REEN­VÍAN PA­RA EL DÍA 17 EL JUI­CIO DEL CASO EMELY

Pe­ri­to de­jó es­ta­ble­ci­do que se hi­cie­ron múl­ti­ples lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a per­so­nas ci­ta­das con re­la­ción al cri­men

El Caribe - - Portada - NAR­CI­SO ACE­VE­DO na­ce­ve­do@el­ca­ri­be.com.do

El jui­cio con­tra Mar­lon Mar­tí­nez y su ma­dre Mar­lin Mar­tí­nez, acu­sa­dos del ase­si­na­to de la ado­les­cen­te em­ba­ra­za­da Emely Pe­gue­ro, fue apla­za­do pa­ra es­cu­char a más tes­ti­gos.

La pre­si­den­ta del Se­gun­do Tri­bu­nal Co­le­gia­do de San Fran­cis­co de Macorís, Ma­ría de los Án­ge­les Con­cep­ción, apla­zó pa­ra el pró­xi­mo 17 de oc­tu­bre el jui­cio de fondo que se si­gue con­tra Mar­lon Mar­tí­nez y su ma­dre Mar­lin Mar­tí­nez, acu­sa­dos de ser los res­pon­sa­bles del ase­si­na­to de la ado­les­cen­te Emely Pe­gue­ro, quien te­nía cin­co me­ses de em­ba­ra­zo.

La ma­gis­tra­da to­mó la de­ci­sión lue­go de es­cu­char los tes­ti­mo­nios los pa­dres de la me­nor ase­si­na­da, de tes­ti­gos del caso, co­mo Ma­ría Bal­vi­na Ro­drí­guez San­tos, una de las em­plea­das de Mar­lin Mar­tí­nez y tam­bién la ver­sión de la doc­to­ra Anny Lis­set­te Taveras, quien aten­dió a Emely.

So­bre las de­cla­ra­cio­nes de Ma­ría Bal­bi­na, em­plea­da de Mar­lin, el abo­ga­do de la fa­mi­lia de Emely, Jo­sé Hoe­pel­man ma­ni­fes­tó que sus in­cohe­ren­cias al de­cla­rar son tác­ti­cas de des­vió del caso, pe­ro que los abo­ga­dos del Ministerio Pú­bli­co tu­vie­ron “la ha­bi­li­dad de que no se des­via­ra”.

In­grid Hi­dal­go, abo­ga­da de Mar­lin, ra­ti­fi­có que su de­fen­di­da no tu­vo par­ti­ci­pa­ción en la muerte de la me­nor, y que “en su mo­men­to se es­ta­ble­ce­rá qué fue lo que en reali­dad hi­zo”, lo cual ase­gu­ra no es pa­ra in­vo­lu­crar­la.

Di­jo que sus tes­ti­gos prin­ci­pa­les no los ha po­di­do pre­sen­tar a una la sa­ca­ron del país, re­fi­rién­do­se a la abuela de Emely, quien se encuentra en Eu­ro­pa y otra per­so­na, que no iden­ti­fi­có, quien le ha ma­ni­fes­ta­do te­mor de pre­sen­tar­se en el tri­bu­nal.

Tes­ti­mo­nio del pe­ri­to En la au­dien­cia, el pe­ri­to de la Po­li­cía Na­cio­nal que in­ves­ti­gó el pro­ce­so de las lla­ma­das rea­li­za­das por Mar­lon y su ma­dre Mar­lín Mar­tí­nez, en torno a la muerte de la ado­les­cen­te Emely Pe­gue­ro, de­jó es­ta­ble­ci­do que se rea­li­za­ron múl­ti­ples lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a una gran can­ti­dad de las per­so­nas que fue­ron ci­ta­das con re­la­ción al ase­si­na­to.

El téc­ni­co Danny Fer­nán­dez se pre­sen­tó al tri­bu­nal con un plie­go de 106 pá­gi­nas en las cua­les se es­ta­ble­cen las per­so­nas que fue­ron lla­ma­das por Mar­lon y su ma­dre du­ran­te el pro­ce­so de bús­que­da de la me­nor, tras apa­ren­tar que se en­con­tra­ba con vi­da.

De acuer­do con las in­for­ma­cio­nes pre­sen­ta­das por el in­ves­ti­ga­dor po­li­cial, el día en que mu­rió Emely Pe­gue­ro, Mar­lon Mar­tí­nez lla­mó a su ma­dre en ho­ras de la tar­de y lue­go se ini­ció un pro­ce­so de lla­ma­das a otras per­so­nas li­ga­das a su en­torno familiar, entre lo que se encuentra su tío Henry Mar­tí­nez y Bo­lí­var Ure­ña (El Bo­li), así co­mo otras per­so­nas a quie­nes les ha­brían in­for­ma­do de la si­tua­ción pre­sen­ta­da por la muerte de Emely Pe­gue­ro.

Se­gún las in­for­ma­cio­nes elec­tró­ni­cas del pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción da­do por el téc­ni­co Fer­nán­dez al tri­bu­nal, Mar­lon lla­mó a su ma­dre Mar­lín en ho­ras de la tar­de pa­ra co­mu­ni­car­le lo ocu­rri­do. Se es­ta­ble­ció que de la cel­da te­le­fó­ni­ca se rea­li­za­ron un to­tal de 48 lla­ma­das, ade­más de las que se le hi­cie­ron a Bo­lí­var Ure­ña.

El pro­ce­so de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­do por los or­ga­nis­mos de la po­li­cía cien­tí­fi­ca que de­signo al pe­ri­to Danny Fer­nán­dez, es­ta­ble­ció que las lla­ma­das se rea­li­za­ron des­de las co­mu­ni­da­des La Amar­ga, Con­tro­ba, El Pino, La Ve­ga Bo­nao y Ce­no­ví, Villa Ta­pia, ade­más de otros lu­ga­res cer­ca­nos a don­de vi­vía Emely Pe­gue­ro.

Los téc­ni­cos po­li­cia­les tam­bién rea­li­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes de las lla­ma­das al te­lé­fono de Emely Pe­gue­ro, ade­ma de otras per­so­nas que po­dría ha­ber te­ni­do in­for­ma­cio­nes de lo que se pro­du­jo tras la muerte.

Emely Pe­gue­ro te­nía 16 años y cin­co me­ses de em­ba­ra­zo cuan­do la ma­ta­ron. El cuer­po de la ado­les­cen­te pre­sen­ta­ba se­ña­les de un abor­to, pro­ba­ble­men­te for­za­do, y rup­tu­ra cra­neal. Por la bru­ta­li­dad, es­te caso con­mo­cio­nó al país. Du­ran­te la bús­que­da del cuer­po de la me­nor se en­con­tra­ron los ca­dá­ve­res de otras dos jó­ve­nes, las dos de 18 años. Una de ellas ha­bía si­do ase­si­na­da por su pa­dras­tro y la otra por su no­vio y un cóm­pli­ce de és­te, lo que pu­so aún más en evi­den­cia la gra­ve­dad de los ase­si­na­tos de mu­je­res en el país.

FOTO: NAR­CI­SO ACE­VE­DO

FRANKLYN GUERRERO

Mar­lon Mar­tí­nez ba­ja la ca­be­za mien­tra es­cu­cha los tes­ti­mo­nios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.