La Igle­sia y el Es­ta­do

El Caribe - - Internacio­nales - MI­GUEL GUERRERO

L(I de IV)) a en­cí­cli­ca de Be­ne­dic­to XVI, “Ca­ri­tas un Ve­ri­ta­te”, re­vi­vió un de­ba­te sur­gi­do en la Igle­sia Ca­tó­li­ca des­de los tiem­pos de León XIII: el pa­pel que ella le re­co­no­ce u otor­ga al Es­ta­do en la eco­no­mía. Juan XXIII di­jo que la his­to­ria y la ex­pe­rien­cia de­mues­tran que “en los re­gí­me­nes po­lí­ti­cos que no re­co­no­cen a los par­ti­cu­la­res la pro­pie­dad, in­clui­da la de los bie­nes de pro­duc­ción, se vio­la o su­pri­me to­tal­men­te el ejer­ci­cio de la li­ber­tad hu­ma­na en las co­sas fun­da­men­ta­les”. Sin em­bar­go, es­te res­pal­do a la pro­pie­dad, fun­da­men­ta­do ya en Re­rum No­va­rum (1891), no ad­mi­te por la Igle­sia el de­re­cho a una acu­mu­la­ción ili­mi­ta­da de ri­que­za. De he­cho la éti­ca mo­ral de la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia tra­ta de si­tuar a és­te en un pun­to in­ter­me­dio en­tre el in­di­vi­dua­lis­mo ex­tre­mo, ma­ni­fes­ta­do en la teo­ría de mer­ca­do li­bre, y los en­fo­ques es­ta­tis­tas o co­lec­ti­vis­tas, ex­pre­sa­dos en los mo­de­los de so­cie­dad co­mu­nis­ta. El re­cha­zo a es­to úl­ti­mo ha si­do ob­je­to de nu­me­ro­sas in­ter­pre­ta­cio­nes a par­tir del se­ña­la­mien­to de Juan Pa­blo II en el sen­ti­do de que “tam­po­co con­vie­ne ex­cluir la so­cia­li­za­ción”, en las con­di­cio­nes opor­tu­nas, de cier­tos me­dios de pro­duc­ción, tal y co­mo lo ci­ta­ron años an­tes los obis­pos nor­te­ame­ri­ca­nos en su fa­mo­sa Car­ta Pas­to­ral de 1985-86. Ade­más, en Re­rum No­va­rum se ha­bían dic­ta­do las nor­mas de in­ter­ven­ción del Go­bierno, al ex­po­ner el Pon­tí­fi­ce cla­ra­men­te que “si, por tan­to, se ha pro­du­ci­do ame­na­za o al­gún da­ño al bien co­mún, a los in­tere­ses de ca­da una de las cla­ses que no pue­da sub­sa­nar­se de otro mo­do, ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rá afron­tar­lo el po­der pú­bli­co”. Pe­ro es Juan XXIII quien, mu­chas dé­ca­das des­pués, sin­te­ti­za más pro­fun­da­men­te la po­si­ción de la Igle­sia fren­te a es­ta cues­tión tan lar­ga­men­te de­ba­ti­da en to­do el mun­do, al se­ña­lar que el Es­ta­do no pue­de per­ma­ne­cer al mar­gen de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas cuan­do es­tá en jue­go el bien co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.