El PRD re­du­ci­do a “ca­si na­da”

El Caribe - - Dinero - NEL­SON ENCARNACIÓN nel­so­nen­car10@gmail.com

Sea por ma­ni­pu­la­ción, co­mo ale­gan di­ri­gen­tes, o ya sea por su reali­dad, de­be lla­mar po­de­ro­sa­men­te la aten­ción que en la re­cien­te en­cues­ta Ga­llup, el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­cano (PRD) ha­ya des­apa­re­ci­do del es­pec­tro elec­to­ral del país.

Esta es la con­clu­sión ló­gi­ca al co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de esa in­ves­ti­ga­ción, en la cual fi­gu­ran con po­si­cio­na- mien­to las otras or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas que ocu­pa­rán las pri­me­ras ca­si­llas en la bo­le­ta que la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral (JCE) uti­li­za­rá en los co­mi­cios ge­ne­ra­les de 2020.

Es de­cir, que mien­tras se co­no­ce el pa­re­cer de los ciu­da­da­nos res­pec­to de po­ten­cia­les can­di­da­tos en los par­ti­dos de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD), Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno (PRM) y Re­for­mis­ta So­cial Cris­tiano (PRSC), el PRD no es to­ma­do en cuen­ta co­mo or­ga­ni­za­ción que pu­die­ra pre­sen­tar can­di­da­tu­ras na­cio­na­les para en­ton­ces ni en nin­gún otro es­ce­na­rio.

¿Qué pu­do su­ce­der para que una si­tua­ción tan ca­tas­tró­fi­ca se re­fle­ja­ra en una en­cues­ta con mues­tras a ni­vel na­cio­nal?

Ha­bría que pre­gun­tar a quie­nes pre­pa­ra­ron la mues­tra, si ocu­rrió una de las si­guien­tes si­tua­cio­nes:

1) ¿Los en­tre­vis­ta­do­res ob­via­ron de ma­ne­ra de­li­be­ra­da pre­gun­tar a los en- cues­ta­dos so­bre quié­nes en el PRD pu­die­ran ser can­di­da­tos?

2) ¿De­ja­ron a los en­tre­vis­ta­dos en li­ber­tad de se­ña­lar pre­fe­ren­cias en ca­da par­ti­do y en ese es­ce­na­rio na­die men­cio­nó al PRD?

Si ocu­rrió el primer ca­so, es­ta­ría­mos en pre­sen­cia de una ma­ni­pu­la­ción de la in­ves­ti­ga­ción co­mo ale­gan di­ri­gen­tes del PRD, lo que no se le su­po­ne a una em­pre­sa co­mo Ga­llup que se em­pe­ña en cui­dar su repu­tación.

Pe­ro si su­ce­dió lo se­gun­do, más que de­nun­ciar la en­cues­ta, la di­ri­gen­cia del PRD, em­pe­zan­do por su pre­si­den­te Mi­guel Vargas Mal­do­na­do, de­be de apro­ve­char la co­yun­tu­ra para ana­li­zar el por­qué de una si­tua­ción tan com­pro­me­ti­da para un par­ti­do que qui­sie­ra re­com­po­ner­se con mi­ras a ve­ni­de­ros pro­ce­sos elec­to­ra­les.

Que una for­ma­ción de tan­to arrai­go his­tó­ri­co en las ma­sas po­pu­la­res co­mo lo fue­ra el PRD ha­ya des­apa­re­ci­do de la men­te de la po­bla­ción—asu­mien­do que ha­ya si­do el ca­so en una pre­gun­ta abier­ta—tiene que lla­mar a la re­fle­xión de sus di­ri­gen­tes, pues no es na­da pro­me­te­dor que lue­go de ob­te­ner en las pa­sa­das elec­cio­nes el 5.86 % de los vo­tos, vá­li­do para el ter­cer lu­gar, aunque dis­tan­te, no fue­ra si­quie­ra ci­ta­do en una en­cues­ta de al­can­ce na­cio­nal.

Es cier­to que co­mo con­se­cuen­cia de la úl­ti­ma cri­sis que le afec­tó, el PRD fue prác­ti­ca­men­te suc­cio­na­do por el PRM que le sus­ti­tu­yó co­mo op­ción de po­der en las elec­cio­nes pa­sa­das. Pe­ro de ahí a caer en un abis­mo po­lí­ti­co hay una dis­tan­cia im­por­tan­te.

En con­clu­sión: me pa­re­ce que el pro­ble­ma fun­da­men­tal en es­tas cir­cuns­tan­cias es que el PRD ca­re­ce de un li­de­raz­go que se en­tre­gue al tra­ba­jo po­lí­ti­co que ca­rac­te­ri­zó a su di­ri­gen­cia his­tó­ri­ca.

El au­tor es pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.