POR­TA­DA

El Caribe - - Cultura -

Otras edi­fi­ca­cio­nes de in­te­rés en el mis­mo tra­mo de Las Da­mas, lo son el Mu­seo Tram­po­lín, las que fue­ran las ofi­ci­nas del rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad de San­to Do­min­go, así co­mo el Ho­tel Ho­del­pa Ni­co­lás de Ovan­do. Una par­te del mis­mo, en su mo­men­to, fue mo­ra­da del go­ber­na­dor de la is­la y, la otra, de la fa­mi­lia de Fran­cis­co Dá­vi­la, es­te úl­ti­mo man­dó a cons­truir el pri­mer tem­plo de ca­rác­ter pri­va­do: la Ca­pi­lla de los Re­me­dios.

No ca­be du­da de que el Si­glo XVI nos le­gó un es­pa­cio amu­ra­lla­do real ma­ra­vi­llo­so, en el que to­dos los ele­men­tos que cons­ti­tu­yen una ciu­dad se eri­gie­ron pri­me­ro aquí an­tes que en cual­quier otro lu­gar en Amé­ri­ca. Así, en nues­tra ciu­dad, se ini­cia el co­lec­cio­nis­mo con las obras de ar­te que acom­pa­ña­ron las flo­tas de Don Die­go Co­lón y Do­ña Ma­ría de To­le­do, cu­yo pa­la­ce­te, el Alcázar de Co­lón, tam­bién se en­cuen­tra al fi­nal de la ca­lle Las Da­mas, sien­do par­te del com­ple­jo de la Pla­za Es­pa­ña y las Ata­ra­za­nas. Es­tos es­pa­cios co­nec­tan con el re­cién inau­gu­ra­do Mu­seo de Las Ta­ra­za­nas Reales, an­ti­guos al­ma­ce­nes de la Co­ro­na Es­pa­ño­la en la is­la, don­de ac­tual­men­te po­de­mos apre­ciar res­tos ar­queo­ló­gi­cos de bu­ques y bar­cos hun­di­dos en las cos­tas ca­ri­be­ñas.

Es des­de San­to Do­min­go que par­ten los con­quis­ta­do­res Her­nán Cortés, Vasco Núñez de Bal­boa y Fran­cis­co Pi­za­rro, por­que La Es­pa­ño­la era el epi­cen­tro de to­das las ope­ra­cio­nes de los reinos de Cas­ti­lla y Ara­gón en Amé­ri­ca. De ma­ne­ra que los mu­ros de la Ciu­dad Co­lo­nial es­tán car­ga­dos de his­to­ria, pla­ga­dos de enig­mas, con edi­fi­ca­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas que aguar­dan pa­ra ser visitadas y dis­fru­ta­das por to­dos.

Las ciu­da­des es­pa­ño­las, en el nue­vo mun­do, en bue­na me­di­da, si­guie­ron el mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción ur­ba­na ovan­dino, de­no­mi­na­do así por el pri­mer go­ber­na­dor del San­to Do­min­go Co­lo­nial, Fray Ni­co­lás de Ovan­do, de quien se con­ser­va una gran es­cul­tu­ra al cen­tro de la Pla­za Es­pa­ña, que­dán­do­le en fren­te un gran com­ple­jo de ex­qui­si­tos res­tau­ran­tes, don­de se si­gue la tra­di­ción es­pa­ño­la del fa­mo­so ta­peo.

El re­fe­ri­do di­se­ño ovan­dino, com­pren­día la po­bla­ción de la ciu­dad por ca­pi­tu

Mu­seo Fer­nan­do Pe­ña De­fi­llo.

la­ción o co­mi­sión, pe­ro, ade­más, con­lle­va­ba el desa­rro­llo de un com­pen­dio de obras ar­qui­tec­tó­ni­cas que fue crean­do las con­di­cio­nes pa­ra que el que lle­ga­ra qui­sie­ra que­dar­se. Es de es­te mo­do que se ini­cian las cons­truc­cio­nes de la pri­me­ra ca­te­dral del nue­vo mun­do San­ta Ma­ría de la En­car­na­ción; el pri­mer hos­pi­tal el San Ni­co­lás de Ba­ri; la pri­me­ra Uni­ver­si­dad, la de San­to Tomás de Aquino; los pri­me­ros con­ven­tos; el pri­mer sis­te­ma de al­can­ta­ri­lla­do; los pri­me­ros palacios, y así, to­do aque­llo que per­mi­tie­ra el de­sen­vol­vi­mien­to de la vi­da de cas­te­lla­nos en el Ca­ri­be, lo que se fue com­bi­nan­do más ade­lan­te con una pre­sen­cia ca­da vez más am­plia de eu­ro­peos, te­nien­do ya el abo­ri­gen y, más tar­de; el afri­cano.

Ani­mar­se al pa­seo co­lo­nial, es ha­cer una pa­ra­da en los es­pa­cios an­tes ci­ta­dos, pe­ro, ade­más, es aden­trar­nos en la ca­lle El Con­de, hoy pea­to­nal, des­viar­nos ha­cia la ca­lle Hos­tos y dis­fru­tar de una ri­ca co­mi­da crio­lla en la Me­són de Ba­ri, se­guir el tra­yec­to si es do­min­go por la tar­de pa­ra bai­lar en las rui­nas de San Fran­cis­co al rit­mo de Bon­yé o dis­fru­tar del ca­fé en el Pa­la­cio de la Es­qui­zo­fre­nia o Ca­fé Con­de, al cos­ta­do de la Ca­te­dral y te­nien­do en dia­go­nal las ins­ta­la­cio­nes del An­ti­guo Pa­la­cio Con­sis­to­rial.

El pa­seo in­clu­ye una ca­mi­na­ta por la Me­ri­ño, tra­za­do en me­mo­ria del ar­zo­bis­po de la ciu­dad me­tro­po­li­ta­na de San­to Do­min­go ha­cia fi­na­les del si­glo XIX, sien­do el pri­mer pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en completar un man­da­to pre­si­den­cial. En es­ta ca­lle, se si­túa la Ca­te­dral, así co­mo otros tan­tos com­ple­jos de in­te­rés. Es me­nes­ter, ha­cer una pa­ra­da en el Par­que Bi­lli­ni que de­be su nom­bre al sa­cer­do­te fi­lán­tro­po que de­ve­ló al pue­blo do­mi­ni­cano la exis­ten­cia de los res­tos del Al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón, los cua­les se ha­bían con­ser­va­do co­mo fue su de­seo en La Es­pa­ño­la, te­nien­do co­mo abri­go el sue­lo de la Ca­te­dral.

Son mu­chos los mé­ri­tos del pa­dre Fran­cis­co Xavier Bi­lli­ni -cu­yos res­tos se en­cuen­tran en la her­mo­sa Igle­sia Regina An­ge­lo­rum-, me­re­cien­do la pe­na des­ta­car la crea­ción del hos­pi­tal que hoy lle­va su nom­bre, ubi­ca­do en la ca­lle San­to­mé, en el cas­co an­ti­guo, así co­mo el pri­mer ma­ni­co­mio, en l as rui­nas del con­ven­to de San Fran­cis­co. Al pa­dre Bi­lli­ni le de­be­mos tam­bién la crea­ción del an­te­ce­den­te in­me­dia­to de lo que es la Lo­te­ría Na­cio­nal, en­ti­dad que en prin­ci­pio fue fun­da­da con el fin de re­cau­dar fon­dos pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos.

Ca­be des­ta­car, que el par­que Bi­lli­ni, se en­cuen­tra ro­dea­do de res­tau­ran­tes, co­mo Lu­lú, la Bri­cio­la, por ci­tar al­gu­nos y, al cos­ta­do, en la Ca­lle ho­mó­ni­ma al par­que, te­ne­mos la ca­sa de las Fa­mi­lias Do­mi­ni­ca­nas, tam­bién co­no­ci­da co­mo Ca­sa del Tos­ta­do, que fue­ra la re­si­den­cia de la fa­mi­lia de Fran­cis­co del Tos­ta­do, de los prin­ci­pa­les po­ten­ta­dos del San­to Do­min­go co­lo­nial.

En la ca­lle Bi­lli­ni, te­ne­mos las Ca­sas del XVI Ho­tel Bou­ti­que, her­mo­sas vi­vien­das con­ver­ti­das en es­pa­cios de en­sue­ño pa­ra com­pla­cer los gus­tos más re­fi­na­dos en el co­ra­zón de la ciu­dad co­lo­nial. Tam­bién en­con­tra­mos por es­tos la­res, el com­ple­jo de la Quin­ta Do­mi­ni­ca, pró­xi­mo al Con­ven­to de los Do­mi­ni­cos y, al otro la­do, el Par­que Duar­te.

De lu­ga­res her­mo­sos es­tá car­ga­da nues­tra ciu­dad, ya li­bre de mu­ros, co­mo Ca­sa de Tea­tro, el Pa­la­cio Bor­ge­llá, la Ca­te­dral Cas­tren­se de San­ta Bár­ba­ra, … Ho­te­les de pri­me­ra con­ver­ti­dos en re­fu­gios de paz co­mo el Ho­tel Bi­lli­ni, o el Do­ña El­vi­ra y, pró­xi­mo a ellos, la Ca­sa Mu­seo Fer­nan­do Pe­ña De­fi­lló en el tra­mo Bi­lli­ni con Jo­sé Re­yes, don­de se con­ser­va una va­lio­sa co­lec­ción de las obras de uno de los más al­tos re­pre­sen­tan­tes de las ar­tes vi­sua­les en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Ca­te­dral Pri­ma­da de Ame­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.