Aun­que en la si­tua­ción ac­tual la tec­no­lo­gía es una alia­da de la edu­ca­ción, es­tá el desafío de la bre­cha di­gi­tal

El Caribe - - Internacio­nales - JES­SI­CA BONIFACIO jbo­ni­fa­cio@elca­ri­be.com.do

La efec­ti­vi­dad edu­ca­ti­va se con­cre­ta­rá en la me­di­da en que las co­mu­ni­da­des edu­ca­ti­vas cuen­ten con el in­vo­lu­cra­mien­to y com­pro­mi­so de to­dos sus ac­to­res.

El im­pac­to que ha te­ni­do la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus en las so­cie­da­des de to­do el mun­do nos ha so­me­ti­do a un rit­mo de cam­bio del que aún no nos acos­tum­bra­mos y que es­tá­ba­mos le­jos de ima­gi­nar. An­te es­ta si­tua­ción, te­ne­mos un desafío gran­de en to­dos los sec­to­res, in­clu­yen­do el edu­ca­ti­vo. Al­ci Cruz Soto, di­rec­tor del Co­le­gio Co­ne­xus, se­ña­la que la edu­ca­ción na­cio­nal tie­ne aho­ra la opor­tu­ni­dad de oro pa­ra rein­ven­tar­se a ni­vel me­to­do­ló­gi­co y así lo­grar ele­var la ca­li­dad de sus pro­ce­sos pa­ra be­ne­fi­cio de la for­ma­ción de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Pa­ra pro­fun­di­zar en el te­ma, el edu­ca­dor con for­ma­ción de la Uni­ver­si­dad de Har­vard en el te­ma “Pen­sa­mien­to de di­se­ño” res­pon­de a las si­guien­tes in­te­rro­gan­tes rea­li­za­das por elCa­ri­be:

Al­ci Cruz Soto, di­rec­tor del Co­le­gio Co­ne­xus. di­ver­sas. La bre­cha di­gi­tal, es de­cir, la fal­ta de ac­ce­so a las tec­no­lo­gías en un por­cen­ta­je de la po­bla­ción ha im­pe­di­do la con­ti­nui­dad de los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos pa­ra mu­chos es­tu­dian­tes de zo­nas mar­gi­na­das. En el ám­bi­to de co­le­gios pri­va­dos se ha da­do res­pues­ta en un gra­do que va de acuer­do a las ca­pa­ci­da­des y re­cur­sos de ca­da ins­ti­tu­ción. Va­le de­cir que en nues­tro país las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas que ve­nían con una tra­yec­to­ria de tra­ba­jo dan­do uso aca­dé­mi­co a la tec­no­lo­gía en las au­las, fue­ron las que lo­gra­ron me­jo­res re­sul­ta­dos du­ran­te la cri­sis pa­ra dar con­ti­nui­dad a los pro­ce­sos de apren­di­za­je.

Aun­que a la fe­cha no se ha ofi­cia­li­za­do un do­cu­men­to en torno a los cam­bios pa­ra el año es­co­lar 2020-2021, se es­tá ha­blan­do de que ha­ya una mo­da­li­dad edu­ca­ti­va hí­bri­da, que in­te­gre las cla­ses pre­sen­cia­les y las cla­ses a dis­tan­cia pa­ra ba­jar ries­gos de sa­lud de los es­tu­dian­tes. Es­to em­pu­ja­rá un ma­yor uso de la tec­no­lo­gía en to­da la po­bla­ción es­co­lar, pro­mo­vien­do de es­ta ma­ne­ra el uso de múl­ti­ples pla­ta­for­mas y he­rra­mien­tas di­gi­ta­les pa­ra el apren­di­za­je re­mo­to. Es­to tam­bién da­rá mu­cha im­por­tan­cia a la au­to­ges­tión, es de­cir, que los es­tu­dian­tes desa­rro­llen ha­bi­li­da­des pa­ra ges­tio­nar me­jor, lo cual to­ca as­pec­tos co­mo ma­ne­jo del tiem­po, or­ga­ni­za­ción y cui­da­do per­so­nal, en­tre otros.

La efec­ti­vi­dad se con­cre­ta­rá en la me­di­da en que las co­mu­ni­da­des edu­ca­ti­vas cuen­ten con el in­vo­lu­cra­mien­to y com­pro­mi­so de to­dos sus ac­to­res: es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y fa­mi­lias, de ma­ne­ra que las pe­que­ñas es­truc­tu­ras lo­gren au­nar es­fuer­zos en torno al bie­nes­tar a ni­vel de sa­lud y ni­vel de ca­li­dad de los pro­ce­sos de apren­di­za­je aun­que en mo­da­li­da­des no tra­di­cio­na­les.

El ma­yor re­to es for­mar pa­ra el mun­do que se ave­ci­na y no pa­ra el mun­do que ya pa­só. Eso sig­ni­fi­ca dar res­pues­ta edu­ca­ti­va en el si­glo XXI a una ge­ne­ra­ción que vie­ne cre­cien­do con la ne­ce­si­dad de una edu­ca­ción que en­fa­ti­ce más el desa­rro­llo de des­tre­zas que me­mo­ri­zar da­tos. Por ese ca­mino es que ten­drá sen­ti­do la la­bor edu­ca­ti­va, por for­mar en fun­ción de que ca­da su­je­to apren­da a re­sol­ver pro­ble­mas y a to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das pa­ra sí mis­mo y pa­ra el bien co­lec­ti­vo.

F.E

F.E.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.