Flo­ra al­ca­loi­dea o psi­co­tró­pi­ca do­mi­ni­ca­na II

El Caribe - - Opiniones - MARCOS TA­VE­RAS ma­ra­ta­ve­ras@gmail.com

Una de las plan­tas de uso más co­mún y de cul­ti­vo más ex­ten­di­do en la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na du­ran­te mi ni­ñez es la que lla­má­ba­mos hi­gue­re­ta, que tam­bién es co­no­ci­da uni­ver­sal­men­te por su nom­bre bo­tá­ni­co Ri­ci­nus co­mu­nis, aun­que en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, du­ran­te mi in­fan­cia, ni los ni­ños ni los pa­dres sa­bían que el ri­cino co­mún y la hi­gue­re­ta eran so­lo de­no­mi­na­cio­nes del mis­mo bien, ni tam­po­co se sa­bía que el trans- pa­ren­te acei­te de ri­cino era el obs­cu­ro acei­te re­fi­na­do del nau­sea­bun­do y odia­do acei­te de hi­gue­re­ta. Mu­cho me­nos que la olea­gi­no­sa pu­die­ra con­ver­tir­se en ma­te­ria pri­ma pa­ra di­se­ñar, desa­rro­llar y pro­du­cir ar­mas de muer­te, pa­ra el ex­ter­mi­nio ma­si­vo. Mu­cho me­nos que la ONU ex an­te ha­bria de de­fi­nier inocen­cias y cul­pa­bi­li­da­des en­tre fa­bri­can­tes y usua­rios po­ten­cia­les de las te­rri­bles ar­mas en­tre na­cio­nes al­ta­men­te desa­rro­lla­das en cien­cias, in­dus­tria­li­za­ción ad-hoc, fi­nan­cia­mien­to, po­der eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, con­trol ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co, de en­tre gru­pos que eli­gió ana­li­zar con­ve­nien­te­men­te.

Usa len­gua­je con­fu­so pa­ra en­tre­gar po­ten­cia de cul­pa­bi­li­dad a quie­nes lla­ma “agen­tes no es­ta­ta­les”, se­mán­ti­ca ab­so­lu­ta­men­te com­pla­cien­te que jus­ti­fi­ca en una fra­se ab­sur­da: “Los cien­tí­fi­cos han sa­bi­do de la uti­li­za­ción de . . . “im­pre­so­ras 3D pa­ra im­pri­mir mi­cro­rreac­to­res que pue­den sin­te­ti­zar sus­tan­cias quí­mi­cas a pe­que­ña es­ca­la. Las im­pre­so­ras 3D ofre­cen nue­vas opor- tu­ni­da­des a los agen­tes no es­ta­ta­les pa­ra lle­var a ca­bo sus pro­pias ac­ti­vi­da­des de pro­li­fe­ra­ción. Si no pue­den com­prar ar­tícu­los so­me­ti­dos a con­trol, es po­si­ble que al­gún día los pue­dan im­pri­mir ellos mis­mos.”

Esa es una fra­se irres­pon­sa­ble­me­ne usa, la cual que per­mi­te que hoy ha­ble­mos de in­ter­cam­bios fu­tu­ros a ni­vel in­ter­pla­ne­ta­rio o in­ter­ga­lác­ti­co, cuan­do to­da­vía te­ne­mos por re­sol­ver dis­cre­pan­cias en­tre los in­ge­nie­ros y los teó­ri­cos de las cien­cias na­tu­ra­les pa­ra di­se­ñar sis­te­mas de na­ve­ga­ción efec­ti­vos.

En nues­tra Amé­ri­ca La­ti­na, Simón Bo­lí­var, José Mar­tí, Má­xi­mo Gó­mez, y otros es­cri­to­res pa­trió­ti­cos y cau­di­llos na­cio­na­lis­tas del pun­do­nor, que in­clu­yen a Gregorio Lu­pe­rón, nos aler­ta­ron so­bre el nue­vo im­pe­rio, que con­so­li­dó su geo­gra­fía na­cio­nal me­dian­te ata­ques im­pe­ria­lis­tas a los te­rri­to­rios ve­ci­nos, sin si­quie­ra im­por­tar­les el de­seo de ex­ter­mi­nio de las tri­bus ori­gi­na­rias de la ame­ri­ca­ni­dad, pues des­de en­ton­ces em­pe­zó su afán de fal­si­fi­ca­ción de la His­to­ria, cuan­do só­lo exis­tía el im­pe­ria­lis­mo co­mo de­seo del ver­da­de­ro cul­pa­ble del afán de fal­si­fi­ca­ción de la ver­dad de hoy.

Pue­do es­tar erra­do, aun­que soy ob­ser­va­dor de 70 años de cons­cien­cia. Soy tes­ti­go di­rec­to de pa­trio­tis­mos fal­si­fi­ca­dos, en­tre­gis­mos cóm­pli­ces, del avan­ce de la cons­cien­cia po­lí­ti­ca del pue­blo do­mi­ni­cano, del do­blez y la en­tre­gas de los ven­di­dos. Pe­ro ca­da día que me aden­tro en mi se­nec­tud, veo a una na­ción in­quie­ta com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por una ju­ven­tud cu­rio­sa lle­na de es­pe­ran­zas, que es­tá con­ven­ci­da de lo­grar un me­jor fu­tu­ro.

Que­dan con­mi­go -de on­ce hi­jos en­tre cin­cuen­ti­seis y on­ce años de edad- so­lo tres: Fran­cis­co de 22, Fa­bio de 19, y Sop­hía de 11. La dis­tan­cia eta­ria en­tre los eman­ci­pa­dos y los que me que­dan tras­cien­de la ma­du­rez le­gal. Me agra­da por­que da a mi al­ma tes­ti­mo­nio de mi pro­pia fi­de­li­dad con ellos.

El au­tor es con­sul­tor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.