¿Ami­gos o mi­ga­jas?

El Caribe - - Dinero -

ES­CU­CHÉ DE­CIR que la peor de las trai­cio­nes es el autoengaño, y es­tas pa­la­bras ca­ye­ron co­mo ta­pa al po­mo so­bre una se­rie de pen­sa­mien­tos que me vi­si­ta­ron; ¿cuán­tas ve­ces so­mos pro­ba­dos has­ta ser apro­ba­dos, cuan­do sien­do im­per­fec­tos de­mos­tra­mos per­sis­tir, per­fec­cio­nan­do el ar­te de la con­fia­bi­li­dad, ins­pi­ran­do res­pe­to y cer­ca­nía...? Creo que Dios es­tá en to­do lo que ha de­ter­mi­na­do que su­ce­da, tal cual di­ce la es­cri­tu­ra en Lamentacio­nes 3; las amis­ta­des ver­da­de­ras exis­ten y Dios mis­mo las pa­tro­ci­na, pe­ro co­mo el oro só­lo el fue­go las re­ve­la. Mien­tras la gen­te le po­ne pre­cio, la vi­da obs­tácu­los, el mun­do, estándares, el cie­lo le po­ne el ojo, por­que la amis­tad fin­gi­da es peor que el di­ne­ro. El ami­go que sa­le de tu vi­da nun­ca fue par­te de ella, só­lo del pas­tel, ce­lé­bra­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.