¡Ho­nor a los in­mor­ta­les del aje­drez!

El Caribe - - Dinero - PE­DRO DO­MÍN­GUEZ pdo­min­guez@do­min­guez­bri­to.com

Te­nía pre­vis­to via­jar con ellos. Una in­for­ma­ción con­fu­sa evi­tó que subie­ra al avión. Por ello no es­toy muer­to. Hoy, 25 años des­pués, rin­do tri­bu­to a nues­tros in­mor­ta­les del aje­drez fallecidos el 15 de no­viem­bre de 1992, en un ac­ci­den­te aé­reo en la Lo­ma Isa­bel de To­rres, Puer­to Pla­ta, mien­tras se di­ri­gían a Cu­ba. Ho­nor eterno a Juan Jo­sé Ma­tos Rivera (Pa­chón), Mar­ce­lino De La Ro­sa, Ma­no­lo Mar­te, Héc­tor Ogan­do, Cé­sar Gon­zá­lez y Adel­quis Re­món (cu­bano).

Cuan­do me en­te­ré de la tra­ge­dia, ca­sual­men­te leía la bio­gra­fía del in­men­so Jo­sé Raúl Ca­pa­blan­ca, ex­cam­peón mundial, quien afir­ma­ba que “el aje­drez es al­go más que un jue­go, es una di­ver­sión in­te­lec­tual que tiene al­go de ar­te y mu­cho de cien­cia. Es ade­más, un me­dio de acer­ca­mien­to so­cial e in­te­lec­tual”. Ce­rré el li­bro y con mi al­ma des­tro­za­da, to­mé lá­piz y pa­pel y es­cri­bí con tin­tas de lá­gri­mas lo que pu­bli­co a con­ti­nua­ción.

“El lu­to tras­pa­sa las fron­te­ras del de­por­te y el aje­drez es la cau­sa. Ob­ser­vo ca­si­llas ar­dien­do y seres hu­ma­nos di­ri­gién­do­se al cie­lo. Las pie­zas pier­den la cor­du­ra y no tie­nen idea de sus fun­cio­nes en el ta­ble­ro. Los peo­nes llo­ran gol­pean­do sus ple­be­yas fi­gu­ras con­tra un ver­do­so ta­ble­ro de aje­drez de apa­rien­cia té­tri­ca, in­cen­dia­ria y pas­mo­sa.

Los ca­ba­llos brin­can co­mo locos y se es­tre­llan con­tra un mu­ro de fue­go cual sui­ci­das de­ses­pe­ra­dos por amo­res perdidos en la eter­ni­dad. Los al­fi­les, con sus dia­go­na­les atur­di­das, mal­di­cen sin ce- Con la tra­ge­dia so­lo ha ga­na­do Dios, quien jun­to a án­ge­les y ar­cán­ge­les dis­fru­ta­rá en su no­ble mo­ra­da de la com­pa­ñía y del ta­len­to de los aje­dre­cis­tas que no lo­gra­ron al­can­zar la pa­tria de Jo­sé Mar­tí. Es­tas lí­neas, es­cri­tas con mi mano tem­blo­ro­sa y mi co­ra­zón des­ga­rra­do, tam­bién las de­di­co a un hom­bre ho­nes­to que allí mu­rió: Ra­fael Espinal (Fe­lo)”.

sar a la mon­ta­ña ase­si­na y se lan­zan al va­cío de­jan­do atur­di­das a las 64 ca­si­llas, para allí mo­rir en pro­fun­da me­di­ta­ción, por­que de­ci­die­ron ma­tar la vi­da. Y la torre se ol­vi­dó de sus fir­mes co­lum­nas y aho­ra an­he­la des­plo­mar­se y per­der­se en el in­fi­ni­to. ¡Oh gam­bi­tos per­fu­ma­dos, la torre ya no es pie­dra, es es­pu­ma ce­les­tial!

Y la rei­na, des­de siem­pre her­mo­sa, hoy su­fre ra­di­ca­les trans­for­ma­cio­nes es­té­ti­cas que la obli­gan a re­fu­giar­se en cue­vas te­ne­bro­sas para es­con­der­se de quie­nes, du­ran­te si­glos de co­lo­res, la con­tem­pla­ron co­mo el ser más su­bli­me de la na­tu­ra­le­za, y su pe­sar y su do­lor se ex­pan­den con fuer­za de hu­ra­cán, pro­me­tien­do arrui­nar los pen­sa­mien­tos cal­cu­la­dos de los aman­tes qui­jo­tes­cos del jue­go-cien­cia. Y el rey, atra­pa­do en un ja­que mortal, no tiene es­ca­pa­to­ria, Se ha ren­di­do con or­gu­llo y ga­llar­día an­te la cru­da reali­dad del ave me­tá­li­ca que destruyó a sus súb­di­tos hu­ma­nos.

Con la tra­ge­dia so­lo ha ga­na­do Dios, quien jun­to a án­ge­les y ar­cán­ge­les dis­fru­ta­rá en su no­ble mo­ra­da de la com­pa­ñía y del ta­len­to de los aje­dre­cis­tas que no lo­gra­ron al­can­zar la pa­tria de Jo­sé Mar­tí. Es­tas lí­neas, es­cri­tas con mi mano tem­blo­ro­sa y mi co­ra­zón des­ga­rra­do, tam­bién las de­di­co a un hom­bre ho­nes­to que allí mu­rió: Ra­fael Espinal (Fe­lo)”.

El au­tor es abo­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.