Nue­va fa­se

El Caribe - - Dinero - Ubo­nelly@hot­mail.com

EL ES­TA­DO DE LA PAN­DE­MIA del CO­VID-19 en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se ha agra­va­do a par­tir de la deses­ca­la­da. No exa­ge­ra­mos. Só­lo hay que ver las ci­fras de con­ta­gios y muer­tes anun­cia­das por el mi­nis­te­rio de Sa­lud.

Pe­ro la nue­va si­tua­ción da la sen­sa­ción de que to­do es­tá nor­mal, ex­cep­to cuan­do un miem­bro de una fa­mi­lia cae ba­jo el co­ro­na­vi­rus, y si mue­re, el im­pac­to se tor­na dra­má­ti­co. Quie­nes han pa­sa­do por esas si­tua­cio­nes lo sa­ben.

La reali­dad es que el re­la­ja­mien­to de las res­tric­cio­nes, el re­torno al tra­ba­jo de mi­les de per­so­nas, la aper­tu­ra de mu­chas ac­ti­vi­da­des, y aho­ra, con el fi­nal del to­que de que­da, las pro­ba­bi­li­da­des de nue­vos con­ta­gios se in­cre­men­ta­rán.

¿Qué ha­cer en es­te pa­no­ra­ma fren­te a una en­fer­me­dad que pue­de ser mor­tal? Las re­co­men­da­cio­nes del mi­nis­te­rio de Sa­lud no han cam­bia­do. Hay que evi­tar las aglo­me­ra­cio­nes, pro­te­ger­se con mas­ca­ri­lla e hi­gie­ne per­so­nal.

Es ne­ce­sa­rio ha­cer al­gu­nas pre­ci­sio­nes. El fin del to­que de que­da, que re­sul­tó en una fies­ta co­lec­ti­va en las gran­des ciu­da­des el do­min­go en la no­che, fue co­mo una vál­vu­la de es­ca­pe abier­ta cons­cien­te­men­te.

Las au­to­ri­da­des no anun­cia­ron nin­gu­na di­rec­triz an­tes del do­min­go. No di­je­ron si se man­te­nían las res­tric­cio­nes, aun­que los sec­to­res in­for­ma­dos sa­bían que el país se­guía ba­jo el ré­gi­men de ex­cep­ción.

Fue ayer cuan­do fue emi­ti­da la re­so­lu­ción 0018 por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, me­dian­te la cual de­cla­ró co­mo “epi­dé­mi­co el te­rri­to­rio na­cio­nal” y pre­ci­só una se­rie de me­di­das.

Con di­cha re­so­lu­ción el Mi­nis­te­rio re­afir­ma al­gu­nos pro­to­co­los y es­ta­ble­ce res­tric­cio­nes res­pec­to a al­gu­nas ac­ti­vi­da­des noc­tur­nas. En po­cas pa­la­bras, con­clu­ye el to­que de que­da, pe­ro se­gui­rán ce­rra­dos los cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to y re­crea­ción, co­mo ca­si­nos, dis­co­te­cas, res­tau­ran­tes, sa­las de ci­nes y tea­tro. Tam­bién los en­cuen­tros en au­di­to­rios, ex­pla­na­das, es­ta­dios, are­nas de­por­ti­vas y ga­lle­ras.

Las ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas si­guen ba­jo el ré­gi­men an­te­rior y pre­va­le­ce el sis­te­ma vir­tual. Los ser­vi­cios re­li­gio­sos igual con­ti­nua­rán co­mo has­ta aho­ra.

Otras ac­ti­vi­da­des sec­to­ria­les se­rán re­gi­das por pro­to­co­los es­pe­cia­les y se­gún la es­pe­ci­fi­ci­dad de las mis­mas.

Si bien se ad­vier­te so­bre las san­cio­nes, no abor­da lo re­la­ti­vo a las mul­tas, que por el vo­lu­men die­ron pie a cues­tio­na­mien­tos.

Aun­que no se di­ga, es­ta­mos en una nue­va fa­se. Y los cui­da­dos de­ben ser ma­yo­res.

Des­de que la po­lí­ti­ca exis­te, el do­mi­nio de su ar­te con­sis­te en no ser del to­do cla­ro en lo que se di­ce y me­nos aún en lo que se pro­me­te. La am­bi­güe­dad per­mi­te siem­pre a un po­lí­ti­co re­trac­tar­se con un mí­ni­mo de riesgo. Y so­bre to­do, le per­mi­te a vo­lun

MA­NUEL ULI­SES BONNELLY VE­GA

E(I)

l ar­tícu­lo 1 del Có­di­go Pe­nal do­mi­ni­cano es­ta­ble­ce tres ca­te­go­rías de in­frac­cio­nes: con­tra­ven­cio­nes, de­li­tos y crí­me­nes. Es­to se co­no­ce co­mo la cla­si­fi­ca­ción tri­par­ti­ta. Pa­ra de­ter­mi­nar en cuál ca­te­go­ría cla­si­fi­ca ca­da in­frac­ción es me­nes­ter ve­ri­fi­car la pe­na im­po­ni­ble. Si es pe­na de po­li­cía (ar­tícu­lo 464) es una con­tra­ven­ción. Si la pe­na es de ca­rác­ter co­rrec­cio­nal (ar­tícu­lo 9) es un de­li­to y si la pe­na es aflic­ti­va o in­fa­man­te (ar­tícu­los 7 y 8) es un cri­men. tad per­so­nal in­ter­pre­tar cuan­to ha di­cho de un modo di­ver­so.

En el de­ve­nir po­lí­ti­co do­mi­ni­cano, des­de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca, el do­mi­nio de ese ar­te ha si­do la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so.

Mis­mo dí­ce­se del con­cep­to de lo mo­ral, tan a me­nu­do usa­do pa­ra de­ni­grar o des­ca­li­fi­car al con­tra­rio, a des­pe­cho de su pre­ten­di­do ca­rác­ter re­la­ti­vo y cir­cuns­tan­cial, a lo que con fre­cuen­cia se ape­la pa­ra cri­ti­car jus­tas cen­su­ras ba­sa­das en ideas rí­gi­das so­bre el con­cep­to.

El he­cho es que en el mun­do en que vi­vi­mos lo mo­ral no norma el com­por­ta­mien­to de la so­cie­dad, por lo que na­die ni na­da po­see ya au­to­ri­dad pa­ra de­ci­dir por sí mis­mo lo que vio­la o res­pe­ta ese con­cep­to. Es un mun­do que gi­ra al re­vés. En el que a lo su­mo las co­sas

En sus orí­ge­nes es­ta cla­si­fi­ca­ción tu­vo cier­tas ra­zo­nes de or­den prác­ti­co que hoy, no ne­ce­sa­ria­men­te, sub­sis­ten.

El pro­fe­sor Leon­cio Ramos, en sus No­tas de De­re­cho Pe­nal Do­mi­ni­cano, afir­ma­ba que lo útil de di­cha cla­si­fi­ca­ción era que per­mi­tía, prin­ci­pal­men­te, de­ter­mi­nar:

a) Lo re­la­ti­vo a la com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les y al pro­ce­di­mien­to apli­ca­ble, ya que en la an­ti­gua le­gis­la­ción pro­ce­sal re­gían tres pro­ce­di­mien­tos dis­tin­tos (sim­ple po­li­cía, co­rrec­cio­nal y cri­mi­nal);

b) Las re­glas de la prescripci­ón apli­ca­bles pues los he­chos pres­cri­bían se­gún se tra­ta­ra de cri­men, de­li­to o con­tra­ven­ción.

c) Las re­glas apli­ca­bles so­bre la ten­ta­ti­va -aún vi­gen­tes- pues en los crí­me­nes siem­pre hay san­ción mien­tras que, en ca­so de in­frac­cio­nes co­rrec­cio­na­les, só­lo se san­cio­nan cuan­do la ley así lo or­de­na ex­pre­sa­men­te y el prin­ci­pio que ri­ge pa­ra las con­tra­ven­cio­nes es el de que no se san­cio­nan nun­ca;

d) Si hay cú­mu­lo o no de pe­nas ya que

Pien­so que tal vez pa­ra afian­zar­nos co­mo na­ción nos ha­ce fal­ta re­cu­pe­rar el ver­da­de­ro va­lor de lo mo­ral ba­jo el que otras ge­ne­ra­cio­nes cre­cie­ron y se edu­ca­ron”.

pro­ce­den o no pro­ce­den; es­tán mal o bien he­chas.

Sin lle­var al ex­tre­mo mi op­ti­mis­mo, pien­so que tal vez pa­ra afian­zar­nos co­mo na­ción nos ha­ce fal­ta re­cu­pe­rar el ver­da­de­ro va­lor de lo mo­ral ba­jo el que otras ge­ne­ra­cio­nes cre­cie­ron y se edu­ca­ron. Una ta­rea im­pos­ter­ga­ble que des­di­cha­da­men­te ar­chi­va­mos, co­mo tan­tas ve­ces hi­ci­mos con otras gran­des ini­cia­ti­vas des­de el 27 de fe­bre­ro de 1844. en los crí­me­nes y de­li­tos la pe­na co­rres­pon­dien­te a la in­frac­ción más gra­ve ab­sor­be a las de­más mien­tras que, en las con­tra­ven­cio­nes, las pe­nas se acu­mu­lan;

e) Lo re­la­ti­vo a la re­in­ci­den­cia cu­yas re­glas di­fie­ren se­gún se tra­te de un cri­men, un de­li­to o de una con­tra­ven­ción;

f) Lo ati­nen­te a la com­pli­ci­dad que apli­ca pa­ra los crí­me­nes y de­li­tos co­rrec­cio­na­les, pe­ro no pa­ra las con­tra­ven­cio­nes;

g) La apli­ca­ción de cir­cuns­tan­cias ate­nuan­tes da­do los efec­tos dis­tin­tos se­gún la cla­se de in­frac­ción;

h) El pro­ce­di­mien­to que de­bían se­guir los tri­bu­na­les na­cio­na­les pa­ra juz­gar in­frac­cio­nes co­me­ti­das en el ex­tran­je­ro ; y

i) Si se pue­de o no con­ce­der la ex­tra­di­ción ya que es­to só­lo es po­si­ble en ca­so de cri­men o de de­li­to pues las con­tra­ven­cio­nes no dan lu­gar a ella.

Por di­ver­sas ra­zo­nes el sen­ti­do prag­má­ti­co o útil de la cla­si­fi­ca­ción tri­par­ti­ta ha va­ria­do, so­bre to­do, lue­go de la ley 224 de 1984 y del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal. Acer­ca de es­to nos ex­pli­ca­re­mos en sub­si­guien­tes en­tre­gas. ¡Has­ta en­ton­ces!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.