Di­cen edu­ca­ción se­xual es la gran au­sen­te en las es­cue­las de RD

El Caribe - - País - MA­RÍA TE­RE­SA MOREL

Un gru­po de ex­per­tos aboEDUCACIÓN. gó ayer por­que se in­tro­duz­ca de una vez y por to­das la “Edu­ca­ción In­te­gral en Se­xua­li­dad” en el cu­rrícu­lo edu­ca­ti­vo.

La an­tro­pó­lo­ga Tahi­ra Var­gas; la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Pro­fa­mi­lia, Ma­galy Ca­ram; el di­rec­tor de Cen­sos y En­cues­tas de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (ONE), Frank Cá­ce­res, y el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Na­cio­nal del VIH y el Si­da (Co­na­vih­si­da), Víc­tor Te­rre­ro, coin­ci­die­ron en la ne­ce­si­dad de que el Es­ta­do asu­ma una pro­ble­má­ti­ca que guar­da una es­tre­cha re­la­ción con el al­to ín­di­ce de em­ba­ra­zos no desea­dos en ado­les­cen­tes, los fe­mi­ni­ci­dios y la vio­len­cia de gé­ne­ro, así co­mo el aco­so y las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual.

Tahi­ra Var­gas afir­mó que las fa­mi­lias por sí so­las no cuen­tan con las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra edu­car a los ado­les­cen­tes en es­ta ma­te­ria, por los ta­búes y pre­cep­tos re­li­gio­sos que ro­dean la se­xua­li­dad. “Te­ne­mos un ta­bú con res­pec­to a la se­xua­li­dad, es un te­ma ocul­to. Sin em­bar­go, la po­bla­ción ado­les­cen­te es­tá vi­vien­do la se­xua­li­dad, su­frien­do si­tua­cio­nes de abu­so per­ma­nen­te y no cuen­ta con he­rra­mien­tas pa­ra pre­ve­nir, ni pro­te­ger­se”, di­jo la ex­per­ta.

De­plo­ró que es­ta ma­te­ria sea la gran au­sen­te de las es­cue­las, y que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción re­duz­ca su abor­da­je a sim­ples char­las dic­ta­das por el área de Orien­ta­ción y Psi­co­lo­gía, de­jan­do de la­do, la re­co­men­da­ción de la Unes­co, que plan­tea un en­fo­que in­te­gral que abar­ca de­re­chos, gé­ne­ro y un cam­bio en la mas­cu­li­ni­dad.

“La edu­ca­ción se­xual de­be su­po­ner un pro­ce­so des­de la edu­ca­ción bá­si­ca, has­ta la edu­ca­ción me­dia, don­de in­clu­so se tra­ba­je co­mo asig­na­tu­ra. Eso ayu­da­ría en la re­duc­ción de los em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes no desea­dos. Otra con­se­cuen­cia de es­ta fal­ta son las vio­la­cio­nes y abu­sos se­xua­les, por­que si tú tie­nes una po­bla­ción mas­cu­li­na que no re­ci­be edu­ca­ción, que no re­ci­be pre­ven­ción, un cam­bio en su com­por­ta­mien­to en tér­mi­nos edu­ca­ti­vos, es­tá asu­mien­do una re­la­ción to­tal­men­te de­sigual y agre­si­va”, ex­pli­có.

Ado­les­cen­tes ig­no­ran su fi­sio­lo­gía De su la­do, Frank Cá­ce­res afir­mó que un es­tu­dio de su au­to­ría re­ve­ló que ape­nas el 20% de las ado­les­cen­tes en­tre 15 a 19 años sa­bía que en el ci­clo mens­trual hay un pe­rio­do de al­to ries­go de em­ba­ra­zo, lo que re­ve­la el al­to des­co­no­ci­mien­to de las mu­je­res so­bre su fi­sio­lo­gía.

“Eso es gra­ve, por­que esas ado­les­cen­tes que ge­ne­ral­men­te van a la es­cue­la, y es­ta­ban en la se­cun­da­ria, y al­gu­na ya en la uni­ver­si­dad, y que no se­pan exac­ta­men­te que eso ocu­rre con su cuer­po, con su fi­sio­lo­gía, ob­via­men­te las po­ne en al­to ries­go. En­ton­ces, hay que rein­ven­tar la edu­ca­ción do­mi­ni­ca­na, hay que edu­car pa­ra la vi­da. La edu­ca­ción no es so­lo un ba­chi­lle­ra­to, no es un re­qui­si­to pa­ra en­trar a la uni­ver­si­dad. El ba­chi­lle­ra­to de­be do­tar al jo­ven y la jo­ven de in­for­ma­ción su­fi­cien­te por lo me­nos pa­ra vi­vir”.

He­rra­mien­ta con­tra em­ba­ra­zos Mien­tras que la di­rec­to­ra de Pro­fa­mi­lia, Ma­galy Ca­ram, di­jo que esa en­ti­dad es­tá “an­sio­sa” de que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción asu­ma la edu­ca­ción in­te­gral en se­xua­li­dad en el cu­rrícu­lo co­mo lo han pro­me­ti­do y se for­me a los pro­fe­so­res pa­ra asu­mir esa ta­rea.

Re­sal­tó que la edu­ca­ción es el me­jor ins­tru­men­to pa­ra re­du­cir el em­ba­ra­zo no desea­do a tem­pra­na edad que co­lo­ca al país en el quin­to lu­gar de la re­gión con las ma­yo­res ta­sas de ni­ñas em­ba­ra­za­das en­tre 15 a 19 años.

J. V.

Los ex­per­tos abor­da­ron el te­ma en un con­ver­sa­to­rio so­bre edu­ca­ción y vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.