The irish­man

El Caribe - - Cultura - ETZEL BÁEZ et­zel­baez@gmail.com

En Net­flix. Las re­la­cio­nes pri­ma­rias nor­man en la ma­fia, en la po­lí­ti­ca y en el con­trol de to­da y cual­quier or­ga­ni­za­ción o en­ti­dad in­de­pen­dien­te­men­te de su re­gis­tro le­gal (or­den le­gal im­plan­ta­do e im­ple­men­ta­do por un sec­tor sin­di­ca­li­za­do que bus­ca man­te­ner sus be­ne­fi­cios y pri­vi­le­gios de to­do ti­po). Es lo que se des­pren­de de to­das esas ci­tas o in­si­núes que cons­tru­ye la na­rra­ti­va del fil­me en torno a in­di­vi­duos que asu­men po­si­ción non san­ta pa­ra es­ca­lar en la vi­da so­cial, po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y de cual­quier ín­do­le tal cual se ha cons­trui­do a USA. Del sin­di­ca­to de ca­mio­ne­ros al sin­di­ca­to del cri­men la fron­te­ra es un pe­lo de ángel. Mar­tin Scor­se­se adap­ta la his­to­ria de un tal Jimmy Hof­fa des­cri­ta en el li­bro “Es­cu­ché que us­ted pin­ta ca­sas: la his­to­ria de Frank Shee­ran y el ca­so fi­nal so­bre Jimmy Hof­fa” del abo­ga­do Char­les Brandt pa­ra rea­li­zar es­te fil­me que pro­cu­ra vi­si­bi­li­zar el ori­gen de la cons­ti­tu­ción de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se tal y co­mo la co­no­ce­mos hoy. En ese li­bro se se­ña­la a Shee­ran co­mo el ver­du­go de Hof­fa en 1975 y que des­apa­re­ció su ca­dá­ver. Pos­te­rio­res in­ves­ti­ga­cio­nes, in­clui­da una si­gi­lo­sa­men­te po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, des­mien­ten lo se­ña­la­do en el li­bro. Pe­ro eso no des­mo­ti­vó a Scor­se­se quien com­pró los de­re­chos de la his­to­ria y fil­mó su pro­pia ver­sión. Hof­fa es per­so­na­je im­por­tan­te en el sin­di­ca­lis­mo in­ter­na­cio­nal cu­ya his­to­ria se re­mon­ta a los 20 años y los años pos­te­rio­res en que fue es­ca­lan­do po­si­cio­nes en la Her­man­dad in­ter­na­cio­nal de Ca­mio­ne­ros has­ta lle­gar a pre­si­den­te ge­ne­ral en­tre 1957 y 1971, años en que gra­vi­tó con fuer­za en la po­lí­ti­ca y elec­cio­nes en que in­ter­vino. To­do eso lo ci­ta el fil­me en la tra­ma en­vol­vien­do e l e ment o s h i s t ó r i c o s do­cu­men­ta­dos mez­cla­dos con las tres lí­neas na­rra­ti­vas que le dan al fil­me una di­men­sión dra­má­ti­ca inusi­ta­da en la que in­no­va el len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co –lo que iro­ni­za que desa­ti­na­da­men­te otros fil­mes es­tre­na­dos es­te año de 2019 lle­guen a ser su­pues­tos su­pe­rio­res por la crí­ti­ca, cuan­do no lle­gan a la evo­lu­ción es­té­ti­ca de es­ta obra maes­tra–. Un se­ña­la­mien­to im­por­tan­te que se des­ta­ca con maes­tría es la im­por­tan­cia del mo­vi­mien­to sin­di­cal en el au­ge de la Era de Oro del ca­pi­ta­lis­mo clá­si­co nor­tea­me­ri­cano, al fi­na­li­zar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y su pa­té­ti­co des­plo­me cuan­do cam­bió el oro por el pa­pel mo­ne­da en los años 70. De cier­ta ma­ne­ra, el fil­me des­en­mas­ca­ra la subida y au­ge del de­mó­cra­ta Ken­nedy y los sub­si­guien­tes go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos mos­tran­do que no hay di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas en­tre am­bas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas.

GÉ­NE­RO: dra­ma épi­co . DU­RA­CIÓN: 206 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.