AU­TO­RI­DA­DES VEN CON PREO­CU­PA­CIÓN ME­NO­RES LIM­PIA VI­DRIOS EN LA RO­MA­NA

El Tiempo - - PORTADA - Ed­gar Mo­re­ta So­lano

LA RO­MA­NA. La can­ti­dad de ni­ños, jó­ve­nes y ado­les­cen­tes de­di­ca­dos a lim­piar vi­drios de vehícu­los y ven­der to­do ti­po de pro­duc­tos en las prin­ci­pa­les ave­ni­das y ca­lles de es­ta ciu­dad se ha in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos me­ses, lo que ha dis­pa­ra­do la alar­ma de las au­to­ri­da­des, que ven es­ta si­tua­ción co­mo una pro­ble­má­ti­ca so­cial preo­cu­pan­te.

Al­gu­nos de es­tos ven­de­do­res am­bu­lan­tes vie­nen de fa­mi­lias que vi­ven en ex­tre­ma po­bre­za, don­de ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que de­di­car­se a al­gu­na ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va pa­ra po­der sub­sis­tir. Pe­ro otros lo ven co­mo una ocu­pa­ción que les de­ja bue­nos di­vi­den­dos y de la cual pue­den sa­car pro­ve­cho, des­co­no­cien­do el pe­li­gro a que se ex­po­nen.

En la ciu­dad de La Ro­ma­na es nor­mal que en la Ave­ni­da Caa­ma­ño los con­duc­to­res sean abor­da­dos por va­rios de es­tos jó­ve­nes, don­de sue­len co­lo­car­se has­ta 20 de ellos, ocu­pa­dos en la no siem­pre bien re­ci­bi­da la­bor de lus­trar cris­ta­les de au­to­mó­vi­les que se detienen a es­pe­rar la luz ver­de de los se­má­fo­ros.

La ma­yo­ría de las ve­ces, es­to que pa­ra ellos es un tra­ba­jo se rea­li­za sin el con­sen­ti­mien­to del con­duc­tor, lo que con fre­cuen­cia pro­vo­ca al­gún ti­po de in­ci­den­te.

Al­gu­nos, en cam­bio, se con­due­len de ellos y les dan al­gu­nas mo­ne­das pa­ra com­pen­sar su es­fuer­zo. Cuan­do ocu­rre lo con­tra­rio y es­tos mu­cha­chos no re­ci­ben na­da a cam­bio se ge­ne­ran in­ter­cam­bios de pa­la­bras ofen­si­vas que pue­den de­ge­ne­rar in­clu­so en agre­sio­nes fí­si­cas.

Hay re­gis­tros de ca­sos en que es­tos jó­ve­nes han lle­ga­do al col­mo de in­fli­gir­le da­ños a los vehícu­los, co­mo reac­ción a la ac­ti­tud de con­duc­to­res que rechazan esa for­ma pe­cu­liar de ga­nar­se el sus­ten­to.

Tes­ti­mo­nios

Mu­chos de es­tos ado­les­cen­tes no es­tu­dian; vie­nen de fa­mi­lias dis­fun­cio­na­les y po­seen to­das cla­ses de adic­cio­nes. Es­te es el ca­so de un jo­sino ven apo­da­do “Nel­son”, quien tie­ne al­re­de­dor de ocho años rea­li­zan­do es­te ofi­cio de lim­piar vi­drios.

“Yo em­pe­cé a los 10 años; ha­go es­to no por­que lo ne­ce­si­te, sino que a ve­ces quie­ro dar­me mi tra­gui­to; cuan­do no es­toy en na­da, ven­go aquí y ha­go de 500 a 700 pe­sos dia­rios”, ex­pre­só es­te jo­ven.

Aña­de que “ven­go a eso de las 12:00 del me­dio­día, por­que ha­ce­mos tur­nos; hay al­gu­nos que es­tán en la ma­ña­na y otros en la tar­de”.

Al pre­gun­tar­le so­bre el pe­li­gro que re­pre­sen­ta es­ta ocu­pa­ción, “Nel­son” di­ce que pre­fie­re es­tar en un se­má­fo­ro lim­pian­do vi­drios, que ha­cer lo mal he­cho. “Yo ha­go es­to por­que no quie­ro ro­bar ni ha­cer lo ma­lo, y sé que es­to no es le­gal, pe­ro de una for­ma hay que ga­nar­se la vida”, opi­nó.

Di­ce que ha ido a otras ciu­da­des de la re­gión Es­te, co­mo La Al­ta­gra­cia y San Pe­dro de Ma­co­rís, y di­ce que ha lo­gra­do te­ner una clien­te­la fi­ja. Afir­ma que en múl­ti­ples oca­sio­nes su ma­dre le ha acon­se­ja­do que de­je de ha­cer es­te ofi­cio, pe­ro pre­fie­re ig­no­rar­la.

Otro me­nor de 15 años cuen­ta que tu­vo que de­jar la es­cue­la pa­ra bus­car di­ne­ro, de­bi­do a la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca que pa­de­ce su fa­mi­lia. “Te­nía una lim­pia­bo­tas, pe­ro ya eso no me es­ta­ba de­jan­do (di­ne­ro); aquí me va me­jor. Es­toy ha­cien­do es­to no por­que me gus­te, pa­ra lle­var al­go a mi ca­sa. No es fá­cil acos­tar­se con el es­tó­ma­go va­cío”, su­gie­re.

En al­gu­nos ca­sos es­tos jó­ve­nes duran has­ta lar­gas ho­ras de la no­che, don­de tam­bién se ha po­di­do ver in­clu­so has­ta ni­ñas de muy cor­ta edad pi­dien­do en las es­qui­nas, a mer­ced de per­so­nas mu­chas ve­ces mal in­ten­cio­na­das.

Hay con­duc­to­res que en­tien­den es­te dra­ma, aun­que se que­jen de la for­ma en que al­gu­nos rea­li­zan es­ta la­bor. “Pa­ra que es­tén atra­can­do y ro­ban­do, me­jor que ha­gan eso; no los cri­ti­co, pe­ro a ve­ces de­ben en­ten­der que no se le va a dar di­ne­ro siem­pre”, di­jo la se­ño­ra Car­men de Je­sús.

Otros en­tien­den que las au­to­ri­da­des de­ben crear pro­gra­mas don­de les ofrez­can otro es­ti­lo de vida a es­tos mu­cha­chos, tal co­mo hi­cie­ron las al­cal­días de San­tia­go y el Dis­tri­to Na­cio­nal, don­de erradicaron los lim­pia­vi­drios y lo in­ser­ta­ron a la so­cie­dad rea­li­zan­do otra ocu­pa­ción.

“A ve­ces uno se mo­les­ta con su ra­zo­nes con ellos, pe­ro in­sis­ten tan­to que le col­man la pa­cien­cia a cual­quie­ra. Las au­to­ri­da­des de­ben aga­rrar­los y po­ner­los a es­tu­diar me­cá­ni­ca o cual­quier otra co­sa, por­que un día ocu­rri­rá un des­gra­cia”, ad­vier­te Fe­de­ri­co Nú­ñez, cho­fer del trans­por­te pú­bli­co.

Va­rios de es­tos chi­cos uti­li­zan sus ga­nan­cias del día en jue­gos de

Jo­ven lim­pia vi­drios afir­ma que se ga­na dia­ria­men­te en­tre 500 a 700 en la Ave­ni­da Caa­ma­ño, en La Ro­ma­na.

Mu­chos de es­tos jó­ve­nes no es­tu­dian y vie­nen de fa­mi­lias dis­fun­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.