Sa­jo­ma, el des­tino de las aguas

San Jo­sé de las Ma­tas (Sa­jo­ma) se ha con­ver­ti­do en un lu­gar cu­yo ma­yor atrac­ti­vo re­cae so­bre la pu­re­za y pro­pie­da­des me­di­ci­na­les de sus aguas

El Caribe - - Dinero - ABDIA ACE­VE­DO Especial para el­Ca­ri­be

Es­te país no deja de sor­pren­der. Ca­da vez des­cu­bri­mos más rin­co­nes don­de ale­jar­nos del caos que se vi­ve a dia­rio en la ciu­dad. Ade­más de Bá­va­ro y Pun­ta Ca­na, hay otras op­cio­nes para dar pa­so a otro ti­po de tu­ris­mo, no so­lo para los tu­ris­tas ex- tran­je­ros, sino que tam­bién para los crio­llos. Den­tro de esta nue­va cul­tu­ra de tu­ris­mo eco­ló­gi­co, ex­pe­rien­cial o sos­te­ni­ble, te­ne­mos a San Jo­sé de las Ma­tas (Sa­jo­ma), hoy día el des­tino de mo­da, y con ma­te­rial para lle­var esa co­ro­na un buen ra­to.

Las pro­ta­go­nis­tas de es­te des­tino son sus aguas, frías, ca­lien­tes, ti­bias; no im­por­ta su tem­pe­ra­tu­ra, to­dos quie­ren, o que­re­mos, un cha­pu­zón en ellas. No obs­tan­te, es­te pue­blo es her­mo­so des­de que co­mien­zas a as­cen­der, don­de te en­con­tra­rás con al­gu­nos pa­ra­do­res en los que te po­drás sur­tir con sus di­ver­si­fi­ca­dos ca­sa­bes.

¿Sa­bías que tam­bién son muy bue­nos pro­du­cien­do es­te ac­ti­vo gas­tro­nó­mi­co pro­pio de Quis­que­ya? Sí, Sa­jo­ma nos ofre­ce ca­sa­be de dis­tin­tas for­mas, los hay de al­men­dras, ma­ní, dul­ce, al­baha­ca, pis­ta­cho o ajon­jo­lí, entre otros; so­lo tie­nes que pres­tar aten­ción mien­tras lo de­gus­ta, po­drías aca­bar­lo de una so­la sen­ta­da sin per­ca­tar­te.

En un re­cien­te via­je, tam­bién de­ci­dí arries­gar­me con su que­so ti­po ho­lan­dés, o geo co­mo le co­no­ce­mos, y lo cier­to es que te­nía mis du­das en cuan­to al sa­bor al ver que era ela­bo­ra­do con bi­ja, pe­ro me hi­zo tra­gar mis pa­la­bras jun­to con to­da la bo­la de que­so, por­que es mu­cho más de­li­cio­so.

En ru­ta ha­cia arri­ba, nos en­con­tra­mos con un pue­blo que des­ta­ca por su tran­qui­li­dad y lim­pias ca­lles. Sin im­por­tar que sea día la­bo­ral, sus ca­lles no lla­man al des­or­den o al ruido, y su gen­te, ci­bae­ños al fin, es bas­tan­te hos­pi­ta­la­ria. Aquí es mu­cho más eco­nó­mi­co hos­pe­dar­se, ya que mien­tras más cer­ca de los par­ques ter­ma­les te que­das se­rá mu­cho ma­yor el cos­to.

Sa­jo­ma cuen­ta con tres par­ques eco­ló­gi­cos: Par­que acuá­ti­co Arro­yo Hon­do,

Par­que Te­má­ti­co La Ven­ta­na y Aguas Ca­lien­tes. Es­te úl­ti­mo es el más con­cu­rri­do y se en­cuen­tra en la re­ser­va fo­res­tal del Al­to Bao, en la la­de­ra norte de la Cor­di­lle­ra Cen­tral. Esta re­ser­va for­ma par­te del par­que na­cio­nal Ar­man­do Ber­mú­dez, que tiene una ex­ten­sión de 779 km y en el que na­cen las fuen­tes hi­dro­grá­fi­cas más im­por­tan­tes del país. El Al­to Bao, a su vez, es uno de los prin­ci­pa­les afluen­tes del río Ya­que del Norte, cu­ya cuen­ca abar­ca más de 14,000 km2.

Es im­por­tan­te que desa­yu­nes an­tes de su­bir, por­que en el par­que so­lo en­con­tra­rás una ca­fe­te­ría con pi­ca­de­ras y be­bi­das, ade­más de una se­ño­ra, que es la úni­ca en ofre­cer un al­muer­zo en una de las ca­se­tas ini­cial­men­te dis­pues­tas para es­to.

Aquí te en­con­tra­rás con dos pis­ci­nas so­bre el río. La pe­que­ña se nu­tre de las aguas ter­ma­les que flu­yen por una pe­que­ña tu­be­ría que ha­bía ins­ta­la­do la co­mu­ni­dad a las aguas que ma­na­ban de las ro­cas. La más gran­de, se ali­men­ta tan­to del agua ca­lien­te co­mo de la fres­ca del río, para equi­li­brar su tem­pe­ra­tu­ra.

Un sen­de­ro de más de 300 me­tros da ac­ce­so a las pis­ci­nas y has­ta “La Pla­yi­ta”, un fa­mo­so bal­nea­rio de Bao en es­te pun­to. Aquí es bueno que ha­yas co­rri­do un ma­ra­tón, mon­ta­do al­gu­nos 50 ki­ló­me­tros en bi­ci y ga­na­do una com­pe­ten­cia de hal­te­ro­fi­lia, por­que con sus aguas no ne­ce­si­ta­rás hie­lo para nin­gu­na be­bi­da.

A es­to se le su­man los en­can­ta­do­res sal­tos que ador­nan ca­da uno de es­tos ríos, que son de gran po­pu­la­ri­dad entre sus re­si­den­tes, y los mi­les de vi­si­tan­tes crio­llos que lle­gan des­de di­fe­ren­tes pun­tos del país.

La ca­pi­lla al­dea­na

Al ba­jar, o si lo deseas pue­de ser al su­bir, ubi­ca­da en la co­mu­ni­dad de Da­ma­ja­gua, de Los Mon­to­nes, te en­con­tra­rás con un des­vío ha­cia la Ca­pi­lla La Mi­la­gro­sa, ícono co­lo­ri­do de Sa­jo­ma, y que va en au­men­to en el “top ten” de ca­pi­llas para ca­sar­se en 2017.

Fue inau­gu­ra­da el 14 de di­ciem­bre de 2003. Tiene ca­pa­ci­dad para 100 per­so­nas có­mo­da­men­te sen­ta­das. Lla­ma la aten­ción su ar­tís­ti­co di­se­ño en ma­de­ra, co­mo si se tra­ta­ra de una al­dea ho­lan­de­sa, con her­mo­sos jar­di­nes pre­pa­ra­dos para cual­quier ro­mán­ti­ca pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio.

Los lu­ga­res para hos­pe­der­se son di­ver­sos, sien­do una op­ción el ho­tel La Man­sión, ro­dea­do por pi­na­res gran­dio­sos que su­su­rran mien­tras fil­tran el ai­re fres­co que flu­ye en las ha­bi­ta­cio­nes am­plias y de­co­ra­das con un gus­to ex­qui­si­to para su co­mo­di­dad, con ven­ta­na­les am­plios ex­po­nién­do­lo a una vis­ta es­plén­di­da.

F.E.

Sa­jo­ma se ha con­ver­ti­do en un des­tino que tiene mu­cho que ofre­cer a to­da la fa­mi­lia. La ma­yor ri­que­za de San Jo­sé de las Ma­tas son sus bos­ques, don­de na­cen los prin­ci­pa­les ríos del Ci­bao: Ya­que del Norte, Bao, Ámi­na y Ja­gua, entre otros.

F.E.

Sa­jo­ma se des­ta­ca por ser una zo­na pro­duc­to­ra de ca­sa­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.