En El Fra­ca­tán la gen­te vi­ve ha­ci­na­da

El Caribe - - Norte - MIGUEL PON­CE

La fal­ta de con­tro­les muSANTIAGO. ni­ci­pa­les per­mi­te la im­pro­vi­sa­ción de ba­rrios mar­gi­na­dos que co­mo El Fra­ca­tán fue le­van­ta­do en la ri­be­ra de la ca­ña­da de Ni­ba­je, en es­ta ciu­dad.

Con el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma y las pa­sa­das llu­vias de no­viem­bre del 2016, va­rias ca­sas, al­gu­nas cons­trui­das con ho­jas de zinc, pre­sen­tan hun­di­mien­to, por lo que sus pro­pie­ta­rios tu­vie­ron que aban­do­nar­las. Una gran par­te de es­tas vi­vien­das fue­ron le­van­ta­das prác­ti­ca­men­te so­bre la ca­ña­da y son fo­cos de con­ta­mi­na­ción de es­tas aguas que desem­bo­can en el río Ya­que del Nor­te.

El puen­te de ce­men­to que per­mi­te a los mo­ra­do­res des­pla­zar­se has­ta el sec­tor La Lo­te­ría, pa­ra ahí ha­cer co­ne­xión con la ciu­dad, las ba­ran­das fue­ron des­trui­das, lo que ha pro­vo­ca­do ac­ci­den­tes y va­rias las per­so­nas que han caí­do al afluen­te. “Cuan­do llue­ve ten­go que ha­cer un lar­go re­co­rri­do a pies al des­viar­me o pa­gar un ca­rro de con­cho pa­ra lle­gar des­de el ba­rrio has­ta La Lo­te­ría”, ex­pre­sa An­ge­li­na Pi­na­les, re­si­den­te en el sec­tor.

Im­pro­vi­sa­ción Al igual que el ba­rrio Los Guan­du­les, ubi­ca­do a su la­do sur, El Fra­ca­tán es­tá en el tra­yec­to don­de se te­nía pre­vis­to cons­truir la lla­ma­da Ave­ni­da Eco­ló­gi­ca, la que co- nec­ta­ría la Au­to­pis­ta Duar­te con la ave­ni­da Cir­cun­va­la­ción Sur, pa­san­do por El Em­bru­jo III, la Vi­lla Olím­pi­ca, en­tre otras pa­ra per­mi­tir­le a esa par­te de la ciu­dad con­tar con un pul­món eco­ló­gi­co. Es­te pro­yec­to que se pro­pu­so en el úl­ti­mo go­bierno de Joa­quín Ba­la­guer, fue ol­vi­da­do.

Lo que em­pe­zó con al­gu­nas ca­si­tas, ya hay unos 500 ho­ga­res, lo que evi­den­cia la for­ma ver­ti­gi­no­sa de ese cre­ci­mien­to irre­gu­lar del ba­rrios y la fal­ta de con­tro­les de las di­fe­ren­tes en­ti­da­des que de­ben ve­lar pa­ra que se pro­duz­can.

Jua­na Me­jía,que di­ce lle­va 20 años re­si­dien­do en la ba­rria­da, ase­gu­ra que cuan­do llue­ve el te­mor se apo­de­ra de sus re­si­den­tes.

ABEL URE­ÑA

La ba­rria­da El Fra­ca­tán es­tá su­mer­gi­da en el ha­ci­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.