Una pro­pues­ta po­lé­mi­ca

El Caribe - - Opiniones - MI­GUEL GUE­RRE­RO

En sep­tiem­bre del 2012, el ex­pre­si­den­te Leo­nel Fer­nán­dez le su­gi­rió a Na­cio­nes Uni­das un mar­co ju­rí­di­co in­ter­na­cio­nal pa­ra prohi­bir y cas­ti­gar la blas­fe­mia y lo que él lla­mó “fal­ta de res­pe­to a al­go que se con­si­de­re sa­gra­do”. En el con­tex­to en que lo pro­pu­so, su plan­tea­mien­to cons­ti­tu­yó un re­co­no­ci­mien­to al “de­re­cho” del fun­da­men­ta­lis­mo mu­sul­mán de pro­ce­der con ex­tre­ma vio­len­cia y de­sen­freno con­tra va­lo­res esen­cia­les de la de­mo­cra­cia an­te la mí­ni­ma men­ción de Maho­ma en dia­rios, re­vis­tas o vi­deos, co­mo ocu­rrie­ra en las se­ma­nas an­te­rio­res a su plan­tea­mien­to, des­co­no­cien­do así prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que él de­cía de­fen­der, co­mo es el de la li­bre ex­pre­sión del pen­sa­mien­to. La ira que el se­ñor Fer­nán­dez jus­ti­fi­ca fue a cau­sa de un vi­deo ama­teur so­bre Maho­ma que el ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co con­si­de­ró ofen­si­vo al pro­fe­ta y que las tur­bas que in­cen­dia­ron em­ba­ja­das y cau­sa­ron mo­ti­nes en mu­chas ciu­da­des pro­ba­ble­men­te no ha­bían vis­to.

Fer­nán­dez di­jo que el li­bre flu­jo de las ideas, que es lo que es­ta­ba en jue­go en el con­flic­to, no po­día en­ten­der­se co­mo exen­ta de li­mi­ta­cio­nes. Tal ex­pre­sión es sor­pren­den­te en un po­lí­ti­co de su ex­pe­rien­cia, aun­que en­ca­ja­ba en su es­fuer­zo de en­ton­ces pa­ra po­si­cio­nar­se co­mo una fi­gu­ra con­fia­ble en el mun­do is­lá­mi­co con vis­ta a fu­tu­ras as­pi­ra­cio­nes en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

Su po­co apre­cio a uno de los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la de­mo­cra­cia, co­mo la li­bre ex­pre­sión, y su apo­yo tá­ci­to al uso de la vio­len­cia irra­cio­nal del fun­da­men­ta­lis­mo mu­sul­mán, con­tras­ta con lo ex­ter­na­do en esos días por el mi­nis­tro fran­cés de Edu­ca­ción, Vicent Pei­llon, ci­ta­do por El País:” La li­ber­tad de ex­pre­sión es un prin­ci­pio in­tan­gi­ble de la ci­vi­li­za­ción y ha­ce fal­ta pre­ser­var­la sin ex­cep­cio­nes. Ha­ce fal­ta que en las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas ha­ya per­so­nas que ejer­zan esa li­ber­tad sin preo­cu­par­se de las con­se­cuen­cias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.