Pre­sas pa­ra con­tro­lar inun­da­cio­nes

El ex­per­to en agua su­gie­re que Da­ni­lo Me­di­na cons­tru­ya, ade­más, la de Mon­te Gran­de pa­ra el Sur y una en Ar­ti­bo­ni­to

El Caribe - - Portada - MAR­TÍN PO­LAN­CO mpo­lan­co@el­ca­ri­be.com.do

Sil­vio Ca­rras­co pro­po­ne las pre­sas de Gua­yu­bín, Áni­ma Ba­ja y Al­to Yu­na

El in­ge­nie­ro Sil­vio Ca­rras­co, es­pe­cia­lis­ta en te­mas hí­dri­cos, ase­gu­ró ayer que pa­ra re­sol­ver el te­ma de las inun­da­cio­nes en la Lí­nea No­roes­te y el Ba­jo Yu­na se re­quie­re cons­truir tres gran­des pre­sas y acon­se­jó que esas obras se reali­cen con di­ne­ro del Pre­su­pues­to Na­cio­nal.

La pri­me­ra de ellas de­be ser la de Gua­yu­bín y no la de Ámi­na, co­mo se ha es­ta­do di­cien­do; la se­gun­da de­be ser la pre­sa de Ámi­na ba­ja (no Ámi­na al­ta) y una ter­ce­ra pre­sa de­be ser la de Al­to Yu­na en Los Que­ma­dos, Bo­nao, en la con­fluen­cia de río Blan­co con río Yu­na. De esa for­ma, en el ca­so de la Al­to Yu­na, per­mi­ti­ría ver­ter agua des­de ahí ha­cia Rin­cón y des­viar el río Yu­na a esa par­te, es de­cir, a Rin­cón, es­pe­cí­fi­ca­men­te ha­cia el río Ji­ma, que no tie­ne agua.

De esa for­ma, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la pre­sa de Ha­ti­llo (en Co­tuí) ba­ja­ría y de­ja­ría de ver­ter o des­pa­rra­mar agua. Los cálcu­los que ma­ne­ja Ca­rras­co in­di­can que Ha­ti­llo es­tá ver­tien­do prác­ti­ca­men­te el 80% del agua y una de las cau­sa­les es que el ver­te­de­ro se cons­tru­yó muy ba­ji­to. En el ca­so de Al­to Yu­na, ten­dría una fun­ción de gran im­por­tan­cia, por­que evi­ta­ría si­tua­cio­nes co­mo las pro­vo­ca­das por inun­da­cio­nes en tiem­pos de llu­vias en Vi­lla Ri­va-Li­món del Yu­na, que es la par­te ba­ja del río Yu­na, de Ha­ti­llo pa­ra aba­jo. Ca­rras­co fue di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Re­cur­sos Hi­dráu­li­cos (INDRHI) del año 2000 a 2004. Co­no­ce el te­ma del agua y ma­ne­ja los da­tos al de­di­llo cuan­do se le for­mu­la al­gu­na pre­gun­ta so­bre la cues­tión.

Ase­gu­ra que si se cons­tru­ye Al­to Yu­na y se des­vía Yu­na ha­cia Rin­cón-río Ji­ma, el agua que re­ci­ba es­te úl­ti­mo pue­de ser des­ti­na­da pa­ra Vi­lla Ta­pia, Sal­ce­do y Te­na­res (pro­vin­cia Her­ma­nas Mi­ra­bal) y de esa for­ma ser apro­ve­cha­da pa­ra los cul­ti­vos en se­cano, co­mo es el ca­so del plá­tano, pa­ra el cual ac­tual­men­te no hay agua, así co­mo pa­ra los acue­duc­tos de San Francisco de Ma­co­rís, de Las Guá­ra­nas y del pro­pio Vi­lla Ta­pia. Las explicaciones de Ca­rras­co su­gie­ren que la pre­sa de Ámi­na de­be ser en po­tre­ro, a quin­ce ki­ló­me­tros de la desem­bo­ca­du­ra del

río, pa­ra po­der re­pre­sar el agua y esa agua usar­la -des­pués que se al­ma­ce­na- pa­ra irri­gar to­da la mar­gen iz­quier­da del río Ya­que del Nor­te. “Esa agua no es pa­ra lle­var­la a Santiago, por­que en Santiago no ne­ce­si­ta­mos agua de Ámi­na. El agua la te­ne­mos en Ta­ve­ra. Ámi­na es pa­ra rie­go y pa­ra con­trol de inun­da­cio­nes”, acla­ró.

“El pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na tie­ne una opor­tu­ni­dad pre­cio­sa aho­ra mis­mo de ha­cer tres pre­sas im­por­tan­tes en el Nor­te pa­ra re­sol­ver dos gran­de pro­ble­mas: el de Ba­jo Yu­na y el de Ba­jo Ya­que”, apun­tó, en una en­tre­vis­ta que –por lo in­tere­san­te que se tor­nó el diá­lo­go- se ex­ten­dió más de lo que se ha­bía cal­cu­la­do.

Sil­vio Ca­rras­co su­gie­re que la pri­me­ra de las tres pre­sas que ini­cial­men­te men­cio­nó sea la de Gua­yu­bín por­que es­ta­ría en la co­la de la inun­da­ción. “Cuan­do cre­ce el río Gua­yu­bín, ya vie­ne el río Ya­que del Nor­te cre­ci­do y se ha­ce una re­pre­sa na­tu­ral. Hay que pa­rar esa agua. Esa se que­da al­ma­ce­na­da ahí y cuan­do ba­ja allá, en­tra a Gua­yu­bín. Eso co­mo un se­gun­do gol­pe o co­mo la re­pe­ti­ción de un te­rre­mo­to”, sos­tie­ne Ca­rras­co, mien­tras son­ríe.

Ex­pli­ca que tie­ne que ser una pre­sa pa­ra con­trol de inun­da­cio­nes y eso quie­re de­cir que se le­van­te en la par­te más ba­ja po­si­ble de la cuen­ca, lle­gan­do prác­ti­ca­men­te al llano y don­de se pue­da te­ner un gran va­so con una ele­va­ción ba­ji­ta. En es­te ca­so, se tra­ta de un ti­po de pre­sa que se pue­de cons­truir rá­pi­do, se­gún los nú­me­ros que ma­ne­ja, por­que no im­pli­ca un cos­to de­ma­sia­do al­to.

En esa par­te de la con­ver­sa­ción ejem­pli­fi­có con Sabana Yegua (en Azua), que es­tá si­tua­da en la par­te más ba­ja de la zo­na que le ro­dea. “Lo pro­pio ocu­rre con la pre­sa de Ta­ve­ra, es­tá ubi­ca­da en una par­te ba­ja, aun­que real­men­te la hi­cie­ron muy ba­ji­ta; de­bió ser más al­ta pa­ra que no ver­tie­ra nun­ca. Hay que pro­cu­rar no te­ner inun­da­cio­nes; hay que re­gu­lar el río pa­ra que ca­da 15 o 20 años yo no ten­ga inun­da­cio­nes”, di­jo Ca­rras­co.

Acla­ró que las inun­da­cio­nes de ma­ne­ra to­tal na­die ha lo­gra­do evi­tar­las en el mun­do, ni si­quie­ra Es­ta­dos Uni­dos, ni Bra­sil, ni otras na­cio­nes. “Pe­ro hay que tra­tar que esa cre­ci­da ven­ga muy se­pa­ra­da (…) una ca­da 25 años o una ca­da cua­ren­ta años, pe­ro no to­dos los años. Aquí con una tor­men­ti­ca cual­quie­ra hay un Con­se­jo de Go­bierno, una emer­gen­cia”, plan­teó.

Des­de el pun­to de vis­ta de Ca­rras­co, las obras tie­nen que ser rea­li­za­das con pre­su­pues­to na­cio­nal, tal co­mo se hi­zo a Mon­ción, a Sabana Yegua, Ta­ve­ra, Ha­ti­llo y Rin­cón. “Los prés­ta­mos que sean pa­ra ha­cer pre­sas hi­dro­eléc­tri­cas, que esas se pa­gan so­las. Y de­ben ser del sec­tor pri­va­do, no del Go­bierno. Pa­ra qué va a in­ver­tir el Go­bierno un di­ne­ro que pue­de in­ver­tir el sec­tor pri­va­do. Que lo ha­ga el in­ver­sio­nis­ta que se va a ven­der su ener­gía”, su­gi­rió el ex­per­to.

Plan­teó que un pro­ble­ma re­quie­re de so­lu­cio­nes gran­des. “Y no hay so­lu­ción gran­de que sea de cor­to pla­zo. No exis­te una so­lu­ción a un pro­ble­ma gran­de que sea de cor­to pla­zo. No exis­te, y me­nos en un país po­bre”, apun­tó Ca­rras­co.

Plan­teó que con el te­ma del agua hay dos gran­des pro­ble­mas: Las inun­da­cio­nes y las se­quías. “Los dos ata­can a la po­bre­za, de una ma­ne­ra di­rec­ta. De una ma­ne­ra irra­cio­nal, si se quie­re”, ex­pre­só.

Di­jo que las inun­da­cio­nes son un pro­ble­ma gran­de, de di­men­sio­nes na­cio­na­les, que afec­ta a la eco­no­mía de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y pro­mue­ve la po­bre­za. “Ese pro­ble­ma hay que re­sol­ver­lo con lar­go pla­zo y con in­ver­sio­nes de al­to cos­to, pe­ro de im­pac­to rá­pi­do”, agre­gó.

Ríos sin con­trol Des­de su óp­ti­ca, lo que han he­cho to­dos los paí­ses del mun­do pa­ra re­sol­ver las inun­da­cio­nes es con­tro­lar los ríos. “Y en el ca­so de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na el cien por cien­to de los ríos no es­tá con­tro­la­do pa­ra inun­da­cio­nes, por­que en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na no hay ni una sola pre­sa que ha­ya si­do he­cha pa­ra inun­da­cio­nes. Han si­do he­chas pa­ra hi­dro­eléc­tri­cas, pa­ra agua po­ta­ble, pa­ra rie­go (…) Ni la de Ha­ti­llo”, agre­gó.

Di­jo que la úni­ca pre­sa en el país que más o me­nos se ha com­por­ta­do co­mo una pre­sa de con­trol de inun­da­cio­nes es Sabana Yegua, por­que fue muy bien he­cha.

“Es una de las me­jo­res pre­sas he­chas en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Es­tá muy bien cons­trui­da, aun­que cuan­do la hi­cie­ron no le ha­yan in­clui­do el ver­te­de­ro.

Apro­ve­cha­mien­to “La pre­sa Dos Bo­cas, en Ar­ti­bo­ni­to, se­ría la pri­me­ra obra bi­na­cio­nal Hai­tí-Do­mi­ni­ca­na”.

Sil­vio Ca­rras­co re­co­no­ció ayer que el go­bierno ac­tual hi­zo una in­ver­sión im­por­tan­te en Sabana Yegua, reha­bi­li­tán­do­la de tal for­ma, que es la me­jor pre­sa de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Lo que ha­ce a Sabana Yegua la me­jor pre­sa del país es el he­cho de que es­tá di­se­ña­da pa­ra que no vier­ta el agua. Di­jo que las pre­sas hay que ha­cer­las pa­ra que no vier­tan (de­rra­men o dis­per­sen) agua, por­que si lo ha­cen es co­mo si de­ja­ran de exis­tir”. La se­gun­da pre­sa me­jor cons­trui­da pa­ra con­trol de inun­da­cio­nes-se­gún éles Mon­ción, si­tua­da en­tre las pro­vin­cias de Santiago y Santiago Ro­drí­guez. Se ali­men­ta de las aguas de río Mao. Sus aguas sir­ven pa­ra el rie­go de las tie­rras agrí­co­las de la Lí­nea No­roes­te y pa­ra pro­por­cio­nar agua po­ta­ble a to­do el No­roes­te. “Esa pre­sa tie­ne en­tre 16 y 17 años de inau­gu­ra­da y ha ver­ti­do una sola vez, aho­ra. Sabana Yegua nun­ca ha ver­ti­do y va a te­ner 40 años. En­ton­ces, tal co­mo de­cía, hay que ha­cer las pre­sas pa­ra que no vier­tan. Pa­ra eso hay que con­tro­lar los ríos, y na­die ha in­ven­ta­do una for­ma di­fe­ren­te de con­tro­lar los ríos más que con pre­sas”, ex­pre­só Ca­rras­co en la con­ver­sa­ción. Y agre­gó que “las pre­sas pe­que­ñas no con­tro­lan inun­da­cio­nes”. “Las pre­sas pe­que­ñas se ha­cen pa­ra agua po­ta­ble y pa­ra con­trol de se­di­men­to y pa­ra ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca, a ve­ces”, di­jo.

KELVIN MO­TA

El in­ge­nie­ro Ca­rras­co di­jo que la pre­sa en Ar­ti­bo­ni­to per­mi­ti­ría ge­ne­rar elec­tri­ci­dad pa­ra Hai­tí y agua pa­ra la RD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.