El ár­bol que no da­ba frutos

Sin nin­gu­na im­por­tan­cia (5)

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - ERNESTO RI­VE­RA (DU­KE)

Ella se acer­ca­ba al le­cho, y ca­si en un su­su­rro, con la voz aho­ga­da por el llan­to le des­pier­ta y le di­ce: nues­tro ni­ño se mue­re, an­da y ve por el mé­di­co. Pí­de­le que, por fa­vor, ven­ga a ver a nues­tro hi­jo. Co­rre, no te de­ten­gas, co­rre por fa­vor.

Fer­nan­do va por el mé­di­co ami­go. An­da, Jo­sé, le rue­ga, que mi ni­ño es­tá ma­lo. El mé­di­co co­rre de in­me­dia­to, exa­mi­na al ni­ño y le di­ce con ros­tro preo­cu­pa­do, es­tá muy mal. Hay que hi­dra­tar­lo pron­to. El vó­mi­to y la fie­bre han he­cho han he­cho es­tra­gos en su cuer­pe­ci­to frá­gil.

Ve­te co­rrien­do a la far­ma­cia y con­si­gue una so­lu­ción mien­tras yo con­ti­núo exa­mi­nán­do­lo. Da­te pri­sa, por­que ca­da mi­nu­to es de­ci­si­vo.

Fer­nan­do va co­rrien­do a la far­ma­cia y Ra­fael des­pa­cha la re­ce­ta, al tiem­po que le di­ce: si al­go más ne­ce­si­tas no lo du­des, ya sa­bes que es­toy aquí pa­ra ser­vir­te.

Ya de re­gre­so a su ca­sa se apro­xi­ma un tu­mul­to. Go ho­me Yan­kees, gri­ta la mul­ti­tud enar­de­ci­da, y un mu­cha­cho al­zan­do la voz en me­dio de aque­lla gri­te­ría ex­cla­ma: com­pa­ñe­ros, el im­pe­ria­lis­mo yan­kee es el úni­co res­pon­sa­ble de to­dos nues­tros pro­ble­mas.

¡Fue­ra el in­va­sor in­tru­so! ¡Fue­ra Yan­kee de Quis­que­ya! Y se le­van­ta un co­ro acom­pa­sa­do: Quis­que­ya, Viet­nam, uni­dos ven­ce­rán.

De pron­to, se es­cu­cha la me­tra­lla sem­bra­do­ra de ho­rror y de muer­te. Huye la mul­ti­tud des­pa­vo­ri­da y so­lo que­da un hom­bre ten­di­do en el pa­vi­men­to. Por un hue­co en el pe­cho, a Fer­nan­do se le es­ca­pa la vi­da, y del fras­co que rue­da he­cho añi­cos, la vi­da de Car­li­tos.

Un jeep de la Fuer­za In­te­ra­me­ri­ca­na de Paz, ca­lle aba­jo, lle­va a un gru­po de sol­da­dos bra­si­le­ños. Buen ti­ro, di­ce uno a un com­pa­ñe­ro. Tú don­de po­nes el ojo po­nes la ba­la. Y el otro dis­pli­cen­te, bah, eso es ru­ti­na, no te asom­bres. Son co­sas sin nin­gu­na im­por­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.