Apar­ta­men­to en­fren­ta a Da­vid Or­tiz con ex­pa­re­ja

El Caribe - - Portada -

Abo­ga­dos del ex­pe­lo­te­ro de Gran­des Li­gas afir­man que la de­nun­cia no se fun­da­men­ta en vio­len­cia de gé­ne­ro

Tras la Uni­dad de Aten­ción JU­DI­CIAL. y Pre­ven­ción de Vio­len­cia de Gé­ne­ro del Dis­tri­to Na­cio­nal in­ter­po­ner una or­den de pro­tec­ción pro­vi­sio­nal a la ex­com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Da­vid Or­tiz, los abo­ga­dos del ex­pe­lo­te­ro in­di­ca­ron ayer que el con­flic­to se de­be a una li­tis por un apar­ta­men­to.

Du­ran­te una rue­da de pren­sa, la abo­ga­da Lucy Ob­jío afir­mó que la de­nun­cia de la ex­pa­re­ja de Or­tiz, Fary Almánzar, no se fun­da­men­ta en he­chos de vio­len­cia fí­si­ca de­bi­do a que el de­por­tis­ta lle­va apro­xi­ma­da­men­te un año sin te­ner con­tac­to fí­si­co con la da­ma. Di­jo que Or­tiz y Almánzar so­lo han te­ni­do co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca pa­ra tra­tar te­mas re­la­cio­na­dos al hi­jo me­nor de edad que pro­crea­ron.

Aun­que la se­ño­ra ale­ga que se tra­ta de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, Ob­jío di­jo que el con­flic­to se de­be a que Or­tiz le so­li­ci­tó que de­socu­pe unos in­mue­bles que son pro­pie­dad de sus em­pre­sas, y que se mu­de a un apar­ta­men­to que ad­qui­rió pa­ra el hi­jo que tie­nen en co­mún.

Lo des­cri­bió co­mo un apar­ta­men­to de al­ta ga­ma en un lu­gar ex­clu­si­vo del Dis­tri­to Na­cio­nal.

Dis­po­si­ción

“El se­ñor Or­tiz ya ha coope­ra­do con la in­ves­ti­ga­ción”, di­jo la abo­ga­da

De­to­nan­te de la si­tua­ción

Los abo­ga­dos en­tien­den que no hay ne­ce­si­dad de que Almánzar ocu­pe, no so­lo un in­mue­ble, sino tres que son pro­pie­dad de Or­tiz.

“En­ten­de­mos que el con­flic­to so­bre las pro­pie­da­des ha si­do el de­to­nan­te pa­ra que di­cha se­ño­ra ha­ya ini­cia­do tan im­pro­ce­den­te ac­ción le­gal”, ex­pre­só Ob­jío.

Asi­mis­mo, ex­pli­có que la de­nun­cia in­ter­pues­ta por Almánzar an­te la Uni­dad de Aten­ción y Pre­ven­ción de Vio­len­cia de Gé­ne­ro, In­tra­fa­mi­liar y Se­xual ads­cri­ta a la Pro­cu­ra­du­ría Fis­cal del Dis­tri­to Na­cio­nal si­gue el pro­to­co­lo ha­bi­tual, por lo que se han dic­ta­do un or­den de pro­tec­ción y alo­ja­mien­to pro­vi­sio­nal re­ci­pro­ca pa­ra ca­da una de las par­tes en re­la­ción con la otra, mien­tras el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co in­ves­ti­ga la de­nun­cia.

Ase­gu­ra­ron que el de­por­tis­ta ha cum­pli­do con su rol de pa­dre, no so­lo cu­brien­do al ni­ño de to­das sus ne­ce­si­da­des, sino tam­bién yen­do más allá con la ad­qui­si­ción de un in­mue­ble.

Di­je­ron que Or­tiz con­fía en la jus­ti­cia do­mi­ni­ca­na y en el rol que desem­pe­ña el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en la fa­se in­ves­ti­ga­ti­va.

Ase­gu­ra­ron que tan pron­to el de­por­tis­ta el de­por­tis­ta se en­te­ró de la ac­ción le­gal, via­jó al país y se pu­so a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra co­la­bo­rar con las in­ves­ti­ga­cio­nes. “El se­ñor Or­tiz ya ha coope­ra­do con la in­ves­ti­ga­ción y se man­tie­ne a la dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co”, sos­tu­vo.

J. ROTESTÁN

La abo­ga­da de Or­tiz di­jo que no se tra­ta de un con­flic­to por vio­len­cia fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.