Lí­der re­pu­bli­cano re­ti­ra can­di­da­to acu­sa­do de abu­so se­xual

El Caribe - - Internacionales - EFE AGEN­CIAS

El pre­si­den­te de la CáWASHINGTON. ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de EEUU, el re­pu­bli­cano Paul Ryan, se unió ayer a otros pe­sos pe­sa­dos de su par­ti­do al pe­dir que Roy Moore, can­di­da­to al Se­na­do por Ala­ba­ma, de­be “ha­cer­se a un la­do” al ase­gu­rar que las acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual en su con­tra son “creí­bles”.

”De­be­ría ha­cer­se a un la­do”, di­jo Ryan en una con­fe­ren­cia de pren­sa. “En primer lu­gar, es­tas ale­ga­cio­nes son creí­bles. En se­gun­do, si se preo­cu­pa por los va­lo­res por los que ase­gu­ra que se preo­cu­pa, en­ton­ces de­be­ría re­ti­rar­se”, agre­gó el pre­si­den­te de la cá­ma­ra ba­ja.

Moore, un ex­juez de ten­den­cia ul­tra­de­re­chis­ta que as­pi­ra a ocu­par un es­ca­ño en el Se­na­do por el estado de Ala­ba­ma en las elec­cio­nes es­pe­cia­les del pró­xi­mo 12 de di­ciem­bre, ha si­do acu­sa­do por cin­co mujeres de haber abu­sa­do se­xual­men­te de ellas cuan­do eran ado­les­cen­tes y él ron­da­ba la trein­te­na.

Ryan se su­mó así al lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do, Mitch McCon­nell, quien tam­bién afir­mó que Moore de­be­ría re­ti­rar­se, y al me­nos otros cin­co se­na­do­res que han adop­ta­do la mis­ma pos­tu­ra.

Por su la­do, el can­di­da­to re­pu­bli­cano, que aho­ra tiene 70 años, ta­chó de “ro­tun­da­men­te fal­sas” las acu­sa­cio­nes, y las acha­có en un comunicado a “un in­ten­to de­ses­pe­ra­do del par­ti­do na­cio­nal de­mó­cra­ta y del Was­hing­ton Post de ata­car po­lí­ti­ca­men­te” a su cam­pa­ña, en re­fe­ren­cia al dia­rio que des­ta­pó es­tas acu­sa­cio­nes en primer lu­gar. Moore es­tá ali­nea­do con la lla­ma­da “de­re­cha al­ter­na­ti­va” ra­di­cal que pro­pug­na el exes­tra­te­ga je­fe de la Ca­sa Blan­ca Ste­ve Ban­non, y ga­nó las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas a otro can­di­da­to, Lut­her Stran­ge, que te­nía el res­pal­do de la cú­pu­la del par­ti­do. una mu­jer em­ba­ra­za­da, hay una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que el be­bé naz­ca con la ca­be­za anor­mal­men­te pe­que­ña y otros de­fec­tos neu­ro­ló­gi­cos gra­ves.

Ana­lis­tas del Ins­ti­tu­to de Geo­gra­fía y Es­ta­dís­ti­ca (IBGE) di­je­ron que la pro­lon­ga­da cri­sis eco­nó­mi­ca tam­bién con­tri­bu­yó a la caí­da de la na­ta­li­dad.

El go­bierno de Bra­sil de­cla­ró en no­viem­bre de 2015 el estado de emer­gen­cia sa­ni­ta­rio de­bi­do al au­men­to de ca­sos de mal­for­ma­cio­nes y muer­tes de fe­tos y re­cién na­ci­dos a cau­sa del vi­rus del zi­ka, trans­mi­ti­do por el mos­qui­to Ae­des Aegy­pti. Has­ta fi­na­les de 2016, Bra­sil tu­vo 2.205 ca­sos con­fir­ma­dos de be­bés afec­ta­dos y 259 muer­tes de fe­tos y re­cién na­ci­dos a cau­sa de ese mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.