Las elec­cio­nes pri­ma­rias idea­les

El Caribe - - Internacionales - JA­VIER CABREJA ja­vier­ca­bre­ja@yahoo.com

La dis­cu­sión en abs­trac­to so­bre el me­jor me­ca­nis­mo de se­lec­ción de can­di­da­tu­ras pa­ra car­gos de elec­ción po­pu­lar ca­re­ce de sen­ti­do. El mo­de­lo ideal no exis­te, pues es­te tie­ne que res­pon­der a un con­tex­to po­lí­ti­co de­ter­mi­na­do. El me­jor me­ca­nis­mo pa­ra es­co­ger can­di­da­tos es aquel que con­tri­bu- ya a for­ta­le­cer el sis­te­ma de par­ti­dos y a ga­ran­ti­zar los de­re­chos po­lí­ti­cos de los mi­li­tan­tes y las ex­pec­ta­ti­vas de los elec­to­res. Es­te ha si­do un te­ma cen­tral en el de­ba­te so­bre la ley de par­ti­dos. Un pun­to de avan­ce lo cons­ti­tu­ye el con­sen­so so­bre la ne­ce­si­dad de ins­ti­tu­cio­na­li­zar el me­ca­nis­mo de las pri­ma­rias, co­mo una for­ma de afian­zar la de­mo­cra­cia in­ter­na de los par­ti­dos do­mi­ni­ca­nos.

La di­fe­ren­cia ha es­ta­do en cuál es el ti­po de pri­ma­rias que más con­vie­ne. Lo idó­neo se­ría pro­mo­ver una for­ma de se­lec­ción de can­di­da­tos que re­suel­va los pro­ble­mas pre­sen­ta­dos en las pri­ma­rias rea­li­za­das has­ta aho­ra y que han ero­sio­na­do la con­fian­za ciu­da­da­na en las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas. Un pri­mer pro­ble­ma ha si­do el al­to ni­vel de con­flic­ti­vi­dad, vio­len­cia y di­vi­sión in­ter­na que han ex­pe­ri­men­ta­do las prin­ci­pa­les fuer­zas po- lí­ti­cas a par­tir de sus pro­ce­sos in­ter­nos. Es­to evi­den­cia que los par­ti­dos no es­tán en con­di­cio­nes de or­ga­ni­zar sus elec­cio­nes in­ter­nas por sí so­los. En tal sen­ti­do, con­ven­dría que la or­ga­ni­za­ción de las pri­ma­rias es­té a car­go de la JCE.

Por otro la­do, las elec­cio­nes in­ter­nas de los par­ti­dos han si­do muy cues­tio­na­das, de­bi­do a las de­nun­cias de in­je­ren­cias de par­ti­dos ad­ver­sos. Pa­ra evi­tar es­to, se­ría pro­pi­cio rea­li­zar pri­ma­rias de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, pa­ra que los mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­te de ca­da par­ti­do se con­cen­tren en la elec­ción de los can­di­da­tos de su pre­fe­ren­cia. Una ter­ce­ra di­fi­cul­tad tie­ne que ver con la po­ca ca­li­dad de los pa­dro­nes elec­to­ra­les de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas. Nin­gún par­ti­do cuen­ta con un re­gis­tro de miem­bros de­pu­ra­do que evi­te que una mis­ma per­so­na es­té ins­cri­ta en más de una fuer­za po­lí­ti­ca. Ir a pro- ce­sos in­ter­nos con es­te ti­po de pa­drón se cons­ti­tu­ye en una fuen­te de con­flic­tos. Por lo tan­to, es acer­ta­da la pro­pues­ta de pri­ma­rias or­ga­ni­za­das con el pa­drón ge­ne­ral de elec­to­res.

Las pri­ma­rias simultáneas y con pa­drón abier­to, obli­ga­to­rias pa­ra los par­ti­dos más gran­des del sis­te­ma, pue­den que no sean el me­ca­nis­mo ideal, pe­ro si el más con­ve­nien­te pa­ra re­sol­ver los di­ver­sos y se­rios pro­ble­mas ge­ne­ra­dos por las pri­ma­rias rea­li­za­das has­ta aho­ra. Lo im­por­tan­te es pre­ser­var el sis­te­ma de par­ti­dos y for­ta­le­cer la de­mo­cra­cia elec­to­ral, no im­por­ta el cos­to eco­nó­mi­co que es­to im­pli­que. Oja­lá que la co­mi­sión bi­ca­me­ral del Con­gre­so to­me en cuen­ta es­tos as­pec­tos y aprue­be el ti­po de pri­ma­rias que más con­ven­ga al país.

El au­tor es eco­no­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.