“País ne­ce­si­ta un lí­der que lo guíe emo­cio­nal­men­te”

Re­cha­za fron­tal­men­te la hi­pó­te­sis de una re­con­ci­lia­ción con su an­ti­guo par­ti­do en torno a un “can­di­da­to ile­gí­ti­mo” co­mo Gon­za­lo Cas­ti­llo

El Caribe - - News - MA­NUEL PÉ­REZ BE­LLA EFE

Afir­ma que hay que vol­ver a tra­ba­jar en el for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de De­re­cho

El tres ve­ces pre­si­den­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na Leo­nel Fer­nán­dez afir­ma, en una en­tre­vis­ta a Efe, que su país ne­ce­si­ta que ga­ne las elec­cio­nes del pró­xi­mo do­min­go un lí­der que “guíe emo­cio­nal­men­te” al país.

A cua­tro días de las elec­cio­nes, en las que se postula de nue­vo a la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, Fer­nán­dez ana­li­za su trau­má­ti­ca sa­li­da del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD), for­ma­ción que es­tá en el po­der des­de 2004, tras de­nun­ciar que su­frió un “frau­de” en las pri­ma­rias que el par­ti­do ce­le­bró en oc­tu­bre pa­sa­do.

Fer­nán­dez, que va ter­ce­ro en las en­cues­tas, aho­ra en las fi­las de la Fuer­za del Pue­blo (FP), re­cha­za fron­tal­men­te la hi­pó­te­sis de una re­con­ci­lia­ción con su an­ti­guo par­ti­do en torno a un “can­di­da­to ile­gí­ti­mo” co­mo Gon­za­lo Cas­ti­llo.

Ade­más, el ex­man­da­ta­rio pi­de una in

ves­ti­ga­ción “sin ex­cluir na­da” del ca­so de co­rrup­ción de Ode­brecht, que sal­pi­có a su úl­ti­mo Go­bierno, pa­ra ge­ne­rar con­fian­za a la po­bla­ción. ¿Por qué quie­re ser pre­si­den­te por cuar­ta vez?

Sien­to que hay ta­reas in­con­clu­sas, hay que vol­ver a tra­ba­jar en el for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de De­re­cho. He­mos te­ni­do un re­tro­ce­so en ese sen­ti­do que yo no es­pe­ra­ba. En­ton­ces me sien­to mo­ral­men­te com­pe­li­do a te­ner que in­ter­ve­nir y re­su­ci­tar el le­ga­do de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, del pro­yec­to de re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal. Por otro la­do, en­tien­do que el país de­be ini­ciar una nue­va eta­pa de trans­for­ma­cio­nes, sien­to que es al­go que los de­más (can­di­da­tos) no com­pren­den. Es com­bi­nar un mo­de­lo de tra­ba­jo in­ten­si­vo con uno de ca­pi­tal in­ten­si­vo, con fuer­te ba­se tec­no­ló­gi­ca.

Se­gún us­ted, ¿cuál es el re­tro­ce­so más pe­li­gro­so pa­ra la de­mo­cra­cia do­mi­ni­ca­na que ha ocu­rri­do en es­tos úl­ti­mos años?

Que des­de las más al­tas es­fe­ras de po­der no se en­tien­de que la de­mo­cra­cia tie­ne lí­mi­tes. Y se­gun­do, su­po­ner que el di­ne­ro lo pue­de to­do en un sis­te­ma po­lí­ti­co, y no es así. En­ton­ces, fren­te a esa ame­na­za a la de­mo­cra­cia do­mi­ni­ca­na, mi es­fuer­zo po­lí­ti­co ha si­do jus­ta­men­te el de con­so­li­dar un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co de de­re­cho. Cuan­do veo ese re­tro­ce­so pues no pue­do per­ma­ne­cer au­sen­te, in­di­fe­ren­te, in­sen­si­ble a lo que es­tá ocu­rrien­do den­tro de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Tras de­nun­ciar un frau­de en las pri­ma­rias, ¿con­fía en la lim­pie­za y trans­pa­ren­cia de las elec­cio­nes?

Yo qui­sie­ra po­der con­fiar, po­der de­po­si­tar mi con­fian­za, pe­ro siem­pre en es­te país la con­fian­za es­tá en el pue­blo. Si hay al­gu­na ano­ma­lía, al­gu­na irre­gu­la­ri­dad, el pue­blo reac­cio­na y eso se co­rri­ge. Mi con­fian­za su­pre­ma es­tá en el pue­blo do­mi­ni­cano. Aho­ra desea­ría que en efec­to la Jun­ta (Elec­to­ral) es­té a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas que se tie­nen so­bre ella. ¿Cuál se­ría la me­di­da más ur­gen­te que to­ma­ría pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía?

Lo más ur­gen­te que te­ne­mos es el te­ma sa­ni­ta­rio. To­do lo de­más de­pen­de de eso. Yo di­ría, to­mar me­di­das que per­mi­tan el re­for­za­mien­to del sis­te­ma de sa­lud en es­te ca­so, cam­bian­do el pa­ra­dig­ma de un mo­de­lo tra­di­cio­nal cu­ra­ti­vo ha­cia un sis­te­ma de pre­vi­sión. Y en la me­di­da que el te­ma sa­ni­ta­rio es­té ba­jo con­trol, en­ton­ces la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y la in­ser­ción so­cial se va desa­rro­llan­do. Aun­que en­tien­do que no hay una so­lu­ción es­tric­ta­men­te na­cio­nal.

Or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, co­mo el Ban­co Mun­dial, Fon­do Mo­ne­ta­rio, Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo ten­drán que pro­veer al­gu­nas me­di­das, al­gún fon­do es­pe­cial pa­ra po­der de al­gu­na ma­ne­ra ca­pi­ta­li­zar nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro, o me­jor di­cho pro­veer­le de ma­yor li­qui­dez pa­ra, a su vez, es­to pue­da lle­gar a las em­pre­sas pa­ra que ac­ce­dan al cré­di­to. Ne­ce­si­ta­ría­mos tam­bién, so­bre es­te cam­po, ne­go­ciar te­mas de deu­da ex­ter­na. Con­ge­la­mien­to, re­pro­gra­ma­ción (de deu­da), dis­mi­nu­ción de ta­sas de in­te­rés: una se­rie de me­di­das pa­ra in­yec­tar li­qui­dez al sis­te­ma, con lo cual a tra­vés del cré­di­to se reac­ti­va la es­ta­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to.

Es un pe­li­gro te­ner un can­di­da­to de esas con­di­cio­nes por­que si él no es ca­paz de ve­nir y ha­cer una en­tre­vis­ta con us­ted, co­mo la que es­ta­mos sos­te­nien­do no­so­tros... ¿Por qué no ex­pre­sas tus pun­tos de vis­ta, tus ideas, tus opi­nio­nes? ¿Qué ocu­rre?, que no las tie­ne, por­que no se ha de­di­ca­do a eso. No se de­di­ca­ba a eso, no era un po­lí­ti­co. Siem­pre ha si­do un em­pre­sa­rio. In­gre­sa al (Co­mi­té Po­lí­ti­co del) PLD ha­ce sie­te años, cuan­do el pre­si­den­te Me­di­na ga­na las elec­cio­nes. Lo lle­va al Co­mi­té Po­lí­ti­co del PLD, yo pre­si­día en­ton­ces el Co­mi­té Po­lí­ti­co. Nun­ca le­van­tó la mano pa­ra opi­nar so­bre na­da, en cin­co años que es­tu­ve yo allí. Ob­via­men­te me lla­ma la aten­ción. Ya lue­go lo veo in­ter­ve­nir en el de­ba­te pú­bli­co con mu­cho desa­tino. Pier­de el sen­ti­do del tiem­po, con­fun­de el des­cu­bri­mien­to con in­de­pen­den­cia, ( di­ce que) va a cons­truir un puen­te de 400 ki­ló­me­tros. Hay un pro­ble­ma del do­mi­nio del es­pa­cio y del tiem­po, al­go ocu­rre con él que eva­de cons­tan­te­men­te la con­fron­ta­ción de ideas. Y en­ton­ces, bueno, me pa­re­ce que en es­tos mo­men­tos el país ne­ce­si­ta un lí­der que has­ta lo guíe emo­cio­nal­men­te. Un lí­der que sea ca­paz de to­car el al­ma del pue­blo. Y que orien­te con res­pec­to de có­mo avan­za­mos en es­ta si­tua­ción de cri­sis. Un lí­der no so­la­men­te es uno que or­de­na ha­cer co­sas, no. Es uno que tam­bién di­ri­ge, es uno que orien­ta, uno que guía. Y no veo esas cua­li­da­des en él, la­men­ta­ble­men­te.

Us­ted ha su­ge­ri­do que el can­di­da­to del Go­bierno no tie­ne ideas pro­pias. ¿Te­me que si ga­na las elec­cio­nes pue­da ser fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­do? De ser us­ted el can­di­da­to del PLD, ¿ha­bría evi­ta­do el des­gas­te del par­ti­do?

Ha­ce un año, en ju­lio del año pa­sa­do, to­das las en­cues­tas da­ban al PLD ga­na­dor en pri­me­ra vuel­ta, có­mo­da­men­te, se pro­yec­ta­ba un pi­so de 57 %, ga­na­ba sin pro­ble­ma.

¿Qué ocu­rrió pa­ra el des­gas­te? Sim­ple y lla­na­men­te que a la cú­pu­la di­ri­gen­cial del PLD, hoy en Pa­la­cio, per­dió la pers­pec­ti­va. Y en­ten­día que ellos po­dían ha­cer lo que se le vi­nie­se en ga­nas. Y que el po­der no tie­ne lí­mi­tes, y que va­mos a cam­biar la Cons­ti­tu­ción de nue­vo y yo

me voy a que­dar acá. To­do eso fue ge­ne­ran­do una si­tua­ción de re­cha­zo de la po­bla­ción. Y ade­más, pues­to que no pu­de ha­cer la re­elec­ción, aho­ra voy a in­ter­ve­nir en el de­ba­te in­terno del par­ti­do, no voy a ser im­par­cial. Es­co­jo sie­te, lue­go me ol­vi­do de esos sie­te, mon­ta­mos un frau­de, evi­ta­mos que ga­ne Leo­nel, to­do eso ha te­ni­do un cos­to muy al­to. Y ahí es­tá lo que es­ta­mos vien­do al día de hoy: un par­ti­do que es­ta­ba des­ti­na­do a ga­nar, es­tá sien­do au­to­des­truc­ti­vo.

En sus Go­bier­nos tu­vi­mos el es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Ode­brecht. ¿Ha­ría us­ted al­go di­fe­ren­te? ¿Se de­be­ría in­ves­ti­gar más a fon­do?

Ob­via­men­te que el país es­tá preo­cu­pa­do con el te­ma de co­rrup­ción, có­mo es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de con­trol, pe­ro le di­ré que du­ran­te mi Go­bierno no fui­mos in­di­fe­ren­tes. To­da la ins­ti­tu­cio­na­li­dad le­gal que exis­te hoy día pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción se hi­zo du­ran­te mi ad­mi­nis­tra­ción.

Yo pien­so que co­rres­pon­de ha­cer una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va, de to­do. Por­que jus­ta­men­te ge­ne­ra du­das, fal­ta de con­fian­za y de cre­di­bi­li­dad. Y yo pien­so que el país ne­ce­si­ta de­fi­ni­ti­va­men­te que esa con­fian­za se ten­ga en las ins­ti­tu­cio­nes. No hay por qué ocul­tar, por­que al fi­nal to­do sa­le a flo­te. Es me­jor que Ode­brecht, su pre­sen­cia en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, in­ves­ti­gar­la des­de que lle­gó has­ta los úl­ti­mos tiem­pos, sin ex­cluir na­da. Por­que eso es lo que ge­ne­ra la con­fian­za, y ge­ne­ra des­con­fian­za no ha­cer­lo. Aho­ra, ¿a quién le co­rres­pon­de?, le co­rres­pon­de a las au­to­ri­da­des del ám­bi­to ju­di­cial.

¿Cie­rra las puer­tas a cual­quier ti­po de apo­yo al PLD en una even­tual se­gun­da vuel­ta?

Pa­ra el PLD ga­nar las elec­cio­nes, tie­ne que ga­nar en pri­me­ra vuel­ta. Y eso es im­po­si­ble. Y si no ga­na en pri­me­ra vuel­ta, ya no de­pen­de de mí vo­lun­tad o no, por­que se­gu­ro que ese vo­to pe­le­deís­ta no se re­com­po­ne con la can­di­da­tu­ra de Gon­za­lo Cas­ti­llo. Por­que Gon­za­lo Cas­ti­llo no sim­bo­li­za, no re­pre­sen­ta la tra­di­ción pe­le­deís­ta.

Fí­je­se que (Cas­ti­llo) vi­si­ta un bru­jo y le di­ce al bru­jo que el PLD es su ca­sa. Eso no en­tra en la men­te de un pe­le­deís­ta. Ima­gino que los hue­sos de Juan Bosch es­tán re­vo­lo­tean­do allí en el ce­men­te­rio. Por­que esos no so­mos no­so­tros. ¿Có­mo va a de­cir us­ted que ha es­ta­do en ca­sa de un bru­jo? y re­par­tien­do sal­chi­chón, sa­la­mi y re­par­tien­do po­llos vi­vos. Eso no es el PLD, hay una de­ca­den­cia éti­ca del PLD que ha­ce que mu­chos es­tén ho­rro­ri­za­dos con lo que es­tá pa­san­do. En­ton­ces, no se lo­gra re­com­po­ner a tra­vés de Gon­za­lo Cas­ti­llo. Tal vez si hu­bie­ra si­do otro. Con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, que as­pi­ra­ba, tal vez. Pe­ro no lo que es­tá hoy día, im­po­si­ble. No re­pre­sen­ta, no sim­bo­li­za el pa­sa­do de vic­to­rias del PLD y de com­pro­mi­so real con una trans­for­ma­ción del país. No lo veo por ahí.

Aho­ra, mis víncu­los afec­ti­vos con las ba­ses del PLD se man­tie­nen y hay un res­pe­to mu­tuo. Y por tan­to, la úni­ca for­ma de re­com­po­ner­lo es res­ti­tu­yen­do lo que que­dó frag­men­ta­do el 6 de oc­tu­bre. Por­que lo que pro­du­jo la rup­tu­ra, va­mos a re­com­po­ner, pe­ro no se pue­de re­com­po­ner con el can­di­da­to ile­gí­ti­mo. Se tie­ne que re­com­po­ner con el can­di­da­to al que se des­po­jó de la vic­to­ria (que le ha­bía da­do) el pue­blo.

F.E.

Leo­nel Fer­nán­dez, can­di­da­to pre­si­den­cial de la Fuer­za del Pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.