¿De quién es el di­le­ma?

El Caribe - - País - CEL­SO MARRANZINI EM­PRE­SA­RIO cel­so.marranzini@mul­ti­qui­mi­ca.com

Ha­ce unos días, leía un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en pe­rió­di­co Bal­ti­mo­re Sun, que no se des­ta­ca, co­mo di­ce la no­ta del ar­tícu­lo, por ser un dia­rio con­ser­va­dor, sin em­bar­go, tra­ta el pro­ble­ma de la in­jus­ti­cia ra­cial de Es­ta­dos Uni­dos co­mo al­go por lo que la na­ción ha lu­cha­do por dé­ca­das y pre­ten­de desa­rro­llar una hi­pó­te­sis don­de se pre­gun­ta si per­so­nas traí­das de la sel­va pue­den in­te­grar­se co­mo ciu­da­da­nos a una po­bla­ción in­te­gra­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por blan­cos.

Tie­ne ra­zón que el pro­ble­ma ra­cial per­sis­te, a pe­sar de lo que el au­tor en­tien­de de múl­ti­ples es­fuer­zos de es­co­la­ri­zar a per­so­nas sin lo­gros in­te­lec­tua­les, de ha­ber pa­sa­do le­yes que da­ban a los afro­ame­ri­ca­nos de­re­chos igua­li­ta­rios, ha­ber obli­ga­do a blan­cos y ne­gros su­bir al mis­mo au­to­bús es­co­lar, in­te­grar afro­ame­ri­ca­nos en co­mu­ni­da­des de blan­cos y vi­ce­ver­sa.

Co­mu­ni­da­des de blan­cos, que el au­tor de­fi­ne com­pues­tas por in­mi­gran­tes eu­ro­peos que crea­ron una so­cie­dad su­pe­rior.

Pre­ci­sa­men­te ahí es don­de em­pie­za el pro­ble­ma, se de­fi­ne a los in­mi­gran­tes eu­ro­peos co­mo una cas­ta su­pe­rior cuan­do ol­vi­da­mos que la in­men­sa ma­yo­ría de ellos es­ca­pa­ban de la mi­se­ria que los obli­ga­ba aven­tu­rar a un mun­do que no co­no­cían, es­ca­pa­ban del ham­bre y las en­fer­me­da­des.

La cri­sis en Eu­ro­pa era de tal mag­ni­tud que la sa­li­da que mu­chos pa­dres te­nían pa­ra sus hi­jos era aven­tu­rar ha­cia Amé­ri­ca o lle­var­los a un mo­nas­te­rio pa­ra ser sa­cer­do­tes y po­der co­mer to­dos los días.

En Es­ta­dos Uni­dos no hu­bo nun­ca una in­te­gra­ción en­tre el es­cla­vo y el eu­ro­peo, di­fe­ren­te a lo que su­ce­dió en mu­chos de los de­más paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, in­fluen­cia­dos más por los es­pa­ño­les, don­de la re­la­ción in­ter­ra­cial se dio de for­ma na­tu­ral y esas di­fe­ren­cias se fue­ron eli­mi­nan­do con las opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos y de­mos­tran­do que el ta­len­to y la ca­pa­ci­dad no te­nía re­la­ción con el co­lor de la piel sino con las fa­ci­li­da­des de edu­ca­ción de ca­li­dad.

En Es­ta­dos Uni­dos, a pe­sar de to­dos esos ex­pe­ri­men­tos que men­cio­na el ar­tícu­lo del Bal­ti­mo­re Sun, se pa­sa por al­to que al afro­ame­ri­cano se le pri­vó de edu­ca­ción, de sa­lud, de vi­vien­das, se le mal­tra­tó con sa­la­rios de mi­se­ria, jor­na­das sin des­can­so, vio­la­cio­nes. Se les tra­tó ge­ne­ral­men­te co­mo ani­ma­les y sin du­das, eso no só­lo evi­tó te­ner me­jo­res opor­tu­ni­da­des, lle­vó a un resentimie­nto que per­sis­te hoy más que nun­ca.

Com­par­to en la Jun­ta Di­rec­ti­va de Há­bi­tat In­ter­na­cio­nal con per­so­nas bri­llan­tes, una de ellas es Li­sa y du­ran­te nues­tra úl­ti­ma reunión el te­ma de los pro­ble­mas ge­ne­ra­dos lue­go de la muer­te de Geor­ge Floyd fue un te­ma que dis­cu­ti­mos co­mo par­te de esa de­sigual­dad que des­gra­cia­da­men­te vi­ve el país del nor­te.

Ella de­cía es­tar can­sa­da de to­da es­ta lu­cha y que ella se sen­tía ser pri­vi­le­gia­da, lo cual sin du­da lo es, no por su co­lor sino por su in­te­li­gen­cia y su ta­len­to y yo le de­cía que nun­ca nos po­de­mos can­sar.

Es­ta­dos Uni­dos es una na­ción de in­mi­gran­te que no ha sa­bi­do in­te­grar­se. Más aún, pa­ra mu­chas ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas el equi­li­brio de las ra­zas es un te­ma im­por­tan­te. En­tien­do que ahí pre­ci­sa­men­te par­te el pro­ble­ma. Es­tán muy pen­dien­tes de los afro­ame­ri­ca­nos, de los la­ti­nos, de los asiá­ti­cos, de las mi­no­rías y se han ol­vi­da­do de que to­dos so­mos hi­jos de Dios, ba­jo un mis­mo cie­lo.

El ar­tícu­lo re­co­no­ce que hay ne­gros ame­ri­ca­nos que se han con­ver­ti­do en em­pre­sa­rios, abo­ga­dos, doc­to­res, cien­tí­fi­cos, pe­ro que un 10% no es su­fi­cien­te y que ese por­cen­ta­je de­be es­tar se­gui­do por una ma­sa crí­ti­ca, que dis­fru­te de em­pleos y es­ta­bi­li­dad so­cial.

Ahí pre­ci­sa­men­te es don­de ha fa­lla­do la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Pa­ra una per­so­na de co­lor triun­far en esa so­cie­dad tie­ne que desa­rro­llar un ta­len­to su­pe­rior al blan­co y no exis­ten opor­tu­ni­da­des pa­ra el que no lo­gra desa­rro­llar ese ta­len­to.

La ma­yo­ría de los blan­cos, que tam­po­co son ta­len­to­sos, exis­ten mi­les de opor­tu­ni­da­des, no son se­gre­ga­dos por­que no han lo­gra­do triun­far, al de co­lor se le obli­ga a vi­vir en áreas sin opor­tu­ni­da­des, es­cue­las lle­nas de dro­gas, vio­la­cio­nes y vi­vien­das des­tar­ta­la­das.

Esa di­fe­ren­cia ra­cial se con­tra­po­ne a la co­rrup­ción. Hay per­so­nas sin ta­len­to que lo­gran ha­cer­se de ri­que­zas que no me­re­cen y son acep­ta­das por la so­cie­dad y la justicia se ha­ce la in­di­fe­ren­te.

Son los dos gran­des ma­les que co­rroen las so­cie­da­des. A unos por su co­lor de piel se le tie­ne a me­nos, a otros por su ta­len­to en lle­var­se lo que no les co­rres­pon­de se les tra­ta co­mo a los blan­cos in­mi­gran­tes de Eu­ro­pa y crea una nue­va cas­ta po­de­ro­sa, di­fí­cil de com­ba­tir.

En es­ta épo­ca de cri­sis, don­de to­dos so­mos igua­les, apro­ve­che­mos pa­ra re­co­no­cer que el co­lor de la piel no de­ter­mi­na quien es me­jor que otros, son los va­lo­res, per­di­dos en un mar de in­jus­ti­cia e in­di­fe­ren­cia, lo que nos ha­ce ver­da­de­ra­men­te di­fe­ren­tes.

Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un re­to de lo­grar en­ten­der que to­dos son igua­les, que la tal su­pre­ma­cía blan­ca es­tá com­pues­ta al igual que las de­más ra­zas de san­gre, múscu­los, ce­re­bro y hue­sos y cuan­do de­jen de pen­sar en di­fe­ren­cias ra­cia­les, se­rán de ver­dad el gran país que di­cen ser.

Y no­so­tros, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en­ten­der que nues­tra po­bre­za se­rá siem­pre igual mien­tras no en­ten­da­mos que de­be exis­tir un ré­gi­men de justicia pa­ra to­dos.

F.E.

Los pre­sos tie­nen días en el ca­mión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.