­lec­tual con po­ca con­sis­ten­cia. Tra­ba­jar en es­tas con­di­cio­nes vio­len­ta el de­re­cho al desa­rro­llo hu­mano y cien­tí­fi­co de los y las do­cen­tes.

Se ha de re­co­no­cer la can­ti­dad y la di­ver­si­dad de cur­sos, jor­na­das y se­mi­na­rios or­ga­ni­za­dos por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción en fun­ción de la for­ma­ción de los y las do­cen­tes. Pe­ro el pro­ble­ma es­tá en que se an­te­po­ne la can­ti­dad de ac­cio­nes y se pos­ter­gan dos fac­to­res claves: a) la pla­ni­fi­ca­ción de la for­ma­ción do­cen­te in­te­gran­do a los maes­tros y las maes­tras en la de­ter­mi­na­ción de los con­te­ni­dos y de los pro­ce­sos de su pro­pia for­ma­ción; y b) el acom­pa­ña­mien­to de su prác­ti­ca edu­ca­ti­va pa­ra me­jo­rar­la y ha­cer que los apren­di­za­jes pro­pios co­mo edu­ca­dor y de los y las es­tu­dian­tes an­ti­ci­pen trans­for­ma­cio­nes en la vi­da del au­la y del cen­tro edu­ca­ti­vo que a su vez im­pac­ten la co­mu­ni­dad.

Una no­ve­dad en la fies­ta de la maes­tra y del maes­tro de ju­nio de 2020 es en­con­trar­se in­ser­ta en un es­ce­na­rio bor­da­do con los múl­ti­ples co­lo­res de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que den­tro de unos días me­di­rán sus fuer­zas en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y con­gre­sua­les.

Es­te pa­no­ra­ma cons­ti­tu­ye pa­ra los y las do­cen­tes una oca­sión pro­pi­cia pa­ra re­fle­xio­nar so­bre sus de­re­chos y res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo ciu­da­da­nos; pa­ra ana­li­zar los pro­gra­mas de go­bierno de los can­di­da­tos e iden­ti­fi­car cuá­les son sus pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes pro­fe­sio­na­les y aca­dé­mi­cas de los y las do­cen­tes; qué piensan ha­cer pa­ra fortalecer el sis­te­ma edu­ca­ti­vo do­mi­ni­cano, de tal ma­ne­ra que los pro­ce­sos y re­sul­ta­dos respondan a las ne­ce­si­da­des del país; qué pro­po­nen pa­ra que la in­clu­sión y la igual­dad sea una reali­dad en la edu­ca­ción do­mi­ni­ca­na.

Asi­mis­mo, el con­tex­to elec­to­ral ha de lle­var al maes­tro y a la maes­tra a fortalecer su ca­pa­ci­dad proac­ti­va pa­ra po­ner en ac­ción el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Así po­drán iden­ti­fi­car cuál o cuá­les son las pro­pues­tas de los can­di­da­tos que apun­tan al desa­rro­llo in­te­gral de la so­cie­dad. Las re­fle­xio­nes y los aná­li­sis ayu­dan a los maes­tros y a las maes­tras a to­mar po­si­ción an­te los he­chos que fa­vo­re­cen el avan­ce de la na­ción y el desa­rro­llo pleno de los ciu­da­da­nos.

El pe­río­do de las elec­cio­nes los ur­ge a pres­tar ma­yor aten­ción a su for­ma­ción so­cio­po­lí­ti­ca. Es­ta mo­da­li­dad de for­ma­ción los pre­pa­ra pa­ra de­fi­nir pos­tu­ras y op­tar con­for­me a cri­te­rios pro­pios. Su voz ad­quie­re fuer­za y tie­ne más po­si­bi­li­da­des de re­du­cir la ins­tru­men­ta­li­za­ción que se ge­ne­ra en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, en los sin­di­ca­tos y en la so­cie­dad en ge­ne­ral. La vi­sión y la com­pren­sión geo­po­lí­ti­ca de los acon­te­ci­mien­tos por par­te de los maes­tros y las maes­tras al­can­zan un ma­yor ni­vel; y su in­ci­den­cia so­cial pue­de trans­for­mar­se sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

¡Mu­chas fe­li­ci­da­des a to­das las y los do­cen­tes do­mi­ni­ca­nos! Gra­cias por su tra­ba­jo y su in­te­rés en apor­tar lo me­jor.

Pe­dro Po­ve­da apro­ve­cha es­ta fies­ta pa­ra pre­gun­tar: “¿Ha­béis pen­sa­do, pro­fe­so­res, cuán­to es vues­tro po­der en me­dio de vues­tra po­bre­za; y cuán­ta la fuer­za que tie­ne una le­gión de maes­tros fie­les cum­pli­do­res de sus de­be­res?”

Es­pe­ra­mos que es­ta fies­ta for­ta­lez­ca la ar­ti­cu­la­ción en­tre de­re­chos de los y las do­cen­tes y sus res­pon­sa­bi­li­da­des per­so­na­les y co­lec­ti­vas. ●

Asi­mis­mo, el con­tex­to elec­to­ral ha de lle­var al maes­tro y a la maes­tra a fortalecer su ca­pa­ci­dad proac­ti­va pa­ra po­ner en ac­ción el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Así po­drán iden­ti­fi­car cuál o cuá­les son las pro­pues­tas de los can­di­da­tos que apun­tan al desa­rro­llo in­te­gral de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.