III Con­gre­so Internacio­nal de Es­tu­dios Ca­ri­be­ños: La “puer­ta gi­ra­to­ria” del ir y ve­nir de los puer­to­rri­que­ños a los Es­ta­dos Uni­dos

El Caribe - - Fin De Semana - HIS­TO­RIA­DO­RA mu-kien­sang@pucmm.com.do mu-kien­sang@hot­mail.com

MU- KIEN ADRIA­NA SANG ¡No des tu tie­rra al ex­tra­ño! Mira sus cam­pos. Arri­ba es or­na­to de la lo­ma la bre­ve y fra­gan­te po­ma del ca­fé, púr­pu­ra vi­va. en ellos can­ta la ca­ña la can­ción de la ri­que­za. Co­mo una enor­me tur­que­sa allá el ta­ba­cal se ex­tien­de. ¡La ima­gi­na­ción se en­cien­de an­te ese cuadro ad­mi­ra­ble! ¡Que ba­jo y que mi­se­ra­ble el que su te­rru­ño ven­de! En la pla­ya el co­co­te­ro, con su pe­na­cho ele­gan­te, es asom­bro al na­ve­gan­te y ten­ta­ción al lo­gre­ro. No des por nin­gún di­ne­ro tu pe­da­zo de ver­gel, que eres tú, pa­trio­ta fiel y de le­gí­ti­mo cu­ño, y el que ven­de su te­rru­ño ven­de la Pa­tria con él. Dios, el mun­do con­cluí­do, ti­ró­le un be­so al azar; El be­so ca­yó en el mar, Y es la tie­rra en que has na­ci­do. En ella for­mas tu ni­do, de amor ren­di­do al ama­ño; Ella un año y otro año te brin­da con su te­so­ro; ella va­le más que el oro. Fru­to que la men­te avi­va y es del crio­llo sos­tén al par que or­gu­llo. Si hay quien, ex­tra­ño, quie­ra tu sue­lo, que no se col­me su an­he­lo por más que te pa­gue bien. De sus lla­nos la gran­de­za ad­mi­ra la gen­te ex­tra­ña. Ro­man­ce, De­ber de Amar, Puer­to ri­co, La Bar­ca, El Poe­ta, In­som­nio, Orien­tal, La Na­ve, Las Aves de Pa­so, Zoraida, Ame­ri­ca­na, El Man­za­ni­llo, Ella y Yo, En­fer­mo, Un Sue­ño, Co­mo Tú Quie­ras, Vir­gi­lio Dá­vi­la

La si­tua­ción puer­to­rri­que­ña preo­cu­pa a to­do el mun­do. En el Con­gre­so, la pro­fe­so­ra Mart­ha Qui­ño­nes Do­mín­guez, Ca­te­drá­ti­ca de Cien­cias So­cia­les y Eco­no­mía, de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co en Are­ci­bo, pre­sen­tó la po­nen­cia: “NUE­VAS MI­GRA­CIO­NES VIE­JAS VI­SIO­NES: LA “PUER­TA GI­RA­TO­RIA” DEL IR Y VE­NIR DE LOS PUER­TO­RRI­QUE­ÑOS A LOS ES­TA­DOS UNI­DOS”. Al igual que lo hi­zo Co­lón, en la po­nen­cia que hi­ci­mos re­fe­ren­cia an­te­rior­men­te, la pro­fe­so­ra pre­sen­tó un en­sa­yo en el que ex­pre­sa la dra­má­ti­ca si­tua­ción que vi­ve la her­ma­na is­la.

La pro­fe­so­ra Qui­ño­nes in­ten­ta en su en­sa­yo mos­trar los pa­tro­nes y las tendencias si­mi­la­res a las que se die­ron en el si­glo XX en el pro­ce­so mi­gra­to­rio, “que es par­te de ese pro­ce­so de ir y ve­nir de los puer­to­rri­que­ños (mi­gra­ción cir­cu­lar) a los Es­ta­dos Uni­dos y exa­mi­nar la lla­ma­da fu­ga de ca­pi­tal hu­mano. Ade­más que­re­mos ana­li­zar los efec­tos en la iden­ti­dad puer­to­rri­que­ña en­tre los de “aquí y los de allá”, en es­pe­cial ese re­fuer­zo de la iden­ti­dad den­tro del con­tex­to co­lo­nial. En ese pro­ce­so mi­gra­to­rio si­mi­lar a una “puer­ta gi­ra­to­ria” se mez­cla lo lo­cal con lo trans­na­cio­nal, ese pro­ce­so de man­te­ner víncu­los con la Is­la que ha­ce que se mue­va la na­ción, la cul­tu­ra, el idio­ma y es par­te de su lu­cha con­tra la asi­mi­la­ción y el co­lo­nia­lis­mo.”

Ini­cia la po­nen­cia re­sal­tan­do la alar­ma exis­ten­te en Puer­to Ri­co por la ace­le­ra­da pér­di­da de po­bla­ción de­bi­do a la mi­gra­ción de puer­to­rri­que­ños a los Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo XXI. Es­ta si­tua­ción, se­ña­la, con­jun­ta­men­te con el éxi­to de las políticas pú­bli­cas de con­trol de la na­ta­li­dad, me­jo­ras en los ser­vi­cios de sa­lud que ha per­mi­ti­do el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, no me­nos cierto es que la fu­ga del ca­pi­tal hu­mano que se es­tá pro­du­cien­do aten­ta no so­lo de­mo­grá­fi­ca­men­te, sino la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la Is­la, co­mo pue­de ob­ser­var­se en el cuadro que pre­sen­ta la in­ves­ti­ga­do­ra: la her­ma­na es­te fe­nó­meno de­mo­grá­fi­co? ¿Qué pa­sa­rá en el fu­tu­ro? La pro­fe­so­ra Qui­ño­nes ini­cia su re­fle­xión par­tien­do de la in­va­sión de los Es­ta­dos Uni­dos a Puer­to Ri­co en 1898, un hi­to en la his­to­ria de la is­la, y he­cho que he­mos se­ña­la­do en va­rias opor­tu­ni­da­des. Sin du­da al­gu­na, afir­ma la au­to­ra, el 1898 mar­có “una nue­va mo­da­li­dad de la pre­sen­cia de los puer­to­rri­que­ños en Es­ta­dos Uni­dos.” A par­tir del si­glo XX, afir­ma, el ir y ve­nir “la puer­ta gi­ra­to­ria” co­men­zó a ser más fre­cuen­te. La nue­va si­tua­ción po­lí­ti­ca tra­jo con­si­go cam­bios es­truc­tu­ra­les, al res­pec­to la au­to­ra afir­ma:

La cam­pa­ña de in­dus­tria­li­za­ción uti­li­zó co­mo una po­lí­ti­ca pú­bli­ca la mi­gra­ción a los Es­ta­dos Uni­dos, de­bi­do a que hu­bo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pe­ro se man­tie­ne una al­ta la ta­sa de des­em­pleo. El na­ci­mien­to de una es­truc­tu­ra in­dus­trial no tu­vo la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber la mano de obra que es­ta­ba de­di­ca­da a la pro­duc­ción agrí­co­la. Es­ta po­bla­ción que se que­da ocio­sa o des­ven­ta­ja­da, de­ci­de emi­grar, de­mos­tran­do la ca­pa­ci­dad de la mi­gra­ción co­mo vál­vu­la de es­ca­pe al ex­ce­so de po­bla­ción. Es en es­ta eta­pa que se da el ma­yor des­pla­za­mien­to de puer­to­rri­que­ños a los Es­ta­dos Uni­dos, au­men­tan­do la pre­sen­cia de es­tos en la ciu­dad de Nue­va York prin­ci­pal­men­te. La afir­ma­ción de la au­to­ra se sus­ten­ta en la ta­bla si­guien­te: 1960-70 214,000 1970-80 129,619* 1980-90 170,947* 1990-00 260,000

Hay acuer­do en­tre los in­ves­ti­ga­do­res: la ra­zón prin­ci­pal pa­ra la mi­gra­ción es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Lo que se pro­du­jo en Puer­to Ri­co a me­dia­dos del si­glo XX, se re­pi­te hoy en el si­glo XXI. Los des­pla­za­mien­tos ac­tua­les tie­nen las mis­mas cau­sas. ¿Y qué con­se­cuen­cias trae to­do es­to? Ella con­clu­ye lo si­guien­te:

La mi­gra­ción es un fac­tor im­por­tan­te en el aná­li­sis de la di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal, pe­ro tam­bién en las im­pli­ca­cio­nes cul­tu­ra­les, so­cia­les y eco­nó­mi­cas. El pro­ble­ma de la emi­gra­ción de tra­ba­ja­do­res con­lle­va una re­duc­ción de la fuer­za la­bo­ral y por en­de de la ba­se con­tri­bu­ti­va. Por otro la­do al­gu­nos de los que emi­gran son una car­ga fis­cal del Es­ta­do. Por lo tan­to, el go­bierno de Puer­to Ri­co de­be to­mar me­di­das de po­lí­ti­ca pú­bli­ca y pla­ni­fi­ca­ción pa­ra tra­ba­jar con me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de em­pleo en la Is­la… pues el ni­vel educativo es un de­ter­mi­nan­te del im­pac­to aun­que de­be­mos re­cor­dar que la ma­yo­ría que emi­gra son los de ba­jos sa­la­rios.

Así pues, el pue­blo de Puer­to Ri­co tie­ne an­te sí un ver­da­de­ro re­to. De­be to­mar me­di­das ur­gen­tes pa­ra que es­te fe­nó­meno no se re­vier­ta en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.