El ba­rrio An­to­nio Guz­mán pa­de­ce to­do ti­po de ma­les, pe­ro na­die atien­de sus re­cla­mos

El Tiempo - - ESTA SEMANA EN HIGÜEY - Yeimy Pue­llo

HI­GÜEY. La pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos Dios es­tá con No­so­tros, del ba­rrio An­to­nio Guz­mán, Eu­ni­ce San­ta­na Ro­drí­guez, de­nun­ció que tie­nen cin­co años sin ser in­clui­dos en el pre­su­pues­to par­ti­ci­pa­ti­vo del Ayun­ta­mien­to, a pe­sar de ser uno de los ba­rrios de ma­yor an­ti­güe­dad y con más ne­ce­si­da­des del mu­ni­ci­pio.

Sos­tu­vo que re­sol­ver el cú­mu­lo de ba­su­ra, el de­te­rio­ro de las ca­lles, los ba­de­nes, ace­ras y con­te­nes, el in­cre­men­to de la de­lin­cuen­cia, la pes­ti­len­cia de los desechos só­li­dos y la pe­ne­tra­ción del río Qui­si­ba­ni al sec­tor, son las obras que de­man­da con ca­rác­ter de emer­gen­cia de­par­te de las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

Ade­más, San­ta­na Ro­drí­guez re­ve­ló que el ba­rrio, por su ubi­ca­ción, re­ci­be to­das las aguas ne­gras y re­si­dua­les de los de­más sec­to­res que se en­cuen­tran en la par­te al­ta de la ciu­dad.

Se­ña­ló que ya en el An­to­ni Guz­mán han per­di­do sie­te vi­vien­das, por la pe­ne­tra­ción de rio al ba­rrio, y que en dos oca­sio­nes el go­ber­na­dor ha es­ta­do en el lu­gar y con­tem­pló la si­tua­ción y la tra­yec­to­ria que lle­va.

Has­ta el mo­men­to, só­lo afec­ta a los mo­ra­do­res de es­ta zo­na pe­ro de se­guir su re­co­rri­do pron­to per­tur­ba­rá to­da la ciu­dad.

San­ta Ro­drí­guez ex­pli­có que por el de­te­rio­ro de los ba­de­nes y los cons­tan­tes apa­go­nes, los mo­ra­do­res se han vis­to afec­ta­dos por el au­men­to de ro­bos y atra­cos, ocu­rrien­do és­tos en ho­ras de la ma­dru­ga­da, cuan­do los em­plea­dos de la zo­na ho­te­le­ra sa­len y re­gre­san de sus tra­ba­jos.

“Has­ta aho­ra lo úni­co que fun­cio­na más o me­nos es la luz, pe­ro ha­ce­mos un lla­ma­da a la Em­pre­sa Dis­tri­bui­do­ra de Ener­gía Eléc­tri­ca (EDE Es­te), pa­ra que re­gu­le el ho­ra­rio del ser­vi­cio pa­ra que be­ne­fi­cien a los tra­ba­ja­do­res ho­te­le­ros”, in­di­có la di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­ria.

Re­ve­ló que es nor­mal es­cu­char en las ma­dru­ga­das gri­tos de los tra­ba­ja­do­res pi­dien­do au­xi­lio por ha­ber si­do asal­ta­dos por de­lin­cuen­tes.

Con­di­ción en que se en­cuen­tran los ba­de­nes del sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.