El ma­chis­mo que frus­tra las ca­rre­ras po­lí­ti­cas de las mu­je­res

Al me­nos 69 mu­je­res que­da­ron fue­ra de la bo­le­ta elec­to­ral por los obs­tácu­los que pu­sie­ron los par­ti­dos y la JCE al cum­pli­mien­to de la pa­ri­dad de gé­ne­ro con­tem­pla­da en la Ley 33-18

El Caribe - - Panorama -

ti­da­rias y de ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, co­mo la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral (JCE), pa­ra que se le re­co­no­cie­ran las can­di­da­tu­ras que ha­bían ga­na­do en las ur­nas o en pro­ce­sos in­ter­nos de acuer­do con la Ley 33-18 de Par­ti­dos, Agru­pa­cio­nes y Mo­vi­mien­tos Po­lí­ti­cos.

Cue­vas, miem­bro del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD), di­ce que, aun­que fue la can­di­da­ta a vo­cal más vo­ta­da en el dis­tri­to mu­ni­ci­pal de Fon­do Ne­gro, Ba­raho­na, su organizaci­ón se ne­ga­ba a en­tre­gar­le el pues­to.

Así que em­pe­zó una lu­cha que aún no pa­ra con el fin de que le sea re­co­no­ci­do su de­re­cho. Se que­jó an­te su par­ti­do, ges­tio­nó el re­co­no­ci­mien­to de su can­di­da­tu­ra en la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral e ini­ció un pro­ce­so le­gal con un abo­ga­do que fi­nal­men­te ti­ró la toa­lla. “A los diez días re­nun­ció, di­jo que no po­día con ese ca­so”, en­fa­ti­zó. Pe­ro ella con­ti­nuó su lu­cha y lo­gró su ob­je­ti­vo, aun­que a medias. Ex­pli­ca que, lue­go de ges­tio­nes le­ga­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas, en la ac­tua­li­dad se desem­pe­ña co­mo vo­cal, aun­que la JCE no le ha da­do el cer­ti­fi­ca­do.

Su ca­so no es ex­cep­cio­nal. Unas 69 mu­je­res que as­pi­ra­ban a dipu­tacio­nes y de­ce­nas que as­pi­ra­ban, co­mo Cue­vas, a re­gi­do­ras o vo­ca­les vie­ron frus­tra­das sus as­pi­ra­cio­nes, y otras tu­vie­ron que en­fren­tar lar­gos y com­ple­jos pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos y ju­di­cia­les, de­bi­do a tra­bas de los par­ti­dos y de la Jun­ta pa­ra cum­plir con la cuo­ta de gé­ne­ro o la pa­ri­dad que es­ta­ble­ce la ley 33-18, ex­pli­ca la abo­ga­da Na­taly San­ta­na, quien ha de­fen­di­do pre­can­di­da­tas en los tri­bu­na­les.

En el pá­rra­fo I del ar­tícu­lo 53 de es­ta ley se es­ta­ble­ce que “La Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral y las jun­tas elec­to­ra­les no ad­mi­ti­rán lis­tas de can­di­da­tu­ras pa­ra car­gos de elec­ción po­pu­lar que con­ten­gan me­nos del cua­ren­ta por cien­to (40 %) y más del se­sen­ta por cien­to (60 %) de hom­bres y mu­je­res”. Es de­cir, que siem­pre de­be ha­ber al me­nos un 40 % de mu­je­res o de hom­bres pa­ra que nin­guno de los dos se­xos es­té su­bre­pre­sen­ta­do.

Na­taly San­ta­na ar­gu­men­ta que en la

Re­so­lu­ción 28-2019 de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral, emi­ti­da su­pues­ta­men­te pa­ra fa­ci­li­tar el cum­pli­mien­to de la ley, se ha­cen cálcu­los in­co­rrec­tos: que­dan por de­ba­jo del 40 % las can­di­da­tu­ras re­ser­va­das pa­ra ga­ran­ti­zar la pa­ri­dad. En es­te ca­so se afec­ta prin­ci­pal­men­te a las mu­je­res.

La abo­ga­da Pa­tri­cia San­ta­na, quien tam­bién ha de­fen­di­do can­di­da­tas de di­fe­ren­tes par­ti­dos, ex­pli­ca que es­tos cálcu­los in­co­rrec­tos afec­ta­ron a mu­je­res que per­se­guían can­di­da­tu­ras en los ayun­ta­mien­tos y en el Congreso.

“En el se­gun­do dis­po­si­ti­vo de la re­fe­ri­da re­so­lu­ción, la JCE dis­po­ne que res­pec­to a las de­mar­ca­cio­nes pa­ra las re­gi­du­rías que cuen­tan con 11 es­ca­ños, los par­ti­dos de­be­rán sa­tis­fa­cer la cuo­ta con una dis­tri­bu­ción de 4 hom­bres/mu­je­res y 7 hom­bres/mu­je­res en la com­po­si­ción de sus bo­le­tas elec­to­ra­les, lo que co­rres­pon­de al 36.36 % (4/11) y al 63.63 % (7/11) de las can­di­da­tu­ras, y pa­ra las de­mar­ca­cio­nes de 13 es­ca­ños, de­be­rán dis­tri­buir­se en­tre 5 hom­bres/ mu­je­res y 8 hom­bres/mu­je­res, lo que co­rres­pon­de al 38.46 % (5/13) y 61.53 % (8/13) de las can­di­da­tu­ras”, ex­pli­ca Pa­tri­cia San­ta­na en una no­ta en la que se ana­li­za la re­so­lu­ción de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral.

En su aná­li­sis, agre­ga que “en su cuar­to dis­po­si­ti­vo se evi­den­cian erro­res en los cálcu­los por­cen­tua­les al dis­tri­buir las de­mar­ca­cio­nes con­gre­sua­les de 6 cir­cuns­crip­cio­nes en­tre 2 (33.33 %) hom­bres/mu­je­res y 4 (66.66 %) hom­bres/mu­je­res, las de 8 en­tre 3 (37.5 %) hom­bres/ mu­je­res y 5 (62.5 %) hom­bres/mu­je­res y las de 11 en­tre 4 (36.36 %) hom­bres/mu­je­res y 7 (63.63 %) hom­bres/mu­je­res”.

Pa­ra de­fen­der­se de lo que con­si­de­ran una vio­la­ción de sus de­re­chos, Yl­sis Cruz, can­di­da­ta a dipu­tada del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno (PRM) y su com­pa­ñe­ra de par­ti­do y as­pi­ran­te a re­gi­do­ra, Di­le­nia San­tos Mu­ñoz, am­bas po­lí­ti­cas de San­tia­go, in­ter­pu­sie­ron una ac­ción de am­pa­ro de ex­tre­ma ur­gen­cia con­tra la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral (JCE), su pre­si­den­te y sus miem­bros pa­ra que se mo­di­fi­que la Re­so­lu­ción No. 0282019. Fi­nal­men­te, lue­go de me­ses en pro­ce­sos le­ga­les, lo­gra­ron que las in­clu­ye­ran en las bo­le­tas.

Ca­so

San­ta Cue­vas Féliz fue la can­di­da­ta a vo­cal más vo­ta­da Fon­do Ne­gro, Ba­raho­na.

Con­tex­to ju­rí­di­co

Se­gún la no­ta ex­pli­ca­ti­va de la abo­ga­da Pa­tri­cia San­ta­na, el 26 de di­ciem­bre de 2019, la Ter­ce­ra Sa­la del Tri­bu­nal Su­pe­rior Ad­mi­nis­tra­ti­vo dic­tó la Sen­ten­cia 0030-04-2019-SSEN-00506, que aco­ge la ac­ción de am­pa­ro y or­de­na a la JCE que mo­di­fi­que la re­so­lu­ción No. 028/2019 en un pla­zo de 1 día. Agre­ga San­ta­na que ese Tri­bu­nal con­si­de­ró que, con su ac­to, la JCE vul­ne­ra los ar­tícu­los 39 nu­me­ral 5 y 22 nu­me­ral 1 de la Cons­ti­tu­ción so­bre el de­re­cho a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de la mu­jer en con­di­cio­nes de igual­dad e igual cri­te­rio tu­vo el Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral en su sen­ten­cia TSE-199-2020 del 17 de enero de 2020, en la que de­cla­ró in­apli­ca­ble la re­so­lu­ción de la JCE.

La sen­ten­cia del TSA fue no­ti­fi­ca­da a la JCE, su pre­si­den­te y de­más miem­bros, el 27 de di­ciem­bre de 2019, de acuer­do con la no­ta ex­pli­ca­ti­va de San­ta­na, quien in­di­ca que la JCE no ha cum­pli­do con el man­da­to.

En­fren­tar el sis­te­ma

La can­di­da­tu­ra de Di­le­nia Mu­ñoz en­tró a la bo­le­ta elec­to­ral me­dian­te la de­ci­sión del TSE, que se­gún Pa­tri­cia San­ta­na en­ten­dió que el cálcu­lo de la JCE era in­cons­ti­tu­cio­nal. “Esa de­ci­sión la im­pug­na­ron y has­ta fe­bre­ro ella no sa­bía si iba a es­tar in­clui­da en la bo­le­ta” ex­pli­ca Pa­tri­cia San­ta­na.

El re­co­no­ci­mien­to de su de­re­cho a la can­di­da­tu­ra lle­gó tan tar­de, a me­nos de dos me­ses de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, que se­gún su abo­ga­da pu­do ha­cer po­ca cam­pa­ña, ya que la con­tien­da mu­ni­ci­pal se desa­rro­lló el 15 de mar­zo, des­pués de que se abor­ta­ra el pro­ce­so elec­to­ral del 16 de fe­bre­ro.

En tan­to que Ylsys Cruz, tam­bién be­ne­fi­cia­da por la sen­ten­cia del TSE, cuen­ta que fue la se­gun­da mu­jer más vo­ta­da en su cir­cuns­crip­ción en la con­ven­ción del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno (PRM), y aun así tu­vo que ini­ciar un pro­ce­so le­gal pa­ra de­fen­der su can­di­da­tu­ra. “Cuan­do vi­nie­ron de San­to Do­min­go a pre­sen­tar a los can­di­da­tos y can­di­da­tas re­sul­tó que no es­ta­ba en la lis­ta por­que la JCE ha­bía re­suel­to, con­tra­rio a la ley, que irían 4 y 2. ¿Por qué sien­do yo la más vo­ta­da que­da­ba fue­ra de la bo­le­ta? Por­que a la úni­ca alian­za de dipu­tados se le pi­dió que co­lo­ca­ra a una mu­jer”, di­ce.

Aun­que con es­tos ca­sos se sen­tó un pre­ce­den­te al ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de la ley, el he­cho de que la Jun­ta no ha­ya mo­di­fi­ca­do la re­so­lu­ción ha afec­ta­do a las can­di­da­tu­ras fe­me­ni­nas: “Mu­chas mu­je­res, de­ce­nas de mu­je­res van a que­dar fue­ra de la bo­le­ta de ju­lio por­que esa re­so­lu­ción no fue mo­di­fi­ca­da y ha­brá mu­je­res que no sa­ben o no co­no­cen que se pro­du­jo un cam­bio, co­mo con­se­cuen­cia de las ac­cio­nes que no­so­tras ini­cia­mos”, di­ce Pa­tri­cia San­ta­na.

Na­taly San­ta­na ex­pli­ca que cua­tro mu­je­res que ha acom­pa­ña­do en los tri­bu­na­les han ob­te­ni­do ga­nan­cia de cau­sa. “Es que tie­nen el de­re­cho, la ra­zón”, en­fa­ti­za.

Pe­ro la ra­zón y el de­re­cho no bas­tan. La cuo­ta de gé­ne­ro o sis­te­ma de pa­ri­dad es­ta­ble­ci­do en la ley no im­pul­só el avan­ce de la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en las al­cal­días y las re­gi­du­rías. El por­cen­ta­je de al­cal­de­sas se man­tu­vo prác­ti­ca­men­te igual que en 2016: so­lo un 12 % de las al­cal­días son ocu­pa­das por mu­je­res.

En las re­gi­du­rías in­clu­so hu­bo un re­tro­ce­so: en 2016 el 32 % fue­ron ob­te­ni­das por mu­je­res, y en es­tas elec­cio­nes so­lo el 30 % fue­ron ga­na­das por can­di­da­tu­ras fe­me­ni­nas, de acuer­do con da­tos de la Pla­ta­for­ma Co­no­ce tu can­di­da­ta (co­no­ce­tu­can­di­da­ta.com), que ana­li­zó los re­sul­ta­dos de las pa­sa­das elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y el “Es­tu­dio so­bre la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y el ac­ce­so a la justicia con­ten­cio­sa elec­to­ral de las mu­je­res en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na del 2016”, rea­li­za­do por Ro­sa­rio Es­pi­nal y Ser­gia Gal­ván pa­ra el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo en 2018.

Es­ta es­ca­sa re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res tie­ne con­se­cuen­cias im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co. En el es­tu­dio so­bre par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de Es­pi­nal y Gal­ván se afir­ma: “La re­pre­sen­ta­ción igua­li­ta­ria por gé­ne­ro no es la úni­ca va­ria­ble que pue­de pro­mo­ver la de­mo­cra­cia, pe­ro es im­po­si­ble im­pul­sar un pro­yec­to po­lí­ti­co de­mo­crá­ti­co sin que las mu­je­res se in­cor­po­ren de ma­ne­ra de­ci­si­va en los pro­ce­sos po­lí­ti­cos y de to­ma de de­ci­sión”.

Pe­ro pa­ra ha­cer ca­rre­ra po­lí­ti­ca las mu­je­res de­ben en­fren­tar el sis­te­ma pa­triar­cal y las tra­bas de sus pro­pios par­ti­dos, si­tua­ción que re­sul­ta do­lo­ro­sa, frus­tran­te y pue­de qui­tar­les sus alia­dos in­ter­nos, ex­pli­ca Na­taly San­ta­na.

“No que­ría que fue­ra así por un no­ta­rio pú­bli­co, ha­cer un re­cla­mo, que­ría que fue­ra el par­ti­do que re­co­no­cie­ra esa mu­jer que du­ró 23 años tra­ba­jan­do con no­so­tros, des­de que el PLD em­pe­zó con tres per­so­nas en Fon­do Ne­gro, es jus­to que fue­ra así”, la­men­ta Cue­vas, la vo­cal que en­fren­tó al sis­te­ma.

F.E.

Can­di­da­tas acu­die­ro­na la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral pa­ra que les re­co­no­cie­ran sus de­re­chos.

F.E.

Dis­tri­to mu­ni­ci­pal de Fon­do Ne­gro, Ba­raho­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.