Bo­cas ta­pa­das y ojos abier­tos

El Caribe - - Internacio­nales - MA­RI­SOL VI­CENS BE­LLO mvi­cens@hraf­dom.com.do

Fi­nal­men­te, el pró­xi­mo do­min­go acu­di­re­mos a vo­tar, aun­que en un am­bien­te en­ra­re­ci­do por la pan­de­mia y el te­mor al con­ta­gio, y enar­de­ci­do por la lu­cha en­tre el prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción y el de go­bierno, el pri­me­ro por­que co­mo va­ti­ci­nan en­cues­tas creí­bles tie­ne una real po­si­bi­li­dad de ga­nar lue­go de 16 años fue­ra del po­der, aun­que aho­ra ba­jo un nue­vo emblema, y el se­gun­do por­que ha es­ta­do go­ber­nan­do du­ran­te 20 de los úl­ti­mos 25 años, los úl­ti­mos 16 de for­ma con­ti­nua, y quie­re se­guir ha­cién­do­lo.

A es­to de­be su­mar­se la ten­sión po­lí­ti­ca a la que ha es­ta­do so­me­ti­da la so­cie­dad des­de ha­ce más de un año, por la te­na­ci­dad con que se per­si­guió for­zar una nue­va re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra le­van­tar la prohi­bi­ción de una ter­ce­ra re­elec­ción, la rís­pi­da con­fron­ta­ción a lo in­terno del par­ti­do ofi­cial pa­ra se­lec­cio­nar su can­di­da­to que ter­mi­nó pro­vo­can­do la di­vi­sión de di­cho par­ti­do y la se­rie de even­tos des­afor­tu­na­dos que han te­ni­do lu­gar en es­te ca­len­da­rio elec­to­ral.

El he­cho inusi­ta­do de ce­le­brar una cam­pa­ña elec­to­ral en me­dio de una pan­de­mia, im­po­si­bi­li­tó po­der rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des or­di­na­rias que im­pli­can reunión de per­so­nas mul­ti­pli­can­do el uso de las dá­di­vas, lo que fue ca­pi­ta­li­za­do por el go­bierno pa­ra em­pu­jar a su can­di­da­to, pues­to que la cri­sis sa­ni­ta­ria hi­zo que la prohi­bi­ción de la nue­va ley de ré­gi­men elec­to­ral so­bre au­men­tos de pro­gra­mas so­cia­les es­ta­ta­les du­ran­te la cam­pa­ña no pu­die­ra apli­car­se y por el con­tra­rio el go­bierno ha te­ni­do la can­cha abier­ta no so­lo pa­ra acu­dir en ayu­da de los más ne­ce­si­ta­dos di­rec­ta­men­te o ce­dién­do­le el pro­ta­go­nis­mo a su can­di­da­to, sino pa­ra acen­tuar su rol pa­ter­na­lis­ta ba­jo un pro­lon­ga­do es­ta­do de emer­gen­cia que fi­na­li­zó ape­nas cin­co días an­tes de las elec­cio­nes.

El pro­pio pre­si­den­te en su re­cien­te aren­ga lue­go de su par­ti­do re­ci­bir re­sul­ta­dos des­fa­vo­ra­bles en las úl­ti­mas en­cues­tas pu­bli­ca­das pre­vio a las elec­cio­nes por las prin­ci­pa­les fir­mas en­cues­ta­do­ras, ex­pre­só que có­mo po­día ser eso reali­dad si “… to­do lo que ha pa­sa­do aquí des­de las elec­cio­nes fa­vo­re­ce al Par­ti­do”, re­sul­ta­dos es­tos que a pe­sar de sus cues­tio­na­mien­tos lo hi­cie­ron sa­lir a las ca­lles pa­ra bus­car los vo­tos “has­ta de­ba­jo de las pie­dras”.

Na­die po­drá me­dir con exac­ti­tud los efec­tos que ten­drá la pan­de­mia y to­do lo que es­ta ha desata­do en las vo­ta­cio­nes, co­mo tam­po­co po­drá me­dir­se cuan­to in­ci­di­rá en los re­sul­ta­dos fi­na­les, el de­seo de un cam­bio y el re­cha­zo al con­ti­nuis­mo, o por el con­tra­rio el mie­do al cam­bio, so­bre to­do an­te las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, in­de­pen­dien­te­men­te de las per­so­nas que los en­car­nen.

Es­tos úl­ti­mos días han desata­do la fu­ria y he­mos vis­to pe­li­gro­sos lla­ma­dos a de­fen­der vo­tos “co­mo su pro­pia vi­da”, alla­na­mien­tos y apre­sa­mien­tos que aun­que ten­gan to­da la jus­ti­fi­ca­ción por el mo­men­to en que se rea­li­za­ron no pue­den des­po­jar­se del es­tig­ma de uso po­lí­ti­co de la per­se­cu­ción pú­bli­ca y de­nun­cias de pla­nes de “des­es­ta­bi­li­za­ción pa­ra ma­ni­pu­lar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes” des­de el li­to­ral ofi­cial que ge­ne­ral­men­te son ar­güi­dos por la opo­si­ción y que pa­re­cen bus­car in­va­li­dar el pro­ce­so de ob­ser­va­ción y con­teo rá­pi­do eje­cu­ta­do des­de ha­ce años por Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, que la ha he­cho me­re­ce­do­ra de un al­to gra­do de cre­di­bi­li­dad y con­fian­za.

An­te ese pa­no­ra­ma es ne­ce­sa­rio que con­tri­bu­ya­mos con la le­gi­ti­mi­dad del pro­ce­so, acu­dien­do to­dos a vo­tar sin mie­do el pró­xi­mo do­min­go y ejer­cien­do un vo­to a con­cien­cia sin te­mor a con­se­cuen­cias pues el vo­to es se­cre­to, usan­do mas­ca­ri­llas pa­ra pro­te­ger a los de­más y a no­so­tros mis­mos, que nos ta­pen las bo­cas pe­ro nos de­jen los ojos bien abier­tos pa­ra apre­ciar la si­tua­ción del país, es­cru­tar lo que re­pre­sen­ta ca­da quien y de­fi­nir lo que más con­ven­ga al in­te­rés ge­ne­ral, por­que aun­que nin­gún can­di­da­to nos sa­tis­fa­ga, aun­que no crea­mos ca­bal­men­te en sus pro­pues­tas o re­ce­le­mos sus ideas o en­tor­nos, de to­das for­mas unos sal­drán elec­tos pa­ra ca­da po­si­ción y la ejer­ce­rán por cua­tro años, y lo me­jor que po­de­mos ha­cer es con­tri­buir a que con nues­tro vo­to al me­nos re­sul­ten elec­tos los me­jo­res.

La au­to­ra es abo­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.