Ch­ris y Da­li­sa apues­tan a la edu­ca­ción en­fo­ca­da en la eco­no­mía di­gi­tal

Su equi­po ha tra­ba­ja­do pa­ra Vo­gue, GQ, Va­nity Fair, Cos­mo­po­li­tan, el FBI, y otras en­ti­da­des de im­pac­to glo­bal

El Caribe - - País - MARCOS RODRÍGUEZ mro­dri­guez@el­ca­ri­be.com.do

Lue­go de tra­ba­jar y es­tu­diar en los Es­ta­dos Uni­dos por mu­cho tiem­po, Ch­ris Cor­cino de­ci­dió re­gre­sar a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con la idea de crear un equi­po de desa­rro­lla­do­res que tra­ba­ja­ra pa­ra com­pa­ñías en ese país nor­te­ame­ri­cano.

Jun­to a su es­po­sa, Da­li­sa He­re­dia, Cor­cino agru­pó en el 2007 a tres jó­ve­nes, a quie­nes se les asig­na­ron pe­que­ñas ta­reas. Tras la ini­cia­ti­va, las em­pre­sas se die­ron cuen­tan que los pro­yec­tos se es­ta­ban desa­rro­llan­do de acuer­do a sus ex­pec­ta­ti­vas. Eso pro­vo­có que las res­pon­sa­bi­li­da­des del equi­po cre­cie­ran re­ci­bien­do más pro­yec­tos.

La com­pa­ñía, que to­mó im­pul­so en­ton­ces y hoy día cuen­ta con más de 100 em­plea­dos que tra­ba­jan con mar­cas de im­pac­to glo­bal, se lla­ma In­te­llisys, y es­tá en­fo­ca­da en el desa­rro­llo de soft­wa­re que dan so­por­te a or­ga­ni­za­cio­nes en la im­ple­men­ta­ción y man­te­ni­mien­to de sus es­tra­te­gias di­gi­ta­les co­mo apli­ca­cio­nes web, mó­vi­les y de es­cri­to­rio, apli­ca­cio­nes y ba­ses de da­tos per­so­na­li­za­das.

Es­tos em­pren­de­do­res se es­for­za­ron en con­so­li­dar es­te eco­sis­te­ma de tec­no­lo­gía que se adap­te a los nue­vos tiem­pos, a lo que el Ban­co Mun­dial y el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial lla­man Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial o Re­vo­lu­ción 4.0, que con­sis­te en la di­gi­ta­li­za­ción de los pro­ce­sos in­dus­tria­les por me­dio de la in­ter­ac­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial con las má­qui­nas.

“Nues­tros equi­pos tra­ba­jan ba­jo la me­to­do­lo­gía Agi­le, que se en­fo­ca en res­pon­der even­tos ines­pe­ra­dos de una ma­ne­ra efi­cien­te, a tra­vés de ite­ra­cio­nes y tra­ba­jo in­cre­men­tal. Es­ta me­to­do­lo­gía fo­men­ta el em­po­de­ra­mien­to y el cre­ci­mien­to de ca­da in­di­vi­duo, así co­mo las res­pues­tas po­si­ti­vas al cam­bio”, de acuer­do con Cor­cino.

In­te­llisys pro­por­cio­na un equi­po ex­pe­ri­men­ta­do de pro­fe­sio­na­les del desa­rro­llo de soft­wa­re que com­ple­men­tan el de­par­ta­men­to de tec­no­lo­gía de sus clien­tes, lo que les per­mi­te com­ple­tar más tra­ba­jo sin la ne­ce­si­dad de preo­cu­par­se por con­tra­tar em­plea­dos adi­cio­na­les.

Es­tos equi­pos, de acuer­do con los em­pren­de­do­res, tie­nen la ven­ta­ja de es­tar en la mis­ma zo­na ho­ra­ria y te­ner una pers­pec­ti­va cul­tu­ral si­mi­lar a la de sus clien­tes de Amé­ri­ca del Nor­te. Los sis­te- mas a los que dan so­por­te en es­te mo­men­to tie­nen más de 400 mi­llo­nes de usua­rios por mes, e in­clu­yen a im­por­tan­tes com­pa­ñías de la in­dus­tria de los me­dios y en­tre­te­ni­mien­to co­mo Vo­gue, GQ, Va­nity Fair, Cos­mo­po­li­tan, el FBI, y otros.

Al­gu­nos de los ser­vi­cios que ofre­cen son el Desa­rro­llo Full-stack, Ges­tión de pro­yec­tos Agi­le, Con­trol de Ca­li­dad de Soft­wa­re, en­tre otros. Sus desa­rro­lla­do­res tie­nen co­no­ci­mien­to en fra­me­works Scrum, Kan­ban, y otras tec­no­lo­gías.

Co­mo re­sul­ta­do de es­ta ini­cia­ti­va, en abril de 2014 se fun­dó Cin­cin­na­tus Ins­ti­tu­te of Crafts­mans­hip, cu­yo pro­pó­si­to es apro­ve­char el po­ten­cial de sus es­tu­dian­tes, per­mi­tién­do­les con­ver­tir­se en me­jo­res desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re, pro­por­cio­nan­do los re­cur­sos ne­ce­sa­rios y crean­do un en­torno que fo­men­te el apren­di­za­je y la au­to­no­mía.

Aun­que se ha si­do trans­for­ma­do des­pués de múl­ti­ples ite­ra­cio­nes, su fi­lo­so­fía de me­jo­ra cons­tan­te con­ti­núa sien­do una ca­rac­te­rís­ti­ca cla­ve del ins­ti­tu­to, de acuer­do con los em­pren­de­do­res. “Ade­más, la vo­lun­tad de for­mar a cual­quier per­so­na in­tere­sa­da en el desa­rro­llo de soft­wa­re tam­bién re­du­ce los cos­tos a lar­go pla­zo de re­clu­tar desa­rro­lla­do­res con ta­len­to. Por lo tan­to, las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas lo­ca­les co­mo In­te­llisys se be­ne­fi­cian jun­to con el ins­ti­tu­to”, ra­zo­na He­re­dia.

Sus pro­gra­mas se cen­tran en las me­to­do­lo­gías de Apren­di­za­je Com­bi­na­do (Blen­ded-Lear­ning) y Apren­di­za­je Vi­ven­cial (Ex­pe­rien­tial Lear­ning), don­de los es­tu­dian­tes pue­den desa­rro­llar­se en un en­torno de apren­di­za­je in­de­pen­dien­te, en el que com­ple­tan los cur­sos a su pro­pio rit­mo.

Tras una in­ver­sión de más de 6 mi­llo­nes de pe­sos, ac­tual­men­te tie­nen sie­te sa­lo­nes de clases en el Po­li­téc­ni­co Sa­le­siano San­to Domingo Sa­vio, Ja­ra­ba­coa, en el que el mo­de­lo edu­ca­ti­vo es­tá en­fo­ca­do en la co­la­bo­ra­ción y la eco­no­mía di­gi­tal. En es­tos es­pa­cios no exis­ten pi­za­rras, ti­zas ni bu­ta­cas, sino bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas, compu­tado­ras, me­sas pa­ra in­te­grar a los es­tu­dian­tes, y ro­bots.

FUEN­TE EX­TER­NA.

Ch­ris Cor­cino y Da­li­sa He­re­dia co­men­za­ron a desa­rro­llar sus ini­cia­ti­vas en el 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.